eldiario.es

Suso de Toro

Suso de Toro Santos, licenciado en Geografía e Historia en la Universidad de Santiago de Compostela, es autor de Otra idea de España y Siete palabras, entre otras novelas. Su obra Trece campanadas ha sido llevada al cine. Ha obtenido el Premio Nacional de Narrativa en el año 2003.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5623

¡Es Cataluña, estúpidos!

Antes de nada, discúlpenme que titulase con la grosera advertencia de un asesor de Clinton, (“¡Es la economía, estúpidos!”) pero este es un momento bastante grosero y brutal.

El nombramiento de Albiol, un candidato que une la ideología de Le Pen con el franquismo ideológico, es significativo de la desenvoltura del PP en este momento: quiere decir que la batalla política que se va a desenvolver desde aquí a Noviembre está planteada como le conviene, se trata de una batalla nacionalista.

Seguir leyendo »

Metan presa a esa gente catalana y acaben de una vez

El dial de la radio es agotador, emisora tras emisora, lo mismo: cada día la ración de yogur griego sin azúcar, una lección del desastre a que conduce el pretender tener dignidad, y a continuación sacan el cañón de los denuestos y, ya directamente, los insultos contra catalanes.

La secuencia de canales de televisión es similar, supuestas informaciones con imágenes de políticos catalanes o, ya directamente, ciudadanos y ciudadanas de ese país y sobre ellas las voces de los redactores opinando. También ofrecen un espectáculo verdaderamente asombroso, tertulias de varios opinadores donde no hay una sola persona catalana o, caso de haberla, contraria al asunto del que se está hablando, el proceso soberanista catalán. Lo más ecuánime y considerado que llevo oído estas semanas es una tertulia radiofónica en la que discutían sus opiniones cinco políticos, cuatro en contra, PP, PSOE, Podemos e IU, y uno a favor, Convergència. ¿A que no saben quién ganó?

Seguir leyendo »

"Ya no quiero ser europeo"

"Ya no quiero ser europeo. Ya no quiere ser europeo…". No quiero volver a oírtelo porque atrapas, me tienes harta. ¿No querías ser europeo? Pues te jodes, porque ahora eres europeo.

Mira que no te llevo yo a ti aguantado brasa: "Tenemos que ser europeos, tenemos que ser europeos". Y total, que te mueres por la películas del Woody Allen y la música del Bob Dylan de los cojones, que ya me tiene aburrida con tanto quejido. Otro como tú. Y no le das al hip hop porque ya eres carroza, que si no. Bueno y porque esos negros son unos horteras con sus cadenas de oro y tú eres un exquisito y te encantan las camisas de lino, color crudo. Pero si te mueres por Manhattan, mucho cuento pero cuando fuimos allí bien que te comiste una hamburguesa del McDonald's y todo. Y aún decías, "hum, ésta sí que está buena. Las de allí no saben así”. Serás tonto. Pijo, que eres un pijo de mierda, coño.

Seguir leyendo »

¿Quién hizo más daño, Aznar o Rajoy?

Ahí está Aznar, ceñudo abre la boca de rictus amargo y dice alguna cosa tremenda con naturalidad o una chorrada con voz amenazadora, tanto da, e inmediatamente pensamos, “¡menudo franquista!”, “¡con qué cara de malo lo dice!”, “¡cuánto rencor en la voz!”.

No le quito mérito a Aznar porque lo tiene, pero compone un evidente personaje guiñolesco y nuestro susto al verlo y oírlo también es infantil. No es que aquel José María Aznar presidente del PP no hubiese sometido y armado a toda la derecha española con una ideología muy radical, no es que aquel Aznar presidente del Gobierno no sea responsable de cosas bien serias y espectaculares, como meternos en una guerra. Recuerdo bien la faena del “Prestige”. Aznar tiene sus buenos méritos.

Seguir leyendo »

Grecia ahora como España hace cinco años

Los ex Presidentes tienen algo de almas en pena inevitablemente, ya no están pero no acaban de irse y creen tener cosas que decirle a los mortales que los sobreviven.  Las almas en pena no cambian de personalidad y son muy parecidas a cuando estaban vivas.

Por ahí anda Felipe González entre negocios y campañas contra el gobierno venezolano, José María Aznar desde su FAES hostigando a Rajoy en la Moncloa y José Luís Rodríguez Zapatero acompañando a Sánchez y a los nuevos cargos socialistas.

Seguir leyendo »

Paco y Pedro, un papa moderno y un opositor antiguo

Hay ancianos que conservan la curiosidad y la permeabilidad y hay jóvenes que son impermeables al espíritu de su tiempo, pero quien no es capaz de actualizarse con su época perece.

No es el caso de la Iglesia Católica, un ser con gran capacidad de supervivencia. Probablemente permanezca el Vaticano cuando la humanidad se extinga. Cada ser tiene sus estrategias para sobrevivir, el Vaticano necesita hacer política para tener poder y existir.

Seguir leyendo »

Los nuevos puritanos

Fue una crisis económica, claro, pero acabó desencadenando una crisis moral y de ahí viene la crisis política que es lo que se nos aparece delante. La llegada de esas candidaturas a algunas ciudades evidencia que una parte de la sociedad quiere hacer una purga moral.

Muchas personas no comprenden que medidas drásticas como la de la nueva alcaldesa de Barcelona de bajarse el sueldo al nivel de un funcionario jubilado sean razonables, pues ven que una ciudad con tal población, intereses e importancia pide una dedicación exhaustiva y unos gastos de desplazamiento y de todo tipo que prácticamente se tragarían el salario. Habría que discutir que cosa es “lo razonable”, pero probablemente acierten en que no es eficaz ni práctico ni practicable, ya se verá, y desde luego ese carácter ejemplarizante va a atraer las miradas de sus enemigos, que no le perdonarán el mínimo desvío de esa vía del voto de pobreza. Buena es la derecha española para el perdón y la aniquilación. Pero lo que caracteriza a la figura de Ada Colau es una autoridad moral que viene de los que padecen la desposesión, los oprimidos, los apartados.

Seguir leyendo »

Lo nuevo, que está naciendo, y lo que no lo es, pero también existe

Es evidente que las pasadas elecciones se ventilaba una lucha genérica entre "lo viejo" y "lo nuevo", y aunque es discutible quien ganó sin duda entró "lo nuevo": Podemos, Ciudadanos, candidaturas locales abiertas... Candidaturas que le disputaron el espacio al PP y al PSOE y se llevaron su cacho. Y que hicieron estallar las contradicciones internas primero y prácticamente se tragaron a UPyD y a IU despues. Naturalmente, como esas candidaturas no nacen de la nada también traen elementos de la cultura social y política tradicional pero sin duda trajeron cosas nuevas que eran muy necesarias.

Cuando todo y todos van con prisa, no sé si tiene sentido recordar y poner en valor cosas que están cuestionadas y que parecen condenadas a ser olvidadas. Pienso en la izquierda histórica en general, de un modo particular en IU, que está pagando su edad, sus errores y la progresiva distancia con la sociedad. Los partidos históricos si viven su crisis es porque era necesaria, puede que a alguno lo regenere y que a otros los liquide, pero tienen también una experiencia política que no se puede perder y que debe transmitirse a las nuevas generaciones. Porque de eso se trata, de la llegada de una nueva generación política y biológica, pero que no puede empezar de cero y necesita experiencia y memoria.

Seguir leyendo »

El pito y el sereno

Van unos catalanes y unos vascos a ver un partido de fútbol presidido por el rey y cuando suena la Marcha Real, el himno nacional español, se ponen a pitar. Entonces, va el Gobierno y decide llamar a los guardias. En fin, parece un chiste. Y realmente lo es pero el Gobierno aprovechó para ponerse grave, solemne y amenazador. Les encanta.

Este Gobierno cuando las cosas no le van bien suele acordarse de que hay monos, piratas e ingleses en Gibraltar o de que tiene vascos y catalanes al norte. O, como hizo el ministro del Interior cuando les imputaron a otros cuantos de los suyos en vísperas de las elecciones, recuerda que aún queda en Francia algún zulo de ETA. Cortinas de humo.

Seguir leyendo »

No fueron elecciones municipales, fue un referéndum. Y lo perdió

Seguramente hubo algunas personas que acudieron a votar creyendo que únicamente elegían concejales y diputados provinciales pero la mayoría sabía perfectamente que se trataba de un referéndum. Porque Rajoy, aunque no le gustan, acabó teniendo su referéndum. El referéndum al que fue sometido Rajoy por la ciudadanía fue muy completo tenía cuatro preguntas y Rajoy perdió las cuatro.

La primera pregunta era si al electorado le había gustado como habían gobernado y la respuesta mayoritaria fue un "no" rotundo y redondo. La segunda pedía elegir entre izquierda y derecha y el electorado eligió izquierda. La tercera era si quería mayorías absolutas o "el caos" y el electorado, juiciosamente, eligió la locura y el caos. Y la cuarta era decidir si era legal y había derecho a la existencia de partidos nuevos o si los existentes eran únicos y eternos para que no se cayese el techo, y el electorado prefirió que hubiese variedad y novedad y que una nueva generación política se sentase también a la mesa.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -