eldiario.es

Suso de Toro

Suso de Toro Santos, licenciado en Geografía e Historia en la Universidad de Santiago de Compostela, es autor de Otra idea de España y Siete palabras, entre otras novelas. Su obra Trece campanadas ha sido llevada al cine. Ha obtenido el Premio Nacional de Narrativa en el año 2003.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 4924

No había oráculo en Andalucía

El resultado de las elecciones andaluzas es bueno para unos y malo para otro y, como la política es lucha, hay vencidos e incluso liquidados.

UPyD estaba sentenciado por quienes lo habían creado, que ya le habían retirado todas las apuestas y las habían colocado en Ciudadanos/Ciutadans. Si alguien algún día contase las peripecias de ese personaje llamado Rosa Díez nos daría un reportaje curioso, pero el mismo partido merece su pequeña crónica. El terrorismo vasco no solo fue una tragedia ciega, como toda tragedia, que desgració a la sociedad vasca, también fue una desgracia española, además de las víctimas de atentados hubo un envenenamiento de la vida pública. De ese episodio nace Basta Ya, que no en vano recibió dinero negro del PP, y luego UPyD.

Seguir leyendo »

Madrid como espectáculo, Madrid como problema

Desde hace tiempo una buena parte de las noticias que nos sirven los medios de comunicación tienen que ver específicamente con la política madrileña, Madrid no solo es la sede y el escenario de la política estatal sino que los eventos de la política local son noticia estatal. Quienes seguimos las noticias en cualquier lugar de España ya tenemos opinión sobre éste o aquel candidato madrileño, a quien defenestraron, condenaron, denostaron, eligieron, quien está implicado, quien es hermano de quien, etc. Y todo ello es un espectáculo tan frenético como abracadabrante que sume en vergüenza ajena tanto a madrileños como a súbditos de este reino en general. ¿Qué está pasando en Madrid?

Manuel Azaña fue, sin duda el mejor estadista español del siglo XX, comprendió que a un estado moderno le sobraba una corte y necesitaba una capital. Paradójica y tristemente fue a partir del desarrollismo del final de los años cincuenta y bajo el franquismo, con su impronta, cuando Madrid gana demografía, con el vaciamiento de la Meseta y buena parte de Andalucía, al mismo tiempo se localizan allí las sedes de las empresas del estado y el "efecto capital" atrae las sedes de las empresas extranjeras. El nuevo estado centralizado irradia desde Madrid las emisiones de televisión y el "parte" informativo de la Radio Nacional, el Santiago Bernabéu se transforma en el templo del Régimen. Ese proceso de concentración continuó en la democracia, la red radial del AVE centralizado en Madrid simboliza perfectamente lo acontecido con el traslado allí de la práctica totalidad de las empresas financieras. Para comprender lo que es el Estado Español actual hay que historiar la evolución de esa ciudad y su transformación de ser "la villa y corte" a ser un centro que irradia ondas centrípetas que se tragan la realidad española.

Seguir leyendo »

El franquismo es estructural, somos nosotros

De cuando en cuando aparece en las noticias algún apellido que me sobresalta y me lleva momentáneamente a un pasado tétrico. De repente oigo el apellido del coronel que, al mando de la guarnición de artillería, ocupó mi ciudad el 20 de Julio de 1936 o el de quien había sido alcalde por la CEDA, luego conspirador golpista, luego nuevamente alcalde, luego juez del Tribunal Supremo…Y es que, literalmente, nos gobiernan  la mismas estirpes. (“Estirpe” esa palabra tan querida por nuestros gobernantes) No se trata de la estirpe genética pero sí familiar e ideológica, se transmitieron los frutos de la victoria.

Es natural, hubo familias desaparecidas por asesinato o por el exilio pero las personas de aquellos apellidos ni murieron ni se exiliaron, por el contrario reinaron. En aquel momento efectivamente hubo dos Españas, una en hueco, la de aquellas personas que desaparecieron de un modo o de otro de la faz de esta tierra, esos fueron los apellidos que desaparecieron y que no aparecen en las noticias. Muchos de esos apellidos siguen enterrados en cunetas. Y  hubo otra España en relieve, la de los golpistas, los asesinos y, también, los supervivientes bajo su mando, quienes se esforzaron en sobrevivir. ¿Además de sobrevivir se podía conservar la dignidad? Depende, a veces.

Seguir leyendo »

Y si Grecia tiene razón, ¿qué hay que hacer?

Es evidente que el nuevo gobierno griego no consiguió lo que pretendía, pero también es evidente que ha conseguido mejores condiciones para poder hacer una política siquiera menos injusta. Eso le puede parecer una tontería insignificante a nuestros insaciables amos y a sus políticos pero significa comida, vivienda, cobertura sanitaria y enseñanza para muchas personas.  Así de simple.

¿Por qué no siguen ese camino los gobiernos portugués y español a pesar de los padecimientos de buena parte de sus gobernados y, por el contrario, torpedean la negociación a los griegos? Creo que por varias razones, la primera más simple y real es que esos gobernantes son los representantes directos en sus respectivos estados de la troika y los intereses especulativos. Es decir, fueron elegidos por sus connacionales pero trabajan para sus enemigos. Son exactamente lo contrario de buenos ciudadanos o, si lo prefieren, son traidores.

Seguir leyendo »

La sectarización de la opinión

Gasto correo electrónico desde hace décadas y abrí una primera página web hace diecisiete años, aun así sé perfectamente que soy un intruso analógico en este plano digital. Por ello no dejo de ver desde fuera el modo en que la Red nos cambia las vidas y nos cambia.

La semana pasada publiqué aquí una colaboración, "Podemos: adiós, moral; hola, política", y la recepción que tuvo me hizo pensar sobre el uso que se hace en España de la Red. Creo que, además de sus indudables utilidades y aspectos democratizadores, también incrementa los defectos propios de la cultura nacional española marcada por la faccionalización y el guerra civilismo.

Seguir leyendo »

Podemos: adiós, ética; hola, política

Rajoy debe estar partiéndose de risa ante el espectáculo de la izquierda madrileña metida en una Turmix. Algún día habrá que pararse a analizar la especificidad de esa ciudad para comprenderla y comprender el dominio ideológico de la derecha allí y desde allí. Y para comprender la debilidad y las contradicciones de la izquierda madrileña y española.

Allí el PSOE está en un vértigo imprevisible.  El discurso súper radical es ruidoso en la Red y parece ocupar más espacio del que realmente ocupa en la sociedad, sin embargo el partido socialista jugó un papel muy importante en la sociedad española y no va a desaparecer de la noche a la mañana. Dentro sigue habiendo personas sinceras que creen que es una herramienta para mejorar las cosas, aún puede encontrar un rumbo y una dirección. A IU le ocurre algo parecido, la crisis jubiló toda una época y se lleva muchas cosas, pero quienes llevan muchos años militando en las causas sociales sienten como una gran injusticia que se les pretenda jubilar inesperadamente. Y es que, además de cruel, es una pérdida absurda.

Seguir leyendo »

Más España que nunca y qué España

Hoy me toca escribir sobre lo que no se debe, sobre España y Madrid, así que ya me he puesto el casco. En cuanto a mis muertos, esos ya saben de sobra en que país vivo y están acostumbrados.

Es cierto que el sistema político de alternancia bipartidista está en crisis y no sabemos cómo se reformulará, pero no podemos saber hasta qué punto habrá cambios profundos, por ahora sólo hay encuestas y conjeturas, pero lo que es seguro es que la pretensión catalana de tener Estado propio es el verdadero desafío concreto y directo al Estado tal como es. Y la reacción desde el Estado al proceso catalán se ha venido dando a todos los niveles, también en el plano ideológico y político. De hecho la campaña electoral estará marcada por un motivo que van a compartir todos los partidos estatales, enarbolar el nacionalismo español. Lo harán el PP, el PSOE, UPyD, Ciudadanos y Podemos. Esperemos que no lo haga también IU.

Seguir leyendo »

La ciudadela teme a los "nuevos bárbaros"

 ¡Gran novedad! ¡Gran pacto de Estado “contra el yihaidismo”! ¡Y uno de los firmantes dice que lo firma pero que lo va a recurrir! La política reinante no soluciona problemas, los crea, pero no deja de sorprender y hay a quien le divierte.

El pacto es perfectamente innecesario para lo que se reclama, pues el estado ya tiene instrumentos para controlar ese terrorismo, otra cosa es la capacidad o falta de ella de los responsables de la seguridad, así que hay que entender que la clave está en la fotografía de Mariano Rajoy, presidente de Gobierno, con Pedro Sánchez, que ocupa el lugar de “jefe de la oposición”. En otras palabras, ese apretón de manos pretende reafirmar el bipartidismo y decir que ellos son la “España oficial”, son los que están “dentro”. Ellos son el Estado.

Seguir leyendo »

¿Tiene cura Alemania? ¡Europeos, ayudémosla!

Quienes deseamos estabilidad en nuestras vidas y si no prosperidad al menos conformidad vivimos dando por seguras cosas que pueden serlo o no. Somos europeístas y deseamos una Europa en el mundo que represente las libertades personales y cierta comprensión social, todo bien, ¿pero y si ese propósito tan razonable es un imposible? ¿Y si estamos presos de nuestra fe europeísta?

Europa es un gigante cultural y económico, con el parlamento más democrático donde están representadas la mayor diversidad de posturas, una democracia que los intereses norteamericanos quieren retratar como "la vieja Europa", sin embargo es un adolescente que no acaba de madurar. La crisis actual lo demuestra. Está atrapada entre los estados que la fundaron y un futuro posible como gran potencia, su historia y su fuerza viene de los estados pero los problemas que le causan daños internos también.

Seguir leyendo »

'En tierra extraña' y 'A 10.000 Kms'

Para comprend er cabalmente las consecuencias sociales y, sobre todo, personales de esta crisis debiera ver 'En tierra extraña' de Iciar Bollaín. La película es un ejercicio de humildad en si mismo, ponerse al servicio de las voces de otras personas, y también lo es por parte de las personas que aparecen en ella: emigrantes.

Son hombres y mujeres jóvenes, con estudios universitarios casi todos, que se han visto obligados a marchar porque en España no tenían trabajo, perspectiva y tampoco esperanza. Muy lejos de aquellas generaciones que forman parte de nuestra memoria inmediata, personas que llegaban con su desconcierto y su maleta de cartón de regiones atrasadas de Europa a las grandes capitales, sin conocer siquiera el idioma en muchos casos. Y sin embargo, con tener estudios y manejar más o menos lenguas, no dejan de ser emigrantes, p ersonas que se han marchado de su tierra contra su voluntad. La generación anterior tenía la confianza en que mejoraría, ésta tiene la amargura de haber comprobado que su país prescindía de ella.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -
>