eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Viva la novia, viva la cultura!

- PUBLICIDAD -

Una de las primeras cosas que haré cuando acabe esta intensa campaña electoral será ir al cine. Es una de mis aficiones favoritas, junto con la lectura y la música. Hace días que quería ver La novia, la última película de nuestra paisana Paula Ortiz, y después de que esta semana haya recibido doce candidaturas a los Premios Goya, mis ganas todavía son mayores.

Siempre me siento muy orgullosa de la creación aragonesa. Me alegré de que nuestro Ignacio Martínez de Pisón, cuyos libros recomiendo, fuera Premio Nacional de Narrativa, y que haya tantos y tan buenos artistas en Aragón.

La novia se ha rodado además en dos parajes espectaculares de nuestra provincia, en Los Monegros y en las Cinco Villas, lo que aún me pone más contenta. Paula es una directora que hace poesía en cada plano, con una sensibilidad y un ritmo poético que emociona a cualquier espectador. El acicate de la Academia del Cine es un reconocimiento a la carrera de esta joven cineasta con un futuro prometedor.

Paula no es la única aragonesa con talento e inquietud. Está ahora mismo en la cúspide de una pirámide en la que cientos de creadores aragoneses nos ofrecen lo mejor de su arte. Por eso son tan importantes iniciativas como las que ha anunciado recientemente el Gobierno de Aragón, de crear una Film Comission que sin duda canalizará tanto y tan buen cine como el que se hace en Aragón.

Sin duda, esta es tierra de película, tanto por sus escenarios como por tantas y tantas personas que tienen cine en sus venas. No en vano, aquí se rodó la primera película española.

Estos días se habla mucho de números, que es importante, pero muy poco de cultura, que también lo es. Así que yo quiero decir que la fortaleza de un país, su progreso y su bienestar también se mide por cómo trata a la cultura. Por los medios que pone para que sea vista como una inversión a futuro y no una herramienta ideológica que incomoda y molesta al poder.

Estos cuatro años han sido cuatro años muertos en políticas culturales y solo gracias al empuje, la ilusión y la inteligencia de muchas personas se han seguido haciendo grandes creaciones. No solo no ha habido estímulos, sino que se ha castigado al cine y a las artes escénicas con un IVA al 21%. Un castigo político y la mejor forma de vaciar salas y limitar la producción de montajes y largometrajes.

Por eso, creo que la primera medida que se debe hacer es devolver el IVA cultural al 8% y pedir permiso a Bruselas para que sea del 4%, como cualquier producto de primera necesidad. Y el segundo, crear un Ministerio de Cultura que sea capaz de coordinar y sacar adelante tanto talento creador. Ojalá todo esto sea posible dentro de unos días.

Mientras tanto, toda mi enhorabuena a Paula Ortiz y su equipo. Y también a Javier Macipe, otro estupendo director aragonés cuyo corto Os Meninos do Rio opta al Goya al mejor cortometraje.

Viva el cine, viva la gente que pone ilusión y esfuerzo en lo que cree.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha