eldiario.es

Rafael Reig

Soy profesor y enseño ahora en Hotel Kafka, hace años que vivo sobre todo de mi Olivetti, publicando artículos donde me dejen (y paguen algo). En Público escribí a diario desde su fundación y ahora, sobre libros, en el cultural de ABC. He publicado varias novelas, incluso por entregas en el diario 20minutos (Hazañas del capitán Carpeto), y otras como ‘Todo está perdonado’, ‘Sangre a borbotones’ o ‘Manual de Literatura para caníbales’. Vivo en Cercedilla, en la sierra de Guadarrama, y tengo una hija, Anusca, que evita leer nada escrito mí, ni siquiera mi blog personal.

Ficción y drama

Tan hasta la coronilla del nacionalismo español como del catalán, me puse a leer La sombra de Suárez, el interesante libro póstumo de Eduardo Navarro, que una vez dijo: "Mi destino será siempre haber escrito con un pseudónimo que se llama Adolfo Suárez".

Así las cosas, no sabemos quién escribió  aquellas palabras que pronunció Suárez en 1976, cuando aseguró que pretendía "elevar a la categoría política de normal lo que a nivel de calle es simplemente normal; quitarle dramatismo y ficción a la política por medio de unas elecciones"

Las leyes vigentes en 1976 no permitían ni partidos políticos ni elecciones, igual que, según repiten nuestros intelectuales, con histérica insistencia, ahora la Constitución no permite una consulta a los catalanes.

Seguir leyendo »

Al Rey Nuestro Señor

25 Comentarios

El Día de la Raza, de la Hispanidad, del Volkgeist Ibérico, de la Virgen del Pilar, de la Lengua y el Imperio o de como rayos se llame ahora, esa ridícula fiesta con himnos, desfiles, banderas, reyes, uniformes militares y hasta la cabra de la Legión, tomé la precaución de refugiarme en Toulouse, una de las capitales del exilio republicano español, en compañía de varios escritores, entre ellos Lorenzo Lunar, cubano de Santa Clara, lo que hizo irremediable que se hablara de Cuba. Surgió, como suele suceder también, el asunto de internet en Cuba. Hubo que recordar que es Estados Unidos quien limita el acceso de Cuba a internet. Parece mentira que eso no se diga casi nunca, sobre todo en la prensa española que mantiene blogs contrarios a la revolución.

Es Estados Unidos quien controla el acceso y, en el caso de Cuba, a un país entero se le autoriza a menos capacidad que a cualquier empresa norteamericana de tamaño medio. Ahí salió la palabra “bloqueo” o “embargo”, y fue triste que a muchos hubiera que explicarles cuáles son las condiciones de acoso a las que ha sabido resistir la revolución cubana.

Se habla poco de esa vergonzoso bloqueo a Cuba y por eso me alegré, por la tarde, al leer el editorial de The New York Times (que no es, que yo sepa, miembro del Komintern, sino apenas un poco más a la izquierda de periódicos a las órdenes de la CIA o de las empresas, como El País). End the U.S. Embargo on Cuba, así se titula el editorial.

Seguir leyendo »

A IU y Comisiones Obreras

43 Comentarios

Me muero de ganas de saber con detalle, como sabremos pronto, en qué han gastado ustedes con esas tarjetas que llaman “black”, no por malas (que son las mejores, como el whisky etiqueta negra) sino por opacas a Hacienda. No sé por qué sospecho que en compras de pésimo gusto y hoteles retumbantes, para no mencionar el putiferio de lujo o quizá los yates. Puede que alguno de ustedes haya usado esas tarjetas para comprar uno cuantos clásicos grecolatinos en Gredos (no en ediciones de bibliófilo, sino para leerlos), para apadrinar niños en el Tercer Mundo o para pagar el tratamiento médico de un amigo enfermo. Puede, pero me da que no, ¿verdad?

Esta lista es oprobiosa, pero unos son más infames que otros, porque esperábamos más de ellos. De los banqueros, de los del PP y de los del PSOE sólo esperábamos codicia sin freno y cinismo escandaloso. Pero ¿de ustedes? ¿los sindicalistas de CC.OO.? ¿Y los de Izquierda Unida? ¿Cómo no se les cae la cara de vergüenza?

Pues porque no la tienen. Vergüenza, digo. Cara dura les sobra.

Seguir leyendo »

A Soraya Sáenz de Santamaría

40 Comentarios

Dice este periódico en titular: “Rajoy nombra a Sáenz de Santamaría "responsable de la bandera y símbolos nacionales"”

Ya sé que no es verdad, no existe tal puesto. Le concedo, señora, que es torticero y lo que pone entre comillas no es en absoluto una cita de ninguna parte del decreto. Es de cosecha propia, pero va de incógnito con las comillas. Ahora bien, admita que así aumenta mucho el ridículo de las nuevas competencias que le han caído encima, ¿o no?

Igual de mentiroso es el segundo titular: “La vicepresidenta será quien vigile posibles incumplimientos en el uso de la enseña nacional durante el proceso soberanista”. No es así, como entenderá en seguida quien lea el decreto. Lo que dice es que “corresponden al Ministerio de la Presidencia”, entre otras muchas cosas, “el ejercicio de las competencias relacionadas con el uso de la bandera, el escudo y demás símbolos nacionales”. Es decir, le corresponde a usted, pero como ministra de la Presidencia, no como vicepresidenta ni como persona ni como ser humano ni como pulpo o animal de compañía. Eso sí, admita usted que así tiene más gancho, ¿o no?

Seguir leyendo »

A Montero Glez

52 Comentarios

Querido amigo Montero, te agradezco mucho tu respuesta a mi carta a los círculos de Podemos. Mi objeción (la que tú comentas) era que en el programa se postulaba una renta básica para todos los españoles “por el mero hecho de serlo” y de cuantía superior al umbral de pobreza. Hablamos por tanto de algo más de 8.000 euros anuales para unos 46 millones de españoles. Incluida la familia real y los presidentes de la banca. Frente a eso tú sacas a colación una manoseadísima carta del rey (yo la leí en un libro de Gregorio Morán hace la torta) pidiendo 10 millones de dólares.

No sé lo que te habrán dicho tus novias, Montero, pero el tamaño sí que importa. Disculpa la broma, amigo, me refiero a que no son órdenes de magnitud ni de lejos comparables. Imagino que te das cuenta. Mi objeción no era a la propuesta, sino a la chapuza. De números no se puede hablar de oído, sin echar cuentas y sólo para decir lo que los demás quieren escuchar. Eso, en toda tierra de garbanzos, se llama demagogia. Lo que le venía a decir a los círculos era: señores círculos, si no quieren que les tachen de demagogos, pues no hagan demagogia y hablen claro y preciso.

Podemos discutir eso, pero hagámoslo con números y no con metáforas, aunque en ambos terrenos estoy dispuesto a admitir que me llevas ventaja.

Seguir leyendo »

Al ministro Wert

25 Comentarios

He leído con mucho interés la información sobre materiales didácticos en internet. Es una iniciativa digna de aplauso, pero creo que, de momento, no hará desaparecer los libros de texto. El libro (en papel, por supuesto) tiene, a mi modo de ver, una larga vida por delante.

El titular, sin embargo, tiene una imprecisión que debería aclararse. "Los libros de texto son muy caros", afirma. No "son" muy caros: los ponen a precios escandalosos las editoriales.

La solución más sencilla sería que los libros de texto los hiciese una editorial pública (semejante a la Editora Nacional que cerró el PSOE nada más llegar al poder). Podría venderlos a precio de coste y, naturalmente, el uso de esos textos sería obligatorio en todos los centros públicos. También podría entregarlos a colegios e institutos que los prestarían durante el curso a los alumnos.

Seguir leyendo »

A los círculos de Podemos

169 Comentarios

Se sabe que los programas políticos son, como decía Borges de la teología, una rama de la literatura fantástica. Aficionado al género, he leído el que han elaborado ustedes y llaman Documento final del programa colaborativo.

Está entre la carta a los Reyes Magos y el utopismo adolescente: prácticamente no hay cosa concebible que no se propongan ustedes garantizar, vivienda, trabajo, orgasmos simultáneos y carriles bici. Pura retórica, claro está. También nuestra Constitución garantiza el derecho al trabajo, si a eso vamos. Y más estrambótico todavía: el deber de trabajar.

¿Y cómo proponen conseguirlo? Pues así de sencillo: garantizándolo.

Seguir leyendo »

Al sepulturero de falsas promesas

59 Comentarios

Señor Pedro Sánchez, ¿usted es el secretario general del PSOE o, como dice Antonio Orejudo, el consejero delegado del PSOE? ¿Tanto le ha moldeado su experiencia en Bankia? Con Miguel Blesa y otros compañeros endosándole preferentes a incautos y dándole créditos desorbitados a Díaz Ferrán.

Mira este vídeo, Sánchez, y disculpa que te tutee, pero, pensándolo bien, tú nos has mentido a todos en público tuteándonos. En el telediario, donde dices alto y claro: “ Voy a hacer primarias abiertas, y las voy a proponer en el mes de noviembre de este año. No os quepa duda (…). No os quepa duda, yo soy coherente con mi trabajo (…). Dije que iba a hacer primarias abiertas y las vamos a hacer en noviembre”.

¿No se te cae la cara de vergüenza, Sánchez? No dudo que seas coherente, con tu trabajo: lo que no eres capaz de decir en voz alta es cuál es tu trabajo, ¿verdad?

Seguir leyendo »

Al secretario general del PCE

35 Comentarios

Mi tío Ramiro Reig (un privilegio de persona que me convierte en rico por mi familia) contó en una reunión de Izquierda Unida una anécdota de un piloto cuyo avión había caído en los Andes (o donde fuera) y que había resistido solo, sin alimentos, casi diez días. Le preguntaron qué le dio fuerza para aguantar tanto. “Es que había que seguir, porque pensaba que a lo mejor me estarían buscando”. Mi tío le dijo a los compañeros, más o menos, que él, viejo sindicalista, cura obrero, grandísimo escritor, seguía en el partido y en IU por eso mismo: porque creía que nos estaban buscando. Los parados, las mujeres, las víctimas de los bancos, los discapacitados, los inmigrantes nos están buscando. Eso dijo: están buscando a la izquierda, a los comunistas, a los que luchan por otra sociedad.

Señor Centella, supongo que, al aceptar la posibilidad de una unión de izquierdas, es consciente de su responsabilidad. Hay muchas personas que les estamos buscando (y  no les hemos encontrado por ninguna parte entre el hielo). No pueden tirar la toalla, ni renunciar por cualquier quítame allá esas pajas. Estamos en mitad de los Andes buscando a la izquierda, buscando la transformación social, buscando la sociedad sin clases.

Nos ha mandado un mensaje, una carta en la que ofrece participar en la posibilidad abierta por el Frente Cívico de Anguita. La hemos recibido. Pero sepa que ha contraído un compromiso, porque les estábamos esperando. Tiene una responsabilidad con los parados, las mujeres, las víctimas de los bancos, los discapacitados, los inmigrantes y con mucha más gente que cree en un mundo mejor y que no se ha rendido por si les estaban buscando. No se rinda usted tampoco.

Seguir leyendo »

Al ministro del Interior

36 Comentarios

Da la impresión de que a su Ministerio le sobra demasiado tiempo. Me sorprende, porque poner vallas con cuchillas, disparar y matar a personas que intentan saltarlas, apalear a los que trepan y el resto de sus dignas y meritísimas ocupaciones no es pan comido, ya me hago cargo. Ustedes, que son responsables de esos campos de concentración para inmigrantes, de la represión brutal en todas las manifestaciones, de la muerte en las fronteras en circunstancias que sólo por piedad llamamos “poco claras”, resulta que tienen tan poco que hacer que han dirigido su atención y su (infinita y benévola) sabiduría a orientar a las mujeres. ¡Dios las pille confesadas! Lejos de mí la funesta tentación del feminismo, pero ¿no le parece que las mujeres ya tienen bastantes problemas sin necesidad de que su Ministerio intimidatorio las haga culpables hasta de las violaciones que sufren?

Hoy eldiario.es tiene estos dos titulares uno al lado del otro:" Interior recomienda a las mujeres cerrar las cortinas de casa para evitar violaciones". Y este otro: " La Guardia Civil golpeó a un inmigrante colgado en la valla de Melilla hasta tirarlo".

A eso se le llama tener claras las prioridades: el peligro son los inmigrantes. Las violaciones se arreglarían si las mujeres pusieran un poco de cuidado. Buen trabajo, ministro: nos protege de los inmigrantes y las mujeres será que no han corrido las cortinas, ellas sabrán por qué.  Para mear y no echar gota.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -