eldiario.es

Focos

Suso de Toro

Suso de Toro Santos, licenciado en Geografía e Historia en la Universidad de Santiago de Compostela, es autor de Otra idea de España y Siete palabras, entre otras novelas. Su obra Trece campanadas ha sido llevada al cine. Ha obtenido el Premio Nacional de Narrativa en el año 2003.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 9377

Las novelas y el poder

La literatura de autor expresa el teatro íntimo de la imaginación de quien escribe. La literatura de autor, cuando lo es, siempre es verdad y sincera. No tiene sentido discutirle al autor su ficción, pues es su verdad particular e indiscutible.

Los relatos de ficción pueden representar cifras abstractas de la realidad pero la novela es por su naturaleza sociológica e histórica. Un novelista no puede ignorar que sus ficciones encajan, matizan o chocan con la ficción establecida, creada por los poderes dominantes.

Seguir leyendo »

Democracia en España: referéndum catalán

Lo que haga un Estado es principalmente responsabilidad de los gobernantes elegidos democráticamente pero una parte recae en cada uno de los ciudadanos y ciudadanas. Y creo que recae ahora en nosotros la responsabilidad de defender la vida democrática; es necesaria una movilización democrática dentro de un sistema político degradado y que se cae a pedazos, como es el vigente en el Reino de España.

El sistema político nacido de la Transición se agotó hace tiempo, ahora son unas ruinas administradas perversamente por enemigos de la democracia de siempre. Esta democracia está seriamente dañada o vaciada, el Partido Popular se ha apoderado completamente del Estado y usa de manera partidista las instituciones identificándose con el Estado mismo. Su política ha conducido finalmente a un verdadero dilema: aceptar y asumir la inevitabilidad de sus políticas o rebelarse contra el Estado.

Seguir leyendo »

No veo líderes

Es difícil decir si al final habrá sido más peligroso socialmente Aznar o Rajoy, pero siendo del mismo partido y defendiendo los mismos intereses son políticos distintos. Guste o no, Aznar fue un líder y Rajoy es otra cosa. Aznar reorganizó la derecha posfranquista española, no hay otra, y la dirigió a un objetivo, hacerse hegemónica, que su ideología sea la que el conjunto de la sociedad española acepta como suya, como la ideología nacional, y apoderarse completamente del Estado. Rajoy, en cambio, es un político que no sabe conquistar poder, pero sabe gestionarlo y retenerlo. Lo de gobernar le aburre.

Pero, qué más da, la derecha española no necesita líderes. Hemos comprobado que, gracias al legado político del franquismo y que redefinió Aznar, hay un electorado que vota siempre a cualquier candidato que le presente el PP. Aunque le pongan delante a un pederasta enloquecido, un asesino en serie o un condenado por corrupción, lo votan igualmente. Quienes crean la política de la derecha son personas inteligentes pero no son visionarias, simplemente dictan normas para proteger sus privilegios y favorecer sus intereses.

Seguir leyendo »

La España excluyente. El Premio Cervantes, por ejemplo

Los escritores cargan con las responsabilidades derivadas de sus obras, que pueden ser una carga tan pesada como su arrogancia; sin embargo, en la medida en que aceptamos los premios, también aceptamos su argumento, su carga ideológica. La institución otorga un reconocimiento a la figura premiada y, a su vez, la figura premiada reconoce y otorga credibilidad a la institución. Es por ello que hay quienes rechazan un premio u otro por venir de un Estado o una institución que repudian o no reconocen. Es parte de las muchas relaciones entre literatura y poder y entre escritores y política y, aunque queramos, no podemos escapar completamente a asumirlas.

Pero, como toda institución política, un premio que otorga un Estado también puede ser cuestionado por cualquier ciudadano de ese Estado aunque no opte a él, permitan que diga que el Premio Cervantes expresa perfectamente a un Estado con una cultura nacional excluyente, el Estado español. El "Cervantes", el Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes, claramente el premio de mayor rango institucional que otorga el Reino de España desde 1976, responde a una política de la lengua y de Estado que tiene lógica, pretende rentabilizar simbólicamente el dominio de España sobre la lengua "castellana" o "española" que es también la de otros Estados americanos.

Seguir leyendo »

Algo tiene Cuba

En una ocasión le oí a Mario Onaindía un comentario sobre un país americano en guerra civil, "Ahí no hay solución, porque están los jesuitas". Aunque Mario sabía más de eso que los que no estudiamos en colegios de la Compañía, ni coincidí ni coincido completamente con ese punto de vista pero comprendo a lo que se refiere. De hecho, creo que no se entiende la figura de Fidel Castro si no se piensa en la orden de Ignacio de Loyola.

Tanto la educación de la voluntad como la capacidad de análisis y de focalizar objetivos a conseguir fueron recursos que les dieron los jesuitas a aquel adolescente listo, bravucón y brillante. Podría decirse que lo que acabó resultando la revolución cubana fue la realización de una utopía jesuita realizada por un comunista de un país católico. Y desde el punto de vista histórico la revolución cubana fue una venganza de la España expulsada de Cuba por los yankis y Fidel Castro un vengador del ejército español derrotado. Tan es así que eso está en la misma biografía de Fidel y Raúl, su padre, el gallego de Lugo, había pertenecido a esas tropas que habían regresado vencidas a la Península. Luego volvió para ganarse una vida y si pretendía vengarse lo hizo muy bien a través de sus dos hijos, de hecho hay anécdotas que muestran su hostilidad hacia los nuevos amos norteamericanos del país. Podríamos decir que el padre perdió aquella guerra pero los hijos la ganaron. La historia se refleja en las vidas de las personas, y viceversa.

Seguir leyendo »

A propósito de Suárez

Adolfo Suárez fue probablemente el político más osado y valiente desde Azaña y por ello fue duramente castigado. El limbo en donde acabó sus últimos años fue el lugar del destierro luego de ser maltratado.

En el fondo, el destino de Suárez estaba sellado desde y por su origen: no pertenecía realmente a los vencedores de la guerra, a los propietarios de la victoria y del Estado. En cierto modo su historia fue un disparate: hijo de un perdedor de la guerra, acabó ocupando la secretaría del partido político de los vencedores. Esa peripecia alocada la resumió él en uno de sus desahogos sinceros, "lo que me duele es que mi padre se murió creyendo que su hijo era un facha". Y siendo de origen más humilde que soberbio y de un pueblo que no ocupaba espacio en los mapas, acabó siendo el presidente de Gobierno con mayor capacidad de decisión y dirigiendo la operación política más audaz desde la conspiración contra la República hasta la actualidad.

Seguir leyendo »

PSOE: la vergüenza, la culpa y el perdón

Los problemas que tenga España, aunque sean de carácter económico y social, son políticos. Pero el origen de esos problemas es moral, no es que moral y política sean espacios autónomos es que la política española es inmoral. Y la fuente de esa inmoralidad es el pecado original de lo que llamamos "la democracia española", la continuidad legal y orgánica del estado franquista a través de una reforma, la restauración de la monarquía borbónica. Todo viene de ahí, no hubo una ruptura y sí una continuidad, que finalmente gobiernen los franquistas es lo coherente.

La democracia española no es la húngara, a diferencia de los países europeos que estuvieron tutelados por la Unión Soviética y han evolucionado, desde unos orígenes contradictorios y confusos ha ido degenerando hasta dar este país socialmente injusto, con cultura nacionalista de estado y con las libertades personales que había reconocido en principio enormemente restringidas.

Seguir leyendo »

Ya nadie se cree nada

Hace años también escribí sobre Obama y me equivoqué ni mucho ni poco, lo normal. Según recuerdo, calculaba que era importante para la sociedad norteamericana tener un presidente negro, que probablemente haría alguna política interna de carácter más social pero que no supondría un cambio esencial para el resto del mundo, pues los intereses estratégicos de EE.UU son los de una potencia imperial donde economía y Ejército se funden en un mismo todo. Y fue un presidente suyo, Eisenhower, quien lo contó al mundo.

Obama se va yendo y alguien hará un balance completo que incluya sus esfuerzos por extender la sanidad pública y otros derechos, pero de entrada recuerdo la destrucción de Siria, esos miles de muertos y de refugiados no son culpa particularmente de Europa sino de EE.UU y sus aliados en el Oriente próximo, lo que el lenguaje colonial llama "Oriente medio". Recuerdo la completa destrucción de Libia, con sus muertos y miles de refugiados también en el Mediterráneo. Recuerdo el golpe de estado en Egipto, el golpe de estado en Ucrania, el asentimiento a la destrucción de Yemen a cargo de Arabia, la instalación de misiles en países fronterizos y el acoso marítimo en el Mar del Norte, lo mismo a China en su área marítima estratégica, la completa inacción voluntaria o por incapacidad respecto de la población palestina…No sé lo que dará de sí Trump aunque todo puede empeorar porque Afganistán, Irak y el mundo ya padeció antes a George Bush y sus aliados.

Seguir leyendo »

Las "provincias traidoras" y las leales (¿a qué?)

Este año varios municipios catalanes boicotearon la "fiesta nacional" (me refiero al día festivo, no a las corridas de toros, que son "patrimonio nacional" y, según acaba de dictaminar el Tribunal Constitucional, obligatorias también en Catalunya).

El motivo argüido, en principio, es no estar de acuerdo en celebrar la conquista, el expolio y el genocidio de los nativos americanos. Cualquier mentalidad democrática tiene que estar de acuerdo con ese argumento y parece evidente que un país democrático debiera celebrar su fiesta cívica con otro motivo.

Seguir leyendo »

Lo que ha ocurrido en el PSOE y lo que ocurrió con el PSOE

Lo ocurrido en el PSOE ya ha sido visto y analizado desde casi todos los ángulos. Una crisis en la que participó la vieja guardia, aparentemente Felipe González fue el demiurgo que desencadenó el asalto a la dirección desde el sur, pero ese enfrentamiento se habría dado igual y de modo muy parecido sin la consigna de González porque los protagonistas en ese partido son hoy de otra generación. Una generación de políticos profesionales.

Su perfil es el de personas que nunca han trabajado en otra cosa, desconocen el trabajo realmente, no tienen profesión cualificada y juegan su vida a la carrera política, no tienen retirada posible. Es el perfil de la mayoría de los nuevos cuadros políticos en todos los partidos, la política es hoy una profesión absoluta y eso está teniendo consecuencias en el modo en que se resuelven los problemas en los partidos. Pero en el caso de partidos que se quieren de izquierda, en los que el carisma, el respeto moral, la credibilidad son importantes, esos profesionales generan más distanciamiento que reconocimiento. ¿Alguien cree realmente las cosas que dicen esos dirigentes cuando invocan los sufrimientos de la gente? ¿Por qué los tenemos que creer si sabemos que son profesionales que viven de eso?

Seguir leyendo »