eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Amador Fernández-Savater

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1454

Una vida que se basta a sí misma: la revancha de los "valores del sur"

En los años 70, el cineasta italiano Pier Paolo Pasolini propuso pensar el conflicto político como una disputa fundamentalmente antropológica: entre diferentes modos de ser, sensibilidades, ideas de felicidad. Una fuerza política no es nada (no tiene ninguna fuerza) si no arraiga en un "mundo" que rivalice con el dominante en términos de formas de vida deseables.

Mientras los "hombres políticos" de su tiempo (dirigentes de partido, militantes de vanguardia, teóricos críticos) miraban hacia el poder estatal como el lugar privilegiado para la transformación social (se toma el poder y desde arriba se cambia la sociedad), Pasolini advertía –con sensibilidad poética, esto es, sismográfica– que el capitalismo estaba avanzando mediante un proceso de "homologación cultural" que arruinaba los "mundos otros" (campesinos, proletarios, subproletarios) contagiando los valores y modelos del consumo "horizontalmente": a través de la moda, la publicidad, la información, la televisión, la cultura de masas, etc. El nuevo poder no emana, irradia o desciende desde un lugar central, sino que se propaga "indirectamente, en la vivencia, lo existencial, lo concreto", decía Pasolini.

Seguir leyendo »

"El imaginario del Estado-nación no es un imaginario alternativo al neoliberalismo"

La pesadilla que no acaba nunca  (Gedisa) es el último libro traducido al castellano de la pareja intelectual que forman los franceses Christian Laval (sociólogo) y Pierre Dardot (filósofo). El título hace referencia al hecho de que la crisis más grave en muchas décadas no ha traído consigo una transformación sustancial del capitalismo (como pasó en 1929), sino la radicalización de su forma neoliberal.

Esta intensificación de la lógica neoliberal –que coloniza las instituciones públicas, las relaciones entre los seres y el interior de nosotros mismos– amenaza ahora incluso las formas más light de la democracia (democracia electoral, liberal-representativa). La crisis es la ocasión perfecta para lanzar una auténtica "guerra política" contra todos los obstáculos que frenan la profundización de la lógica del beneficio.

Seguir leyendo »

Luis Moreno-Caballud: “No sólo una protesta, el 15M fue afirmativo y creador”

Seguramente no haya cambiado todo, pero estos últimos años hemos visto y vivido transformaciones políticas y culturales muy importantes en la sociedad española. Consensos que eran tabú se han deshecho, emergiendo fuerzas y posibilidades políticas impensables hasta hace muy poco. 

En Culturas de cualquiera. Estudios sobre democratización cultural en la crisis del neoliberalismo español (recién publicado por Acuarela & A. Machado, muy pronto en librerías), Luis Moreno-Caballud explica cómo los movimientos recientes (en las redes y en las plazas) han desafiado los dos pilares mayores en los que se asienta el poder en España desde hace décadas: la autoridad cultural que otorga el derecho a la palabra solo a los expertos, a “los que saben”; y el neoliberalismo que hace del dinero la medida de toda riqueza y valor social.

Seguir leyendo »

Piratear la filosofía: cuatro calas para el abordaje

"Pensar es aprender de nuevo a ver y a dirigir la atención" (Albert Camus)

Se siente lejana la filosofía. Como algo que incumbe a otros: los "especialistas" que la escriben y la disfrutan. Que se hace en lugares separados de la vida cotidiana: facultades, academia. Que se enseña con largas peroratas y se aprende memorizando muchas citas. ¿Podemos piratear la filosofía? Mancharla de las preguntas que nos pone la vida día a día. Llevarla a otros lugares, habitados. Reapropiarnos de la capacidad de plantear problemas e inventar respuestas.

Seguir leyendo »

Una fuerza vulnerable: el malestar como energía de transformación social

Hay historias que parecen resumir épocas o momentos históricos. Willy Pelletier cuenta una de ellas en el último número de Le Monde Diplomatique que lleva por título: "Mi vecino vota al Frente Nacional".

Pelletier es un militante de largo recorrido en organizaciones antirracistas de extrema izquierda y narra en el artículo distintas acciones desarrolladas contra el Frente Nacional. Pero todo su relato está punteado por la duda y la autocrítica: al fin y al cabo, esas movilizaciones no han logrado frenar el ascenso del FN. Entre líneas nos ofrece una explicación: sucede que ninguna de esas acciones tocaba jamás a un simpatizante del FN, porque se desarrollaban siempre en circuitos muy cerrados (entre militantes políticos que habitan determinados barrios, hablan de determinada forma, tienen determinados valores, etc.).

Seguir leyendo »

De Syriza a Nuit Debout: ¿se acabó la primavera de los pueblos europeos?

Hace ahora más de año y medio publicamos en 'Interferencias'  un debate entre el filósofo Alain Badiou, una de las figuras de referencia del pensamiento de emancipación en todo el mundo, y Statis Kouvelakis, también filósofo, miembro del comité central de Syriza entonces y hoy militante del nuevo partido Unidad Popular (escindido de Syriza).

Ese debate, de altísima intensidad, se celebró al mismo tiempo que se desarrollaban las negociaciones entre el recién elegido Gobierno de Syriza y las instituciones europeas. Toda la izquierda dentro y fuera del país heleno estaba en vilo: ¿podría Grecia desafiar a la Troika y salir bien parada? Desde luego Syriza parecía decidida a abrir una grieta en las políticas de austeridad. Tendría alguna posibilidad de hacerlo, venía a decirse en aquel debate entre Badiou y Kouvelakis, si se inventaban nuevas relaciones entre movimientos populares y procesos estatales.

Seguir leyendo »

Juan Gutiérrez: "El poder de la violencia es un mito, la paz de vida es más fuerte"

¿Cómo pensar la violencia de este mundo de un modo no victimizante y despotenciador? El primer paso es no totalizarla. Es decir, no verla como completa y omnipotente, victoriosa y absoluta. ¿Y cómo? Haciéndonos sensibles a las prácticas de vida que deconstruyen la lógica de bandos incluso en la peor situación de guerra, poniendo en ellas el foco, dándoles visibilidad e importancia.

Es la propuesta de Juan Gutiérrez, tras una reflexión de largo aliento sobre la paz entrelazada con su trabajo de años como mediador. Una propuesta que hoy se concreta en el proyecto “Hebras de paz de vida”, que pone en valor los gestos de humanidad rebelde que subyacen siempre a las situaciones de conflicto.

Seguir leyendo »

Mame, mantero: "A la alcaldesa le diría que no se hace una ciudad mejor persiguiendo a los pobres"

Mame lleva diez años en España, pero piensa volver a Senegal cuando pueda. De los diez años que ha vivido aquí, lleva siete trabajando en la manta, a falta de algo mejor. En Senegal ha adquirido un terreno, se ha construido una casa y ha comprado algunos animales con la idea de tener una pequeña granja. Ahora va y viene. Está ya muy harto del maltrato cotidiano que sufren los manteros en Madrid y la situación sólo parece empeorar, a pesar del cambio de gobierno en la ciudad.

Mi primera idea era acompañarle a la manta durante un día y conversar con él ahí mismo, pero según cuenta "la cosa está muy dura ahora y prefiero no ir". En todo caso, Mame tiene muchas ganas de hablar. Para explicar la realidad de la manta, desmentir los estereotipos criminalizadores y mandarle un mensaje a la alcaldesa Manuela Carmena. Me acompaña en la entrevista mi amigo Javier Olmos, que es también amigo de Mame.

Seguir leyendo »

Un mundo restringido. Comentario al discurso de Pablo Iglesias

Seguir leyendo »

Daniel Colson: “El anarquismo es extremadamente realista”

Entre las tradiciones históricas revolucionarias, es difícil encontrar una más repleta de tesoros que el anarquismo. Las diferentes versiones del marxismo-leninismo (maoísmo, trotskismo), son hoy prácticamente “lenguas muertas”, es decir, “lenguas que no son ya la lengua materna de ningún individuo, ni la lengua de uso en ninguna comunidad natural de hablantes”. Y si algún autor de esa corriente aún nos hace pensar hoy, como es el caso de Gramsci, es por haber tenido que inventar en su día un nuevo lenguaje (en lugar del vocabulario marxista clásico) para esquivar la censura.

Por el contrario, el anarquismo resuena intensamente con los movimientos políticos más recientes como las plazas de 2011: autoorganización, rechazo de la delegación, disgusto hacia las intrigas de palacio, atención sensible hacia todas las relaciones vitales, carácter afirmativo y no sólo reactivo, lógica no frontal o simétrica del antagonismo, etc. Y sin embargo, ese vínculo es más implícito e inconsciente que explícito. ¿Por qué? Porque hay dragones. Dragones guardianes que, hechizados por el brillo del tesoro, lo custodian de tal modo que lo sofocan y esterilizan. Encierran el anarquismo en siglas, fechas y héroes, fetichizan la memoria, construyen identidades-fortaleza, desconfían de lo nuevo.

Seguir leyendo »