eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Luis León Barreto

Luis León Barreto (Los Llanos de Aridane, 1949), licenciado en Periodismo por la Complutense, ha sido subdirector de La Provincia, director del Club Prensa Canaria, jefe de Prensa del Cabildo de Gran Canaria. Premio de novela Blasco Ibáñez por 'Las espiritistas de Telde' (1981), traducida al rumano, alemán, inglés, italiano y francés. Premio de novela Pérez Galdós por 'Ulrike tiene una cita a las 8' (1976), premio Julio Tovar de Poesía, Santa Cruz de Tenerife, 1970, por 'Crónica de todos nosotros', premios de periodismo Leoncio Rodríguez, Víctor Zurita, León y Castillo. Autor de casi 30 libros: novelas, relatos, novela negra, cuentos para niños, ensayo, poesía. Figura en importantes antologías, así en 'Cien años de cuentos (1898-1998). Antología del cuento en castellano', de José María Merino, Alfaguara, Madrid, 1898, y en 'Kanarska kratka prica', antología de narradores publicada en Zagreb, Croacia.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 6

A vueltas con la Patria

Hay grandes palabras, y Patria es una de ellas. La Patria designa la tierra paterna, el lugar natal o de acogida al que una persona se siente ligado por vínculos poderosos. Patria: cuántos desastres se han cometido y todavía se cometen en tu nombre. Recordemos aquel lema de Todo por la Patria, que figuraba o todavía figura en los cuarteles de la Guardia Civil. De esta palabra viene el patriotismo, que en su justa medida es un sentimiento necesario. Lo que sucede es que a veces el concepto Patria ha tenido un uso propagandístico y exaltado que ha propiciado innumerables desastres. Es admirable como los vascos luchan por su patria, me dijo en su día Antonio Cubillo, el fundador de aquel movimiento independentista canario que nos queda tan lejos en la memoria, el MPAIAC. Sí, el deseo de la Patria cimentado en tanta sangre, pensé. ¿Cómo puede justificarse una Patria construida sobre asesinatos, secuestros y chantajes?

Si la banda ETA mató a casi 850 personas, mayoritariamente guardias civiles pero también policías nacionales, ertzainas, empresarios, políticos, jueces y hasta periodistas, y el conflicto de Irlanda del Norte originó más de 3.500 muertos; con estos datos nos hallamos ante dos expresiones del odio y la intolerancia que por fortuna la historia ha dejado atrás. Pero tenemos otro ejemplo que superó a estos dos: las guerras civiles con masiva limpieza étnica, los genocidios contra víctimas musulmanas, serbias y croatas, los exterminios basados en las diferencias religiosas, étnicas y culturales que agitaron líderes de una y otra orilla, los desaparecidos, las violaciones, los fusilamientos en masa, las fosas comunes y los campos de concentración tras la caída de la antigua Yugoslavia. Un horror que el continente creía haber dejado atrás pero que tan solo en el conflicto de Bosnia-Herzegovina (1992-1995) produjo más de cien mil víctimas, y los peores crímenes desde la II Guerra Mundial. Los horrores del nacionalismo, con la excusa de la patria. Y al final, el único camino viable: la lenta reconciliación, la necesaria cura de las heridas todavía frescas, la construcción de un futuro en paz.

Seguir leyendo »

Indianos (cuento cubano)

          A Isabel Perdigón

Hace mucho tiempo, en un pueblo del norte una chica se colocó en casa de unos señores con muchas propiedades, que al poco fallecieron. Tobías, el hijo mayor, heredó todos los bienes y se instituyó en el cabeza de la familia.

Seguir leyendo »

Navidad consumista con menos religión

Si Las Palmas de Gran Canaria es la patria del consumo, a juzgar por el hecho de que proporcionalmente a su población tenemos más centros comerciales que en el resto de España, desde el Día de Acción de Gracias se nos ha metido por los ojos todo lo visualmente apetecible de la Navidad. La fiebre se adelanta. Si Canarias no es la región con mayor renta, si hay capitales con mayor recepción de turismo ¿cómo se explica la invasión de grandes superficies sobre todo en la capital grancanaria, y en menor medida en Santa Cruz de Tenerife, La Laguna y Telde? Toda suerte de árboles de plástico adornados con sus luces y reclamos, ofertas sospechosas en el Viernes Negro, verdaderos torrentes humanos que van hacia el espacio recién abierto, ese del que todo el mundo habla sin parar. Un marasmo de coches y de gente, atraídos por los escaparates, los últimos hallazgos de la imagen en movimiento, los reclamos de las grandes pantallas para que la gente no pare de hacerse fotos, las enormes explanadas sin árboles ni cajeros automáticos por aquello de las prisas por inaugurar. En un rincón casi escondido hay ¡oh, milagro! una tiendecita que ofrece libros y periódicos, cuando compré Patria, de Fernando Aramburu, me regalaron un bolígrafo. Tuve que felicitar al propietario del establecimiento, porque en otros centros comerciales ni siquiera puedes comprar un periódico ni mucho menos un libro. A veces me considero un alienígena fuera de los tiempos que corren.

La colonización cultural nos somete a una globalización de los hábitos y de las conductas. Cierto que en nuestra tierra todavía algunos centros nos dejan ver el clásico nacimiento con sus camellos, sus Reyes Magos, sus pastores con las ovejitas, su río, sus figuras en movimiento y el portal con el recién nacido, pero esta tendencia va a menos. ¿Quién se acuerda de lo que significa el Adviento de los católicos y el nacimiento de Jesús? No se sabe en qué mes nació Jesús y la Navidad fue establecida el 25 de enero por el emperador Constantino, porque en tal fecha se celebraba la fiesta pagana del Sol Invicto. Estas preocupaciones parecen fuera de lugar en un mundo cada vez más laico y que cada vez persigue con mayor vehemencia la satisfacción individual. La valoración religiosa que antes tenían estas fechas casi ha desaparecido en el cajón de los trastos inútiles. Al abrigo de la presunta recuperación de la economía, vuelve el frenesí de las compras, de picotear aquí y allá. Lo cierto es que estas fiestas tan tradicionales deberían ser de unión familiar, de espíritu fraternal, de paz, reposo y renovación. Pero en las cenas navideñas suele haber brotes de conflicto, de ajustes de cuentas, de acumulación de agravios de los que te acuerdas cuando ya tienes unas copas encima. El alcohol suelta la lengua y después de una buena comida y una abundante bebida, la gente se desinhibe y dice cosas que debería callar, porque a fin de cuentas todos los humanos cometemos errores, damos pie a agravios. Dicen los que saben de estas cosas que en Navidad y en las vacaciones de verano es cuando más conflictos matrimoniales se desencadenan, debe ser porque son espacios en los que los cónyuges –que apenas se ven por el ritmo de trabajo y la exigencia de la vida actual– han de verse y convivir mucho; entonces, no lo soportan.

Seguir leyendo »

María Remedios González rescata la memoria de La Palma

Ella es una mujer discreta, que prefiere pasar de puntillas delante de la gente. Lo que podemos entender coloquialmente como «rata de biblioteca y de archivos», es decir: una persona empeñada en dar memoria sobre asuntos desapercibidos para la mayoría, pero que conforman un cuerpo de conocimiento nada desdeñable. Licenciada en Geografía e Historia por La Laguna, desde 1993 trabaja como técnico responsable de la Biblioteca José Pérez Vidal, que tutela el Cabildo de La Palma. Es de esas personas a las que cuesta encontrar, pues no le gusta estar en el ojo mediático. Coautora de la Bibliografía de La Palma que desde 2004 viene editándose en la Revista de Estudios Generales de la Isla de La Palma, sus investigaciones —en colaboración— se han centrado en otros catálogos referentes a la visita de Alfonso XIII a la Isla, la Semana Santa de la capital palmera, y en los repertorios sobre la producción bibliográfica emanada de José Pérez Vidal (1907-1990), así como de Luis Cobiella Cuevas (1925-2013). Además del universo del libro y las bibliotecas, sus trabajos —en coautoría— se han ocupado también de la historia de la fotografía en La Palma, con un estudio sobre el estado de la cuestión, y otros sobre algunos de sus artífices: Rosendo Cutillas Hernández (1852–1930) y Roberto Rodríguez Castillo (1932-2016).

También es la responsable de la edición de Escritos periodísticos, selección de trabajos en prensa de Pedro Hernández y Hernández (1910-2001), y de Folk-lore palmero: un opúsculo para las Fiestas Lustrales del año 45 en el Archivo Familia Hernández de Lugo, monografía que rescata la figura de Félix Idoipe Gracia, maestro de Huesca con plaza en Tazacorte, que tuvo una notable actividad literaria y elaboró un ensayo sobre el folklore palmero.

Seguir leyendo »

Elsa López, el paisaje y la memoria

Elsa López recita sus poemas con una voz acariciante, dulce y sutil, que emociona. Una poeta con experiencia y pulcritud que bascula entre el paisaje y la memoria, la reivindicación social. Nacida en Guinea Ecuatorial, su infancia en la isla de La Palma, su vida profesional entre Madrid y las islas. Tiene un refugio en El Tablado, Garafía, precioso lugar fuera del mundo, en cuya cocina escribe poemas con música clásica de fondo. El tiempo allí se mide de otra manera; cuando se levanta mira, abajo, el pequeño caserío, las luces de los pocos que van quedando. Opina que es admirable lo que ha hecho Mauro Castro, uniendo a gente que se fue de Franceses y que regresan una vez al año. Gente que añora todo eso, los nietos vuelven, recuperan los terrenos. Ama la soledad, aunque en Madrid se acostumbró a escribir en un bar con ruido. Emilio Barrionuevo, prodigioso fotógrafo, ha retratado su mirada atenta, su bondad innata, su capacidad de trabajo. Lo dice así: Cuando oyes un poema mío puedes pensar que está recién escrito pero no es así, yo corrijo una barbaridad. Los escritores jóvenes tienen mucha prisa, con los pintores no pasa tanto, quizá la pintura te obliga a otro tipo de concentración. Me pregunto si es que ahora vivimos otro tiempo, si es que ha habido un corte intelectual. Hago esfuerzo por entender a los poetas jóvenes. Ahora hay muchos más escritores, pero los lectores no han crecido y la mayor parte de los autores jóvenes no leen, no creen que haya esa necesidad. Pero hay que aprender a conseguir el ritmo. Le pregunto si su poesía es para ser leída o para ser oída, y estima que primero hay que leerla. Claro que hay mucha discusión, vemos un juglar como Juan Carlos Mestre, que utiliza técnicas antiguas para hacer llegar su obra. José Hierro y Olvido García Valdés son ejemplos de saber leer bien. Pero uno cuando recita no se oye.

Cada noche lee poesía y hace un crucigrama. Prefiere leer poesía y ensayo. “No sé si estoy dentro de la poesía de la experiencia, José Hierro decía que es difícil encasillarme”. Hierro pensaba que la poesía de Elsa dice más por lo que calla que por lo que dice, debe ser por su capacidad de sugerencia, la sutileza. Los títulos de mis libros son referencias de mi vida, pero es difícil saber si soy poeta de la experiencia, o de la emoción o de la memoria. Con Ediciones La Palma, Elsa puso su dinero para que publicasen autores de una isla ultraperiférica. A pesar de su valía, muchos autores ven rechazada su obra una y otra vez por editoriales y concursos. Yo creo que la autoedición no es tan mala, muchas veces con ella se salvan libros. También en lo que publican las editoriales hay mucha basura. Los concursos y las editoriales cometen errores garrafales, los jurados son caprichosos. Con respecto al papel de la mujer en las letras canarias, es lamentable la escasa presencia; ahora hay una lista infinita de mujeres pero las mujeres no nos podemos imponer como autoridad a la fuerza. Hay que visibilizar a muchas mujeres, pero no debemos pisar el pensamiento de los hombres. Yo valoro la calidad, sea de mujeres o de hombres, pero no admito la paridad impuesta, por ley de la paridad estamos dando voz a mujeres que no lo merecen. Claro que tampoco admito los manuales y antologías de literatura que solo incluyen a hombres, pero tampoco admito lo contrario. La calidad ha de ser lo primero.

Seguir leyendo »

Roma, de cine

Roma, la ciudad que ha muerto y renacido tantas veces, es –junto a Nueva York y París– uno de los escenarios preferidos por el cine. Para nuestra cultura resulta cercana, pues los italianos, esos primos hermanos nuestros, gesticulan, hablan alto, se apasionan o se decepcionan con la misma prisa que lo hacemos por aquí, les gusta el fútbol, entienden la vida como un espectáculo. Este es un espacio de rituales que se construye sobre las capas del pasado, no en vano el Papa es el heredero de los antiguos emperadores, gracias a la Iglesia Católica ha vuelto a ser ciudad imperial, los papas son monarcas de ámbito universal y el Vaticano resplandece en sus tronos. Y ahora hay un latinoamericano que conecta con las masas, vive en una modesta residencia sin utilizar los salones del palacio, inevitable que la gente piense que la curia le impide ir más allá en su afán de renovación.

Con gran equipaje monumental se alza como un escenario decadente, cercano y sentimental, que ha dado pie a obras maestras. No es un decorado sino que personifica la provocación, la rebeldía y también la estética, todo agitado en un cóctel genial. Podemos citar solo unas cuantas: La gran belleza, de Sorrentino, en 2013; Gente de Roma, de Scola, 2005; Una jornada particular, también de Scola, 1977, nada menos que con Sophia Loren y Mastroianni; Mamma Roma, 1962, de Pasolini, con Ana Magnani; Roma, de Fellini, 1972; Vacaciones en Roma, de W. Wyler, 1953; Ladrón de bicicletas, de Vittorio de Sica, 1948; Roma, ciudad abierta, de Rosellini, 1945 y, por supuesto, La dolce vita, también de Fellini, de 1960, prohibida por el Vaticano y el franquismo y que solo se estrenó en España en 1980, considerada una de las mejores películas de la historia. Imborrable la secuencia de la fuente de Trevi con Mastroianni y la sueca Anita Ekberg, aquella sensual provocación. En las películas a ella dedicadas caben desde un desfile de moda eclesiástica a la obsesiva recreación de los prostíbulos, desde la pobreza y la escasez tras la II Guerra Mundial a la belleza de sus fuentes, desde el fascismo de Mussolini al apogeo de la Democracia Cristiana y el Partido Comunista, desde el lirismo a la sátira, la farsa y el humor negro, de la nostalgia a lo truculento sin solución de continuidad, desde la pobreza de los barrios marginales a sus arterias comerciales, la elegancia de su moda y su diseño, la potencia de su industria automovilística y la constatación de que la Mafia debe continuar existiendo por debajo. La ciudad se mira en el Tíber con una sonrisa corrosiva, una mirada cruel, pues los romanos se ríen de sus miserias. El país tiene una economía productiva, la destrucción de empleo en la crisis fue ridícula si la comparamos con España. Y la capital es, como siempre, esa ciudad amigable construida sobre dos mil quinientos años de historia. A ella siempre hay que volver porque con sus basílicas, sus obeliscos de Egipto y sus cúpulas, sus bosques de columnas y sus estatuas, sus Siete Colinas y sus iglesias, muestra una decadencia esplendorosa. Con esa capacidad de burla que tienen los italianos para afrontar las adversidades, el sentimiento del bufón. La Roma del arrepentimiento y la carnalidad lasciva, las Vírgenes y los sátiros, los Cristos, los Bautistas, las Venus. La Roma de los museos y la Roma pícara de la calle.

Seguir leyendo »

Que lo arreglen los políticos

A la gente se le oye decir esta sencilla frase: ¡que lo arreglen los políticos!. La política es el arte de lo posible, pero entre nosotros tiene mala prensa, por algo será. La de Cataluña siempre fue una burguesía reivindicativa y pactista, sobre todo pactista y guiada por el seny, el famoso sentido común. Ahora esa burguesía financiera e industrial se lleva sus empresas de allí, pero el fracaso de las negociaciones, la constatación de que ni siquiera hay negociaciones, viene a poner en primer plano la sensación de que nuestros políticos, de un lado y de otro, están empeñados en fracasar. Y de este modo nos viene un pálpito de nostalgia si pensamos en la talla humana y en la eficiencia de personajes de nuestra historia reciente como Adolfo Suárez, Tarradellas, Felipe González, Carrillo e incluso Manuel Fraga, todos los cuales supieron encauzar los acontecimientos para darnos una transición respetable, con una Constitución capaz de orientar nuestra convivencia durante cuatro décadas, un periodo de indudable progreso socioeconómico.

Una reciente encuesta en El País preguntaba: si fuera posible ¿A quién preferiría como presidente del gobierno en estos momentos? La respuesta arrojó el triunfo de Suárez con un 35%, seguido por Felipe González con el 17%, Zapatero con un 13%, Rajoy con un 10% y Aznar con un 8%. La preferencia por Suárez, figura clave del consenso, el cambio político y generacional, es resultado de considerar imperativo que España disponga un proyecto ilusionante. En el otro lado de la balanza vemos la actitud antisistema de Podemos, sus  confluencias, ese populismo desintegrador de los independentistas. Y sobre todo por parte de la CUP, movimiento anticapitalista heredero del espíritu anarquista que caló en Barcelona en varias fases del siglo XX. Podrá haber nuevas elecciones en Cataluña pero, dado que el sistema electoral está diseñado para que se beneficien los partidos nacionalistas, exactamente igual que sucede en Canarias con CC, es muy probable que se repita la situación actual: los partidarios de la independencia contarán con menos votos que el bloque constitucionalista pero esa inferioridad de votos les otorgará más diputados en la Generalitat. Tal como ha venido sucediendo siempre, ahora con mayor virulencia. Es decir que está servida la brecha social, gana la confusión.

Seguir leyendo »

La Palma sigue perdiendo población

Debe ser que la crisis económica sigue golpeando entre nosotros pues según el censo del Instituto de Estadística, la isla de La Palma sigue perdiendo habitantes año tras año. Así, en 2016 se registró la cifra más baja de población en lo que va del siglo XXI, con 81.486 habitantes, y llama poderosamente la atención el descenso de Santa Cruz de La Palma, ciudad de funcionarios, servicios administrativos, banca y comercio, que no levanta cabeza. El lugar más histórico y con mayor aporte cultural es hoy un débil reflejo de lo que fue. De este modo hemos de contabilizar seis años seguidos con pérdida de habitantes, desde que en el 2010 se cambiara la tendencia al alza que venían experimentando los datos de la demografía. Ese año 2010 la isla llegó a los 87.324 residentes, registrándose desde entonces una continua contracción, debida en parte a la marcha de cientos de palmeros y de inmigrantes que pudieran haber abandonado hacia las islas capitalinas y otros destinos.

El teórico monto global de habitantes de la isla, actualmente 81.486 personas, podría verse disminuido en la realidad dado que cientos de estudiantes y ciudadanos de otra edad mantienen su residencia en La Palma por pereza o para beneficiarse de ayudas al estudio o al descuento en los billetes de avión y barco, pero realmente no habitan en la isla. También es importante consignar que casi 10.000 personas del total son de origen comunitario, mayormente alemanes, y casi otros 10.000 residentes son latinoamericanos, destacando el colectivo de canarios retornados de Venezuela y Cuba, así como personas de Colombia.

Seguir leyendo »

Los incendios son puro terrorismo

En unas islas con un territorio tan frágil por la superpoblación, la presión turística y por la fiebre constructiva, el hecho de que de manera sistemática cada verano se produzcan incendios que en solo unos días calcinan la masa forestal tan precariamente conservada demuestra que hay manos criminales empeñadas en destruir el patrimonio común. Y es que la mayoría de los incendios declarados en las islas se producen en una orografía complicada, de difícil acceso. Los largos y cálidos veranos, el abandono del campo y la abundancia de pinocha y de plantas secas actúan como disparadores de estos desastres. Con la idea de ejercer el mayor daño posible, este último incendio de las cumbres de Gran Canaria se inicia en los altos de Tejeda, nombrado uno de los pueblos más bellos de España, el incendio se ramifica, se hace muy difícil de controlar, los daños se multiplican en la medida en que el fuego no está dominado. Aprovechando las circunstancias meteorológicas de sequedad y de vientos, las manos criminales prenden varios focos que tardan mucho en ser controlados. No es por desgracia una historia nueva, y ya era raro que estando a punto de acabar el verano no se hubiese producido una catástrofe ecológica de este nivel en nuestras islas, tan acostumbradas desde siempre a que los desalmados se muevan a sus anchas. En los grandes incendios de los últimos tiempos tan solo dos culpables han sido capturados, el de Gran Canaria y el de la isla de La Palma. Ambos están en prisión, pero ello no parece actuar como disuasión suficiente para sus imitadores.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijoo, en este mismo mes de septiembre, tras la reunión semanal del gobierno de su región, reclamó un cambio en el Código Penal para equiparar el delito de incendio forestal con el de terrorismo. No pasaría nada por reformar el Código Penal para asimilar el delito ambiental de provocar un incendio forestal con el de atentado terrorista, declaró. Los incendiarios ponen en grave riesgo la vida de las personas, sobre todo en los incendios próximos a las viviendas. Por todo ello, dice Feijoo, deben pagar sus acciones como si fuesen un delito de terrorismo. Feijoo ha recordado que en la época de Alberto Ruiz Gallardón como ministro ya se incluyó la responsabilidad civil del coste de la extinción de un incendio intencionado. La elevación de las penas debería ser una prioridad, recalcó.

Seguir leyendo »

Aridane en el futuro de la isla de La Palma

El 23 de mayo de 1868 se le concedió el título de Villa a Los Llanos, y el 10 de mayo de 1899 recibió el título de ciudad por su importancia agrícola y comercial, así como por el creciente desarrollo de su población. Tras la iniciativa del concejal Felipe Ramos, es deseable que el ayuntamiento conmemore debidamente los 150 años de la Villa y los 120 años de la ciudad, con actos relevantes en 2018 y 2019. 

El Paso, Tazacorte y Los Llanos conformaban una unidad poblacional de fuerte impregnación agrícola, con pésimas comunicaciones con el resto de la isla de La Palma. En 1942, para diferenciar el municipio de otros con nombres similares, recibió la denominación de Los Llanos de Aridane. La palabra Aridane es una de las voces antiguas que suena bien y según el filólogo Alvarez Delgado significa lugar llano. Con ocasión de uno de los dos pregones que en los años 80 hice de las fiestas patronales, que fue transmitido en directo por Radio Nacional, comenté que es un poco redundante decir Los Llanos de Aridane, pues es equivalente a decir Los Llanos de los llanos. En los últimos tiempos va abriéndose paso la tendencia a que el municipio se denomine Aridane, incluso la web municipal es www.aridane.org y aridanense es el término más usual para definir a los nacidos y vecinos de esta ciudad, el lugar más poblado y más dinámico, capital económica de la isla. En efecto, jóvenes deportistas y personas con actividad pública llevan ahora el nombre de Aridane, no solo en Canarias. Recurriendo a similitudes, anotemos que Arida es un lugar enclavado en el estado de Lagos, Nigeria, y Aridiana es una ciudad de la república de Mali.

Seguir leyendo »