eldiario.es

Amador Fernández-Savater

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1289

Achille Mbembe: "Cuando el poder brutaliza el cuerpo, la resistencia asume una forma visceral"

Crítica de la razón negra. Ensayo sobre el racismo contemporáneo de Achille Mbembe, publicado por  Ned Ediciones y Futuro Anterior, es un tratado de la envergadura de Orientalismo de Edward Said. En primer lugar, se trata de una arqueología del texto eurocéntrico que construyó una idea de África como continente caníbal y bárbaro, como aquel territorio que sólo podía proveer (aún lo hace) hombres-cosa-mercancía al capitalismo, su cara oscura.

En segundo lugar, el libro es un ejercicio (ético, estético, poético) que plantea, en la misma tradición de Said y los estudios culturales, pensarse, conocerse y des-conocerse “al margen” de esta mirada imperial europea. Es decir, re-construir una memoria “de abajo” sanadora y desvictimizadora -es lo mismo- capaz de proyectar un futuro común. Mbembe rescata aquí la literatura de la otra razón negra, poetas y novelistas, Fanon y Cesaire, en un trabajo serio y delicioso, potente y extremo, doloroso y esperanzador.

Seguir leyendo »

Cómo salir del odio: entrevista con el filósofo Jacques Rancière

¿Guerra o política? Según Jacques Rancière, la política no tiene nada que ver con la política de los políticos: intrigas palaciegas, negociaciones de despachos, competencia entre partidos por el poder. Es una forma de acción y de subjetivación colectiva que construye un mundo común, en el que se incluye también al enemigo. La acción política crea identidades no-identitarias, un 'nosotros' abierto e incluyente que reconoce y habla de igual a igual con el adversario. La guerra, por el contrario, tiene como protagonista fundamental a las formaciones identitarias cerradas y agresivas (ya sean étnicas, religiosas o ideológicas) que niegan y excluyen al otro del mundo compartido. Entre el otro y yo, nada en común.

En Francia, con los atentados de Charlie Hebdo y de Bataclan, la lógica de la guerra gana terreno. Y el gran beneficiado es el Frente Nacional. Pero la verdadera alternativa, según Rancière, no es la que se nos propone desde el mainstream: “populistas contra demócratas”, etc. No, el mejor remedio posible es la acción política misma, autónoma con respecto a los lugares, a los tiempos y a la agenda estatal. Es decir, solo elaborando el malestar (el “odio” dice aquí Rancière) en claves políticas de emancipación (colectivas, igualitarias, abiertas e incluyentes) se puede por ejemplo disputar el terreno al Frente Nacional. La politización del malestar es el mejor antídoto contra su instrumentalización por parte de aquellos que quieren encontrar chivos expiatorios entre la gente de abajo.

Seguir leyendo »

“El cole es vida y la vida es barrio”: el colegio Antonio Moreno Rosales se queda en Lavapiés

"No nos rompáis el corazón”: si alguien pasó por la calle Olmo del madrileño barrio de Lavapiés el fin de semana del 5-6 de marzo, tal vez pudo leer ese lema en una pancarta escrita con letra infantil y depositada en una ventana del viejo edificio que acoge al colegio de primaria Antonio Moreno Rosales. ¿De qué historia nos habla esa pancarta?

Viernes 4 de marzo. Agitación y revuelo en el Moreno Rosales, el único colegio público de Lavapiés. En la última reunión de padres, días antes del periodo de matriculación para el curso que viene, la Comunidad de Madrid, a través de la dirección del centro, propone como punto de discusión un “estudio de viabilidad del centro”.

Seguir leyendo »

"Que nadie entre aquí si no está en revuelta": apuntes desde la République

Llegué a París la víspera de la jornada de huelga y manifestación contra la "Loi travail”, sin estar muy al corriente de lo que se estaba cocinando en Francia. A partir del 31 me he visto sumergido, casi a mi pesar porque había imaginado otro tipo de viaje, en una corriente de manifestaciones, ocupaciones de plazas y asambleas. Lo que puedes leer aquí son únicamente algunas notas y apuntes, tomadas las más de las veces de las conversaciones con los amigos franceses y españoles que me he ido encontrando. Registro simplemente de algunas impresiones, intuiciones y sensaciones de un quincemayista en la ¿primavera francesa?

Manifestación gigante en París contra la "Loi travail": se trata de una reforma laboral precarizante, dirigida sobre todo a los más jóvenes.

Seguir leyendo »

Del paradigma del gobierno al paradigma del habitar: por un cambio de cultura política

Para lxs compañerxs de la Escuela de Afuera

Crisis de representación, crisis económica, crisis ecológica… No basta con cambiar de políticos. Necesitamos un cambio radical de lógica. Otra cultura política.

Seguir leyendo »

Disciplinar la investigación, devaluar la docencia: cuando la Universidad se vuelve empresa

"¿En qué nos estamos convirtiendo?” Esa pregunta dispara uno de los textos del colectivo Indocentia dedicados a analizar críticamente la transformación de la Universidad española en estos últimos años.

Efectivamente, ¿en qué se convierte la Universidad cuando la reducción del gasto público incrementa la presión competitiva por fondos y estudiantes? ¿En qué se convierte el ejercicio de la docencia cuando se considera una actividad de segunda, al tiempo que se estandariza e instrumentaliza la relación pedagógica? ¿En qué se convierte la investigación sometida a criterios y rankings que valoran principalmente lo cuantificable, exhibible y comercializable?

Seguir leyendo »

Javier de Lucas: “La Unión Europea está, de facto, en una situación de guerra contra los inmigrantes”

Organismos internacionales calculan que unos 3.771 refugiados y migrantes murieron el año pasado al intentar cruzar el mar Mediterráneo rumbo a Europa. La Unión Europea es cómplice de la tragedia. ¿Hay otras políticas migratorias y de asilo posibles?

Javier de Lucas trabaja desde 2004 en el Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Valencia. Es profesor de filosofía del Derecho y de filosofía política, especializado fundamentalmente en problemas relacionados con los derechos humanos, las políticas migratorias y de asilo, la pluriculturalidad y la democracia.

Seguir leyendo »

Política partisana contra política de partido: entrevista al historiador Valerio Romitelli

¿Podemos ir más allá del modelo de los partidos políticos? ¿Salir de las pretensiones de hegemonismo de las que toda organización con forma de partido está inevitablemente poseída? El historiador Valerio Romitelli encuentra en la lucha de las bandas partisanas italianas la historia inspiradora de una experimentación política alternativa. Es la tesis fundamental de su último libro, La felicidad de los partisanos y la nuestra. Organizarse en bandas (publicado en Italia por la editorial napolitana Cronopio).

Es un libro precioso, que se acerca a la historia partisana como si fuera un depósito de energía que se tratase de liberar para agitar con ella el presente. Por un lado, mediante un trabajo minucioso de desmontaje de todos los estereotipos que codifican la memoria y sepultan su energía. Por otro, enlazando la experiencia partisana con las búsquedas actuales de una política de emancipación que escape de las lógicas de centralización y representación de los partidos, que ya han mostrado suficientemente sus límites para transformar la realidad.

Seguir leyendo »

“El enemigo es la guerra”: ¿por qué el 11-M de 2004 no se convirtió en otro 11-S?

Lo que puedes leer a continuación es el texto que envié hace poco a una revista francesa que, tras los asesinatos de Charlie Hebdo, me pidió un artículo sobre lo ocurrido en España justo después del atentado del 11-M de 2004. Sin tiempo ni condiciones para escribir algo nuevo, el texto simplemente retomaba y remezclaba algunas notas y observaciones ya escritas y publicadas (pero no traducidas) sobre lo que pasó aquellos días trágicos y a la vez extraordinarios. Releyendo el texto ahora, tras el atentado de París, me ha parecido que podía tener sentido republicarlo también aquí: sobre todo como un recordatorio de que el tipo de respuesta social y colectiva -la respuesta de todos y de cada uno- a los hechos (incluso los más graves) puede tener la potencia de determinar su sentido, sus afectos y sus consecuencias.

Tras la masacre de Atocha, El Pozo, Santa Eugenia y Tellez, el vacío de la pérdida se traga el sentido de la vida cotidiana. El gobierno convoca una manifestación con el lema “Con las víctimas, con la Constitución, por la derrota del terrorismo”. La población acude masivamente, aunque mucha gente no esté de acuerdo con el lema de la convocatoria: mentar la Constitución en este contexto significa apuntar claramente a la autoría de ETA. En las primeras 24 horas tras el atentado, que se dilatan y se viven como semanas, el gobierno trata de fundirse con la sociedad: autoriza una interpretación única sobre lo sucedido y señala como “mentirosos intoxicadores” a quienes levantan la voz para dudar públicamente de la atribución inmediata de la autoría a ETA. En definitiva, el gobierno decide manipular la muerte de 192 personas y utilizarla como propaganda electoral cuatro días antes de las elecciones generales.

Seguir leyendo »

La revolución como problema técnico: de Curzio Malaparte al Comité Invisible

El escritor Curzio Malaparte es una referencia en el mundo de la arquitectura por  la casa que él mismo diseñó (con Adalberto Libera) y construyó en Capri. Una especie de búnker de color rojizo empotrado en una esquina rocosa de la isla napolitana, la Punta Masullo. Casa Matta la llamaban, no en el sentido literal de Casa Loca, sino por su parecido con los refugios militares que Malaparte había conocido directamente durante su participación en la Primera Guerra Mundial. Casamatas son los puntos de avanzada donde se instalan piezas de artillería que martillean las posiciones enemigas con fuego de flanqueo. Quizá por esa resonancia, a pesar de la belleza excepcional del emplazamiento, Malaparte aseguraba vivir en una “casa triste, dura y severa”. Como él mismo.

Al menos también en otro sentido, podemos considerar que Malaparte habitaba efectivamente en una posición de vanguardia. Nos referimos a su teoría sobre el poder, desarrollada en un libro célebre durante la primera mitad del siglo XX y hoy medio olvidado: Técnica del golpe de Estado. Un libro de espíritu maquiaveliano en el cual Malaparte se propuso divulgar neutralmente, tanto a revolucionarios como a conservadores, los saberes necesarios para ocupar (o defender) el poder del Estado. A partir de algunos ejemplos concretos, como la revolución rusa o la marcha sobre Roma de Mussolini, Malaparte despliega una idea a la vez sencilla y deslumbrante: el poder es logístico y reside en las infraestructuras. No es de naturaleza representativa y personal, sino arquitectónica e impersonal. No es un teatro, sino una estructura de acero, un edificio de ladrillo, un canal, un puente, una central eléctrica. Conquistar el poder pasa, pues, por adueñarse, no tanto de la organización política y burocrática de la sociedad, como de su organización técnica.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias