eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lourdes Lucio

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 68

El PSOE andaluz, en la fila cero

El PSOE de Andalucía nunca ha ido a un congreso federal de brazos cruzados. Jamás. Siempre ha hecho valer su peso y su influencia, a veces de manera callada para evitar recelos de otras federaciones socialistas. En esta ocasión, el PSOE andaluz, el oficial, ha querido ocupar la fila cero, ni siquiera la 12 que escogió Susana Díaz para oír los saludos del primer día de plenario. Díaz y los suyos se han ausentado de la función y su participación la han hecho a través de donar delegados a modo de figurantes. Todos los gestos -como el de convocar a una copa a los delegados andaluces a la hora en que se votaban las ponencias- y todas las declaraciones han estado dirigidas a dejar claro que este congreso no era el suyo y que estaban deseando que terminara el mismo día que comenzó. Tampoco Pedro Sánchez ha tenido el más mínimo gesto de integrar a alguien de Díaz, aunque fuera en la secretaría ejecutiva de Cementerios.

Esa donación a la fila cero por parte del PSOE de Susana Díaz -así empieza a llamársele, como si hubiera dos PSOE-  no es altruista ni benéfica. Tampoco generosa. Quieren reciprocidad en el congreso regional de finales del mes de julio. No quieren extraños en el fortín andaluz. De manera que seguirán al pie de la letra el consejo del flamante secretario general de Organización, José Luis Ábalos, cuando la víspera del cónclave federal aclaró que Pedro Sánchez no buscaba una ejecutiva de integración sino "un equipo en quien confiar", eficaz y cohesionado, con garantía de que no se vuelva a producir lo que provocó Díaz: la dimisión de la mitad más uno de la dirección.

Seguir leyendo »

El mosquito de Alfonso

Alfonso Rodríguez Gómez de Celis –también conocido como Alfonsito, Alfonso y el Celis– se convertirá este fin de semana en el secretario de Política Institucional y Administraciones Públicas de la ejecutiva federal del PSOE, el teórico número tres de la dirección. A punto de cumplir 47 años, este político sevillano ve reconocido su trabajo: estar a las duras y a las maduras, sobre todo a las duras, con Pedro Sánchez. Tuvo dudas de lanzarse de nuevo a la arena en la batalla de las últimas primarias, porque siendo alto cargo de la Junta de Andalucía, al frente de la Agencia Pública de Puertos, su combate lo era también contra la secretaria general del PSOE andaluz  y presidenta de la Junta, Susana Díaz.

Sus amigos de toda la vida le apoyaron y empujaron en su decisión, aunque también le advirtieron de que podía morir para nada. Pedro Sánchez disipó sus titubeos cuando dos días después del mitin de Dos Hermanas, en el que anunció su candidatura a la secretaria general, le garantizó, durante una reunión mantenida en Madrid, que esta vez sí contaría con él para la dirección.

Seguir leyendo »

Los guiños de Susana Díaz

En su huida hacia adelante para remontar su fracaso en las primarias, Susana Díaz busca un nuevo argumento político que le permita recuperar la credibilidad perdida y desprenderse del pecado original de haber propiciado el Gobierno del PP. ¿Cómo? "Con guiños a la izquierda", contestan en su equipo.

Con el primer parpadeo ha intentado sacar un ojo a Izquierda Unida, su antigua coaligada en la legislatura pasada y socia de los socialistas en 27 ayuntamientos andaluces. Díaz quiere dar al antecesor de Antonio Maíllo en la coordinación de IU, y cabeza visible de la minoría contraria a la confluencia con Podemos, Diego Valderas, un cargo que no existe y que para que exista, además, necesita el apoyo de un quorum especial en el Parlamento.

Seguir leyendo »

Espadas en alto y envainadas

No habrá candidatura alternativa a Susana Díaz en el congreso del PSOE de Andalucía de finales de julio, aunque no por falta de ganas de los sanchistas. No hay días en el calendario para buscar un oponente y todos los esfuerzos de los críticos a Díaz están concentrados en el congreso federal de junio que encumbrará a Pedro Sánchez en la secretaría general y en el reparto de puestos en los órganos ejecutivos y de decisión del PSOE. La dirigente andaluza, que muestra de nuevo su predilección por un mes veraniego para la batalla partidaria, ha comprendido que al enemigo no hay que darle ni agua ni pan ni sal y, sobre todo, tampoco tiempo.

En su equipo admiten ahora que su larga espera en la estación ha sido un error y que su decisión de primar "primero el qué y luego el quién", de disimular su inapetencia por estar "en la cabeza o en la cola" o de sustentar su discurso en frases sin argumento –"el PSOE es mucho PSOE", "me gusta ganar, tengo ilusión", "el PSOE es muy grande", "hay que mirar a los ojos a las personas, no mirarse el ombligo"– valían para componer la letra de una copla pero no para rebatir por qué se depone a un secretario general para, además, apoyar la abstención al Gobierno del PP.

Seguir leyendo »

Susana Díaz vuelve a casa

Después de su clara derrota frente a Pedro Sánchez, Susana Díaz vuelve a casa. A sus colegios, sus hospitales y sus dependientes; a sus parados y sus autónomos. A "mi gente", como suele decir. A compartir coca-colas con los periodistas andaluces, que saben perfectamente lo que significa en boca de la dirigente socialista "voy a arrimar el hombro" y "me voy a dejar la piel".

Durante muchos meses, ha dedicado toda su energía a debilitar a su secretario general primero, y a sustituirlo después, sin éxito alguno a tenor de los resultados en las emocionantes y espectaculares primarias socialistas. Díaz dice que ha vuelto al trabajo para el que la eligieron los andaluces en marzo de 2015. "Ahora toca centrarse en Andalucía", le ha dicho a los 47 diputados del grupo parlamentario socialista quienes, como ella, han estado volcados -unos menos, otros más y alguno mucho más- a la conquista de Ferraz.

Seguir leyendo »