eldiario.es

Suso de Toro

Suso de Toro Santos, licenciado en Geografía e Historia en la Universidad de Santiago de Compostela, es autor de Otra idea de España y Siete palabras, entre otras novelas. Su obra Trece campanadas ha sido llevada al cine. Ha obtenido el Premio Nacional de Narrativa en el año 2003.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4499

Su Estado es policial

Con la aprobación de la  "ley mordaza" el Gobierno de Rajoy y el PP han traspasado la línea que separa y enfrenta a demócratas con antidemócratas. Supimos hace unos días que el ministro Fernández Díaz tiene una unidad de policía política secreta dedicada a  espiar a políticos y personalidades catalanas, pero ahora con esa nueva ley transforma a la policía española en una policía política y al estado en un estado policial.

¿Estoy  exagerando? ¿Estoy paranoide? Entonces lo está la mayor parte de la sociedad, según las encuestas, y todos los demás partidos, según manifestaron en el Parlamento.

Seguir leyendo »

La corona retratada

Es de lo más razonable el ser republicano y no monárquico, pero no debemos olvidar que la vida no es razonable y por eso hay personas que creen que una monarquía es lo ideal. ¿Y si tuviesen razón? Hay que respetar ese punto de vista.

Muchos pensamos que vivir en un régimen republicano permite una vida digna y que una monarquía convierte a las personas en súbditos, pero hoy que las monarquías no tienen la fuerza ejecutiva para someter a la gente, ¿por qué hay personas monárquicas en sociedades democráticas, como Dinamarca, Holanda o Noruega? Y son personas informadas e inteligentes. La explicación es que no están sometidos al poder de un rey sino que son voluntariamente devotos de la monarquía y lo hacen porque creen que es lo más conveniente para su país, es decir para ellos mismos. Y, en la medida en que lo creen, funciona y la vida del país se desenvuelve más o menos ordenadamente presidida por un monarca.

Seguir leyendo »

La Brunete mediática en acción

Que si la política española es una picadora de carne... Basta ver el banquete caníbal que se dieron hace unos días con las propuestas económicas que presentaron los de Podemos.

Es un deber de la prensa informar críticamente, pero la fruición con que mordían el cuello a las propuestas económicas de ese recién nacido daba miedo. Las empresas de comunicación fueron unánimes, no se trataba de un examen sino de una ejecución sumaria. Todo se resumió al final en que "si gobernasen estos acabarían con todo y nos moriríamos entre horribles sufrimientos".

Seguir leyendo »

La picadora de carne

Por listos que seamos no conseguimos engañar a la Naturaleza ni escapamos a las leyes de la Física: estamos en un tiempo de destrucción y todos los procesos van entrelazados en su crisis. La picadora de carne está funcionando.

Destrucción que es una purga también. Tiene algo de purga moral el espectáculo de la entrada en la cárcel de tonadilleras castizas, políticos y, fugazmente, algún banquero. Viéndolos entrar aplaudimos delante del televisor, su caída alivia un poco la presión de nuestro enfado. Y purga de la política podría ser el castigo, por ahora puramente virtual, que adelantan las encuestas a los partidos existentes.

Seguir leyendo »

Tras aquel intento de Zapatero, una nueva transición

La presidencia de Zapatero, sin él saberlo entonces, fue un último intento de mantener vivo el sistema político y la constitución vigente y, quizá, la última oportunidad de que España fuese un proyecto aceptado y compartido, una casa en la que vivir. 

Lo que afrontamos ahora, la presidencia de Rajoy y sus consecuencias, es lo que vino tras aquel fracaso. La traca final de Rajoy es la explosión de su política con Catalunya, una explosión que se cargó las últimas estructuras de la Justicia, tras apoderarse del Constitucional acaba ahora con la Fiscalía. No hay palabras para describir este final de época.

Seguir leyendo »

Esa ideología subida a los tanques

El mismo día en que esos dos millones trescientos mil ciudadanos catalanes cometían un delito, la desobediencia civil a un Gobierno que ya no consideran legítimo, otras personas en distintas ciudades españolas recitaban en público la Constitución para "leerles la cartilla". Una organización nacida para esta ocasión llamada "Libres e Iguales" organizó esa demostración.

En Galicia, la prensa coruñesa destacó la participación de Francisco Vázquez. Vázquez es todo un personaje, guerrista convencido, fiel al Opus Dei, implicado en irregularidades inmobiliarias y de un españolismo que para sí quisieran los falangistas mantuvo una entente, muy provechosa para sus intereses, con Fraga durante años. Que fuese alcalde de A Coruña por el PSOE y secretario de los socialistas gallegos ayuda a comprender algo de por qué Galicia está como está y en que manos. Vázquez es querido por los medios, especialmente de la derecha más extrema, y no los defrauda: pidió que sacasen los tanques contra esos dos millones y pico de catalanes sediciosos. Nada que comentar.

Seguir leyendo »

Fuera de la legalidad pero dentro de la realidad

Lo que ocurrió el domingo, día 9 de noviembre de 2014, es la cristalización de Catalunya como una nación. Sin estado aún, pero la nación que la mayoría creía ser acaban de levantarla voluntario a voluntaria y ciudadano a ciudadana. A través de los medios de comunicación que nos lo han permitido pudimos comprobar que son capaces de actuar como un estado independiente, un estado al margen del estado español y además, por cierto, desafiándolo.

Lo que queda por delante es una nueva situación, ya no se trata de negociar un estatuto que les reconozca carácter nacional e instrumentos para progresar, eso era antes y ya queda muy atrás, sino de una negociación de tú a tú entre un estado y algo muy parecido a un estado. De un lado el estado español con todos sus poderes e instrumentos y del otro una ciudadanía muy organizada y militante que prácticamente arrastra o lleva en el aire a sus gobernantes.

Seguir leyendo »

España contra Catalunya y contra los españoles

Hace unos años aventurábamos el fin de este régimen político pero esta semana ha reventado.  Están ocurriendo dos cosas, el enfrentamiento total y frontal del estado con las instituciones catalanas, Parlament y Generalitat, por un lado, y los resultados de la encuesta del CIS, por el otro.

La encuesta del CIS ronda desde hace días pero tarda en hacerse pública, parece ser una amenaza en el aire para algunos. No extraña que el Gobierno del PP haya compartido la información de sus resultados con el PSOE pues, por lo oído, parece reflejar la debilidad de los dos partidos estatales que, cual columnas, vinieron sosteniendo la Constitución del Reino de España. La intención de voto expresada en la encuesta para algunos es como la invocación de un advenimiento, la llegada de un corrector severo de los desmanes de los poderosos, pero para otros es una apuesta decidida por que gobierne. Ese deseo ferviente demuestra la falta de legitimidad tanto del Gobierno como de su oposición formal.

Seguir leyendo »

Quiebra moral, putrefacción y desesperación

Si el Reino de España se considerase una empresa y fuese auditada de modo profesional en estos momentos sería declarado en quiebra. Dejo de lado aquí si una sociedad a la que se está retirando la protección social del Estado, pagando el precio los más débiles, no es una sociedad ya arruinada, me refiero aquí a la evidente quiebra política y moral.

España está en quiebra moral. Los poderes establecidos invocan la "razón de Estado" para garantizar la estabilidad, es decir la continuidad. En nombre de la responsabilidad se quiere obviar la evidencia de que estamos gobernados por personas que sabemos que cobraron durante años sobres con dinero negro, del que ignoramos su procedencia. Que el partido que gobierna es, de arriba abajo, una máquina de fabricar corrupción y no sabemos si también extorsión, de la que se alimentan sus dirigentes y su estructura misma. Un partido con la estructura económica de una organización delictiva, con caja A, caja B y ahora sabemos de la caja C. En nombre de la responsabilidad se da por hecho que es normal que estén en el Gobierno y debemos aceptarlo para no ser llamados irresponsables.

Seguir leyendo »

Los perroflautas y el poder

Lo mejor es querer a las personas pero querer a un perro es señal de que, como mínimo, se conserva una llamita de empatía y humanidad. En el Ministerio de Ana Mato no hay de eso y además de crucificar a Teresa Romero y a su familia le mataron a Excálibur sin perder mucho el tiempo en tonterías.

Y es que Teresa no es más que una trabajadora, una auxiliar de enfermería, para ellos poco más que una "perroflauta". Esa palabra odiosa que sirve para llamar a una categoría de mendigos con perro o a esas personas que andan por libre, fuera del juego de partidos pero protestando. Si trataron así a esa mujer, como basura, es porque en el pantano de mierda al que pertenece esa gente que gobierna Madrid y tantos sitios reina un enorme clasismo. Es clasismo, si Teresa hubiese sido un miembro de la nomenklatura de la derecha o, simplemente, una catedrática de medicina o monja de una orden religiosa de la más profunda derecha no la habrían tratado así. Pocos imaginan el nivel de desprecio de esos gánsteres vestidos de pijos hacia la gente común.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -