eldiario.es

Menú

A mí también: delitos sexuales y muro de silencio

Uno de los lemas de la concentración que clama contra la actuación judicial en el juicio contra "la manada".

Escribo esto a sabiendas de que puede producir en el lector reacciones no exentas de una dimensión erótica y de que es normal que así sea en una cultura que, como la nuestra, consume cuerpos de mujeres y erotiza violencia y abuso. No culpo a nadie si así es, es más, me ha sorprendido y avergonzado detectarlas en mí misma alguna vez, pero sí invito a la reflexión colectiva de lo que implica que así sea.

Lo mío, de acuerdo con la tipificación del código penal español, fue un abuso sexual a menor de dieciséis años, castigado con pena de prisión de dos a seis años. Yo tenía tan solo seis. Él debía rondar los sesenta y cinco. Estaba jubilado. El matrimonio me había cogido cariño. Yo incluso me dirigía a él como Opa, que es como en alemán se llama cariñosamente al abuelo. De los cuatro hermanos que éramos, había sido la escogida, por frecuentar el colegio alemán y por mi carácter extrovertido y cariñoso. Los domingos por la mañana salía de mi casa, dejaba a mis hermanos entre griteríos, colacao y galletas María, y llamaba a la puerta contigua de aquella pareja de jubilados alemanes a la que frecuentábamos cada año cuando venían a pasar los inviernos en su apartamento de Marbella. Una sala luminosa, un silencio mágico, y, esperando sobre la mesa, un huevo pasado por agua, en su huevera bien blanca y brillante, pan caliente y mantequilla y mermelada, un domingo tras otro. Y de ahí surgió el plan de acompañarlos un verano a Berlín donde decían tener nietos de mi edad.

No recuerdo cómo logró plantear el juego y sus reglas la primera vez. Pero sí recuerdo los códigos. El decía que iba a salir a fumar un cigarro, cosa que su mujer le permitía hacer solo en la cochera del jardín, y yo debía acudir a su encuentro transcurridos unos instantes. Una vez allí me quitaba mi faldita y me bajaba las braguitas que colocaba religiosamente sobre algo, todo bien dobladito no se fuera a arrugar. Él se bajaba la bragueta. Yo me sentaba sobre sus piernas y abría las mías, él se humedecía los dedos y me toqueteaba, y me pedía que con mis pequeñas manos yo hiciese lo propio. No recuerdo que tuviese erecciones, tampoco recuerdo violencia o intimidación. Sí recuerdo que era algo placentero, y sí recuerdo el olor que desprendía su pene flácido porque me acompañaría en el trauma durante años. Lo más excitante del juego: su carácter prohibido pues, eso sí, el Opa me hizo prometer que no se lo contaría nunca a nadie, a nadie, nunca, durante los tres largos meses de aquel verano…. ¡Y más allá!

Seguir leyendo »

La destrucción de la infancia

Dibujo de un niño refugiado

Miles de niños y niñas sufren las consecuencias de los conflictos armados en todo el mundo, viendo como su infancia es destruida al estar atrapados en ciudades sitiadas por los contendientes que los convierten en objetivos de guerra o al ser reclutados forzosamente para convertirlos en niños soldados. Niñas que se ven obligadas a contraer matrimonio forzoso o convertirse en esclavas sexuales y niños que ven como ellos o sus amigos y familiares son asesinados o mutilados por los ataques indiscriminados contra la población civil.

Durante 2016 los conflictos armados mataron, mutilaron o forzaron a convertirse en soldados a 15.500 niños y niñas, según las cifras de Naciones Unidas. La infancia en países como Siria se ha visto especialmente afectada por un conflicto en el que las normas del Derecho Internacional Humanitario han sido constantemente violadas por las partes ante la impasividad inhumana de la comunidad internacional. Esta ha asistido desde la barrera a uno de los conflictos con mayor número de víctimas civiles de los últimos 20 años.

Pero no son “únicamente” las consecuencias físicas de la guerra en la vida de los niños y las niñas, sino que también las consecuencias psicológicas son profundas y tendrán un efecto en la vida de estos niños ahora, mañana y en el futuro. Estas consecuencias psicológicas en generaciones de niños que viven en conflicto son una rémora que afectará a la recuperación de la sociedad de los países que se encuentran afectados por conflictos armados.

Seguir leyendo »

Agua, fuente de vida…y de conflictos

El Tribunal Internacional por los Derechos de la Naturaleza ha dictado y publicado sentencia contra la sobreexplotación del acuífero Aguas y el expolio de tierras y recursos hídricos en el río Aguas (Almería). Aunque no es una sentencia vinculante, sí ayuda a que la dramática situación de la comarca llegue el Parlamento Europeo a través de la denuncia de las asociaciones y localidades afectadas. Este tribunal trata casos de violaciones cometidas contra los derechos de la Naturaleza en Europa. El expolio del Acuífero Aguas ha sido el único caso español llevado ante dicho Tribunal. Y un aspecto que ha tenido en cuenta el tribunal, y aspecto relevante, es considerar la vulneración de derechos de las generaciones futuras.

Detener la extracción de aguas subterráneas y permitir que los ecosistemas se recuperen es una reivindicación básica. Y por eso, allá por el mes de febrero de este año presentaba una propuesta en el Parlamento andaluz, trabajada con la Plataforma en Defensa del Río Aguas y la recién creada en ese momento plataforma que aglutinaba a todas las de la provincia, Acuíferos Vivos, para que, conocida la situación del acuífero, se tomaran medidas que evitaran el grave deterioro que se cernía sobre la comarca regada por los manantiales del río Aguas. Siguen haciendo falta medidas urgentes para frenar y revertir el ecocidio, porque, como queda reflejado en la sentencia, "el agua no tiene precio: las sociedades que sacrifican las fuentes de agua por dinero pagarán un precio terrible”.

 La provincia de Almería, la región más árida de Europa, exporta grandes cantidades de agua virtual en forma de producción hortofrutícola o aceite de oliva, hacia regiones húmedas del centro y el norte de Europa. Siendo esto así, y siendo conscientes de lo que ello supone, seguir aceptando la existencia de miles de hectáreas de olivar en régimen superintensivo es una necedad. Supone una incoherencia ecológica que compromete el futuro socioeconómico del maltratado sureste peninsular. Todos los acuíferos de la provincia de Almería se encuentran catalogados como masas de agua subterráneas en mal estado en el Plan Hidrológico de las Cuencas Mediterráneas, elaborado por la propia Junta. Sin embargo, y contra toda lógica, los grupos parlamentarios que suman mayorías en el Parlamento Andaluz impidieron la aprobación de la propuesta, que como digo, elaboré conjuntamente con Acuíferos Vivos.

Seguir leyendo »

Montoro siempre llama dos veces

Hoy nos enterábamos, no sin cierta resignación, que el Ayuntamiento de Madrid pasaba a estar intervenido por el Ministerio de Hacienda y Administración Pública. Cristóbal Montoro es esa suerte de villano de dibujos animados que ha encontrado en Manuela Carmena y Carlos Sánchez Mato la horma de su zapato y que, como el cartero, siempre llama dos veces.

Esta pelea no es algo nuevo. Tras la modificación del artículo 135 de la Constitución, dictado por la troika y con el PSOE como colaborador necesario, se aprobó la conocida como Ley Montoro y se modificó la Ley Bases del Régimen Local. Con ella se atacó de forma directa la soberanía de las instituciones más cercanas a la gente: los ayuntamientos. Estos se vieron obligados a reducir las inversiones y empezar a priorizar el pago de unas deudas que, en muchos casos, no habían generado los actuales gobiernos. Unas deudas ilegítimas y contraídas por una mezcla de mala gestión, enriquecimiento propio y capitalismo de amiguetes.

Esta forma de actuar por parte del ministerio es totalmente injusta, ya que la deuda municipal representa solo el 5% del total de la deuda española. Pero a pesar de eso los municipios cumplieron con la parte que los tocaba, porque en caso contrario podían verse intervenidos o sus ingresos congelados. Los ayuntamientos han cumplido tanto que las corporaciones municipales han aportado 7.500 millones de euros de superávit al cómputo del estado y ha sido su gestión la que ha permitido a Montoro presentar una cuentas dignas a los organismos europeos

Seguir leyendo »

Los mensajes de Miss Perú no son una revolución feminista

Antes que nada, reconozco que he visto entero el certamen de Miss Perú. Del mismo modo que veo todos los años Miss Venezuela y que seguía los concursos de Miss España, hasta que la corrupción y la especulación urbanística, en los tiempos que atábamos los perros con longaniza, se cargaron el formato. Lo frívolo no es ver los certámenes de misses, sino considerar una frivolidad certámenes que, especialmente en Latinoamérica, siguen millones de personas y que congrega delante de los televisores a cifras que para sí quisieran partidos de fútbol reseñables o el mismo Eurovisión.

El certamen de Miss Perú comenzó con los alegatos de sus 23 candidatas contra la violencia de género, que en Perú sufre un 68% de las mujeres. Cifras terroríficas, escalofriantes y estremecedoras que no se solucionan en un concurso televisado en el que, justo después de lanzar sus proclamas contra la violencia de género, el realizador enfocó el culo de las concursantes. No nos equivoquemos, la televisión es negocio y el feminismo, por suerte, está de moda.

Las feministas en el último siglo han hecho una revolución silenciosa que ha cambiado el mundo. Si hace 20 años un hombre podía presumir de ser machista sin recibir ninguna reprimenda de su entorno, hoy sólo es posible en círculos que aún habitan en las Cuevas de Altamira. La televisión busca espectadores porque los espectadores son audiencia y la audiencia es dinero en publicidad. Y el dinero es riqueza para el dueño de la televisión. Esto se llama capitalismo, va en serio y aprovecha todo lo aprovechable.

Seguir leyendo »

Yo fui víctima de abusos sexuales de Javier Criado

La juez ha citado este martes al psiquiatra Javier Criado por la denuncia de una paciente

Me enteré por la radio de las denuncias sobre Javier Criado. Se me había olvidado, lo había guardado en algún lugar oscuro de mi memoria para no recordarlo porque dolía, dolía sentirse culpable, dolía sentirse avergonzada por lo que ocurrió en aquella consulta. Era julio de 2015 y habían transcurrido 27 años; y hasta que no me uní a la asociación Veritas, no relaté la verdad de lo que pasó allí.

Y lo que pasó lo tienen en el Colegio de Médicos de Sevilla donde fui a ratificar mi declaración y lo tiene nuestro equipo de asesores y psicólogos. Yo no iba en el grupo de las ocho mujeres que presentaron una denuncia en el juzgado por decisión de mis asesores, aunque no habría importado porque el caso estaba prescrito.

Yo fui víctima de abusos sexuales de Javier Criado y lo he callado durante cerca de 30 años por vergüenza, por sentirme culpable cuando el responsable era él y para que no se enterara mi familia. Mi padres ya no podrán saberlo nunca y ya no me importa decirlo; es más, quiero que se sepa en un acto de dignidad hacia mí misma y hacia el resto de las mujeres.

Seguir leyendo »

Con Andalucía, las cuentas claras

Manifestación a favor del proceso autonomico andaluz.

A medida que se suceden los recortes en corto, se siente crecer cada día en la calle el hartazgo de la población con la crisis catalana. De un lado Puigdemont, que no sabe, en realidad, cuántos catalanes apoyarían una DUI -porque sabe que aquel referendum no fue tal-, pero sí que sabe con son menos de los que apoyarán el autogobierno, y por eso en los últimos días ha dado esquinazo al horizonte de la DUI abriendo la puerta a la resignificación del conflicto. Del otro, Rajoy, el judicializado Presidente del Partido Popular, que ya no habla de DUI sino de los plenos del 6 y 7 del Parlament para justificar la vuelta de tuerca que le piden desde Ciudadanos.

El uno se salta su propio Estatuto en Cataluña y el otro, con nula cintura política, se agarra al 155. Ambos actores están lejos de remedar remotamente el espíritu del pacto social del 78,  la astucia de aquellos Tarradellas y Suárez o el ejemplo de la Andalucía del 4D y el 28F.

Aquella Andalucía supo mirar de cara la realidad y la abordó sin tapujos.  El pragmatismo de entonces significa hoy asumir que España es un país de países, y que le pese a quien le pese, la fuerza emocional de los símbolos  propios de las comunidades autónomas, sus banderas, sus himnos, sus autogobiernos, la lógica de sus redes asociativas, empresariales y sociales, etc., nos configuran como un conjunto resultante de la suma virtuosa de sus partes. 

Seguir leyendo »

El 28F andaluz y el ‘procès’ tienen más en común de lo que le gustaría a Susana Díaz

PSOE-A cree una "barbaridad" y ve "mala intención" en Podemos al "mezclar" 28F con la consulta ilegal en Cataluña

Una sociedad puede sobrevivir al nepotismo e incluso a la corrupción, pero no a la indigencia intelectual de sus líderes políticos, a la falta de formación de éstos, a políticos orgullosos de su ignorancia o a tener dirigentes en puestos de responsabilidad que no conozcan la historia o, en el peor de los casos, que la retuerzan por puro beneficio oportunista para sus tesis políticas. Estos días, a raíz de unas declaraciones de Pablo Iglesias en las que afirmó que "si la ley no sirve, hay que adaptar la ley a la democracia, que es lo que el pueblo andaluz obligó a hacer a las instituciones hace 40 años", Susana Díaz está intentando reescribir la historia del proceso autonomista andaluz para atacar al líder de Podemos y vincularlo con el independentismo catalán.

Susana Díaz acusa a Pablo Iglesias de reescribir la historia, por decir el líder de Podemos una obviedad: si Andalucía hubiera cumplido la legalidad vigente en la Transición no tendría hoy autonomía política. La presidenta andaluza señala con el dedo acusador a Iglesias por "mala fe" y confundiendo estar a favor con el derecho a decidir para resolver el conflicto catalán con ser favorable a la independencia. Da igual que no conozcan la historia o que truquen la verdad histórica, lo importante es disparar contra Podemos que propone algo tan sensato y democrático como la vía andaluza para resolver el conflicto catalán.

Si Susana Díaz se ciñera a los hechos tal como ocurrieron, sobre la gesta que protagonizó el pueblo andaluz en la Transición, sabría que fue la voluntad democrática de los andaluces y andaluzas, y no la legalidad vigente en aquel momento, lo que permitió que Andalucía fuera considerada una nacionalidad histórica al nivel de País Vasco, Cataluña y Galicia. Es la voluntad democrática la que consigue modificar la ley y no las leyes las que consiguen modificar las voluntades democráticas de la ciudadanía. Póngaselo en un cartel en la puerta de su despacho.

Seguir leyendo »

Ojos que no quieren ver

Bea, Cristina, Carlos, Lucía, Candela… Son nombres ficticios, sí, pero se refieren a personas reales. Niños y niñas que fueron víctimas de abusos sexuales por su entorno más cercano: sus padres, familiares, profesores, etc.

Estos casos se muestran en el informe  Ojos que no quieren ver que desde Save the Children presentamos hace unas semanas y en el que analizamos qué son y qué no son los abusos sexuales en la infancia. Pero, sobre todo, este informe pone el foco de luz en qué fallan los sistemas de protección autonómicos y estatal, tanto en la prevención, detección y atención a víctimas, así como el comportamiento del sistema judicial en los procesos de este tipo. Además, explica cómo los fallos del sistema pueden en ocasiones condenar a niños a seguir sufriendo abusos o a ser perjudicados por decisiones de adultos y profesionales que no saben, no pueden y, en definitiva, no quieren ver la desoladora realidad.

La reflexión, más allá del fallo del sistema, es el fallo de toda la sociedad. Los responsables de educación, salud, justicia y otras áreas tienen el deber de prevenir, detectar y denunciar estos casos, atendiendo siempre al interés superior del menor, que está ya consolidado como principio jurídico y que debe ser el objetivo último de cualquier intervención con niños y niñas en situaciones de riesgo.
Lamentablemente, esto no es así. El último terrible y descorazonador ejemplo lo tenemos en  la detención de una persona de 22 años en Marbella que colaboraba como voluntario en una asociación reconocida en la ciudad. Se trata de un joven que abusaba de menores de edad y que tenía antecedentes policiales por tenencia de material pedófilo y de pornografía infantil.

Seguir leyendo »

40 años de la exclusión de la homosexualidad de la Ley de Peligrosidad

El 26 de diciembre de 2018 se cumplirán 40 años de la exclusión de la homosexualidad de la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social, una fecha importante para celebrar porque, aunque esto no significó el fin de la represión y el hostigamiento, de insultos y amenazas, sí que al menos las personas LGBT dejaron de ser, legalmente, no sólo excluidas sociales sino también "peligrosas" para la sociedad por tratarse de un peligro (y una desviación contagiosa) que atentaba contra la moral nacional-católica, contra la familia y contra la "propiedad privada" (sic), además, por supuesto, de estar asociados al comunismo. Hasta entonces ser tú mismo/a era un delito.  

Hasta 1970 se utilizaron para este fin las modificaciones que se introdujeron en la Ley de Vagos y Maleantes el 15 de julio de 1954, pero el 4 de agosto de 1970, bajo la presidencia del Gobierno de Carrero Blanco, fue promulgada la de Peligrosidad y Rehabilitación Social que establecía penas que iban desde multas hasta cinco años de internamiento en cárceles o centros psiquiátricos para su "rehabilitación". 

Con la aplicación de esta ley se calcula que fueron más de 3.000 los homosexuales represaliados en todo el Estado Español y unos 1.000 pasaron por las cárceles de Huelva y Badajoz entre 1970 y 1979, además de los que pasaron por los "módulos para invertidos" de otras como la Modelo de Barcelona o Carabanchel.   

Seguir leyendo »