eldiario.es

Suso de Toro

Suso de Toro Santos, licenciado en Geografía e Historia en la Universidad de Santiago de Compostela, es autor de Otra idea de España y Siete palabras, entre otras novelas. Su obra Trece campanadas ha sido llevada al cine. Ha obtenido el Premio Nacional de Narrativa en el año 2003.

Aquel 'El Dorado' político no se repite

Es difícil imaginar hoy, o incluso recordar, el atractivo que tuvo el PSOE en otro tiempo.

Cuando apareció tras la muerte de Franco, antes no se sabía de él, recogió la simpatía de unas generaciones que recordaban la República, antiguos militantes socialistas o de Izquierda Republicana, pero Suárez ocupaba el centro del poder. Curiosamente Suárez acabó no interesando a nadie y unos y otros acabaron comprometidos en una verdadera conspiración para destruir la UCD y, tras el 23-F, el PSOE ocupó el Gobierno. Y desde ese momento se transformó en un verdadero agujero que atraía y tragaba todo la energía y el poder que hubiese a su alrededor. En física el PSOE fue un "agujero negro" y en sociología realizó el concepto de "masa crítica".

Seguir leyendo »

Disputarse la izquierda

Pensaba escribir sobre otro asunto pero entiendo que debo opinar sobre el acuerdo de Podemos e IU. ¿Es tan importante? ¿Si es tan importante por qué no llegaron a acuerdo hace apenas tres meses? Es evidente que la política española está en evolución constante desde que estalló la crisis y lo que hace unos meses era de una manera ahora nos dirán que es de otra, estamos aprendiendo a golpes de realidad.

Ese pacto es la actualidad esta semana pero no podemos saber si es algo importante o no, aunque ahora haya quien tenga un comprensible entusiasmo eso lo sabremos en tres o cuatro meses. Una encuesta dentro de unos días dirá esto y otra la semana siguiente dirá aquello; es decir, ni siquiera sabemos si esa coalición superará en votos al PSOE.

Seguir leyendo »

Viejo periodismo contra nuevo periodismo

No hace mucho un periodista presentaba un libro con sus memorias y reflexiones, su relato era bastante explícito: el periodismo estaba muerto. Recordaba lo vivas que eran las redacciones en los años setenta, ochenta, noventa... Se discutía, se bebía, se fumaba... Aquello sí que era periodismo, ahora en cambio el periodismo está muerto. Más o menos era el discurso que ya oí o leí más veces. Sin duda aquel veterano periodista expresaba una realidad, pero era su realidad. La de alguien que trabajó y trabaja en una cabecera de prensa tradicional que fue perdiendo su valor, su sentido, su ética, su terreno...

Vemos cada día cómo esas cabeceras o emisoras esconden informaciones que la ciudadanía necesita conocer, cómo protegen los intereses económicos y políticos establecidos, pero el episodio de los 'papeles de Panamá' muestra cómo existen medios que quieren revelar lo que los demás ocultan. Esa es también una realidad, existe un 'nuevo' periodismo que pretende hacer lo que los demás dejaron de hacer o ya nunca hicieron.

Seguir leyendo »

Sabor amargo

Hablaba de literatura con una estudiosa italiana, le explicaba que el panorama de la literatura española que había sido creado entre los ochenta y los noventa estaba por los suelos, autores y obras literarias establecidas como referencia habían envejecido y se veían rancias. Como ese sistema literario se había instituido con un criterio lingüístico sectario que ocultaba las literaturas en otras lenguas que no fuesen el castellano. Como, por ejemplo, la literatura catalana era conocida en Europa y completamente desconocida en España. Como los puentes entre las lenguas y literaturas estaban volados, como conté aquí hace tres años.

Y eso me llevó a continuar que lo que ocurre en un campo tan simbólico como es la literatura refleja la situación de España como comunidad humana y política y como estado. Eso me llevó a continuar: ya no hay referencias nacional españolas, nadie tiene capacidad de imponer y prescribir, nadie confía ya en "su periódico"..., todo se ha venido abajo.

Seguir leyendo »

Sangre electoral en la escena

Si Shakespeare contase la actual lucha de facciones políticas le daría un cierto vuelo a la cosa, le dedicaría al personaje de Montoro una escena en la obra y comprenderíamos lo violento y significativo que es lo que acaba de hacerle a Aznar.

Se puede decir que el PP está haciendo limpieza de cara a esas elecciones que ya parecen inevitables, ahí entraría lo de Soria, alcaldes que dimiten…, pero lo de Aznar da la dimensión de la enorme crisis no solo del PP sino del sistema de poder político madrileño español. Porque la sanción y la humillación pública de Aznar es un sacrilegio y un parricidio, Rajoy ha matado al padre, Montoro clavo el puñal.

Seguir leyendo »

La desesperanza siempre precede y anuncia a la derecha

No sabemos si finalmente habrá un pacto para formar gobierno alternativo a uno del PP o habrá nuevas elecciones. Si hay pacto no será “a la valenciana” sino “a la catalana”, en el último minuto. Todo es posible cuando unos quieren pactar con desesperación un gobierno y otros no quieren pero pueden verse forzados.

La situación puede explicarse con la sicología o con la física, son leyes de la inercia en la imaginación de los dirigentes de los partidos. El PP estaba sicológicamente preparado para el resultado de las pasadas elecciones, ni le cogió de sorpresa el resultado ni ahora se ve obligado a una frenada ni a reorientar el rumbo. Todo anunciaba que habría un cambio político y eso pasaba por que perdiese el gobierno, pero finalmente la fuerza que desencadenó una parte de la sociedad para desplazarlo fue muy justa, no la necesaria. Y por eso el PP sigue en funciones, sigue en equilibrio. Solo puede hacer lo que hace, esperar.

Seguir leyendo »

Los señores envejecemos mal

Dos intelectuales, Mario Vargas Llosa y Félix de Azúa ocuparon un espacio destacado en lo que llamamos 'la actualidad'. Parece que todavía hay un espacio para intelectuales en la vida pública española o, al menos para algún tipo o grupo de intelectuales pues, siendo ambos muy distintos comparten algunos atributos y rasgos ideológicos. Uno, puede que el más determinante aunque no sea evidente, es el hecho de ser varones, somos frágiles, envejecemos mal y el patetismo es un rasgo de una íntima conciencia de fracaso. La ranciedad, ¡ay!, es casi inevitable, qué le vamos a hacer.

Lo que sí resalta es que ambos sean miembros de la RAE y plumas de El País y todos sabemos que esto último es determinante.  A pesar de su pérdida de crédito 'El País' conserva el respeto entre miembros de las generaciones mayores de sesenta años, 'quien tuvo, retuvo'. Y el ser ambos académicos no es coincidencia tampoco, afecta a su naturaleza ideológica. Pero lo interesante es ver como tanta gente acepta que ser miembro de una academia es un mérito científico, cultural o cívico, eso les da pie a reprobar la conducta de De Azúa.

Seguir leyendo »

¿Un Gobierno sin proyecto?

A lo mejor me equivoqué y no va a haber elecciones en junio, como creía desde la noche electoral. Quién sabe, en ese proceso no hay novedad que dure tres días, pero nos vemos obligados a rastras a comentarla.

Teniendo en cuenta la soledad de un PP que mereció el lugar de un apestado y comprobando que Pedro Sánchez tiene cocodrilos debajo y que solo formar un gobierno evitará que lo devoren, solo puede haber un gobierno alrededor de Sánchez. Podría ser PSOE/Ciudadanos/Podemos pero la alianza con Podemos es complicada. Tiene oposición en su partido y realmente sería una alianza muy inestable porque compiten por el mismo espacio. Por otro lado, Podemos tiene ante si dos escenarios preferibles a entrar en ese gobierno 'transversal': el primero  sería no obstaculizar su formación, para no retratarse ante el electorado como aguafiestas y obstrucionistas que obligan a repetir las elecciones. Eso les permitiría también permanecer como una oposición de izquierdas impoluta y con perfil propio. El otro escenario, que se repitan las elecciones.

Seguir leyendo »

Europa paga sus platos rotos y los de otros también

Lo que llamamos “globalización” consiste en la concentración de poder financiero y político en pocos focos, o sea que nos quitan poder. La novedad es la velocidad que ha tomado ese proceso y que hace que nuestras ideas no consigan ir al paso de los acontecimientos. Ya no hablo de ideologías alternativas a esa fiera desbocada que es Wall Street y su argumento, el neoliberalismo.

Wall Street luchó un principio con el proyecto de unidad que se concretó en la Unión Europea y, de una forma peligrosa para el dólar, en el euro. El euro nació sin los instrumentos necesarios para ser una moneda verdaderamente de todos los europeos, y no manipulada por el capital alemán, pero fue una novedad que le daba a Europa una consistencia financiera que se correspondía con el tamaño de su economía, la primera del mundo.

Seguir leyendo »

¿Podemos ya hablar de Podemos?

Desde que se presentó esa opción recibió ataques descalificadores de un modo absoluto de parte de los intereses políticos a los que afectaba. En realidad, a la derecha le interesó e interesa agitarla como un espantajo para manejar los miedos de sus bases. Era lógico que los partidos de izquierda ya existentes temiesen a la competencia que llegaba y lógico que los mismos medios e intelectuales a su servicio que ya habían atacado ideológicamente las reformas de Zapatero, cuando abrió un debate sobre el pasado y la llamada Memoria Histórica y cuando reconoció la diversidad y el reconocimiento nacional a Catalunya, desconfiasen absolutamente de un partido que criticaba de forma global a la Transición y su secuela democrática.

Pero también es cierto que Podemos desde el primer momento dio buenas razones para criticar su falta de respeto a las opiniones ajenas y sus comportamientos sectarios. Cualquier opinión que le fuese adversa debía ser no contestada sino destruida, descalificando al oponente. Unas buenas escuadrillas de valerosos trolls anónimos se encargaron y encargan del trabajo que le hacían a Savonarola su Guardia Blanca.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias