eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Suzanne Moore

Suzanne Moore es una galardonada columnista de The Guardian.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 154

¿En serio es tan difícil entender lo que es el acoso sexual?

No  acoséis sexualmente a las mujeres en sus puestos de trabajo. ¿De verdad es mucho pedir? Para cierto tipo de hombres, parece ser una imposición que les confunde terriblemente. ¿Cómo van a saber cómo seducir a las mujeres? ¿Todo el mundo entiende que insinuarse a alguien no es como violar a alguien? No, ellos simplemente están siendo hombres, viendo porno, enviando sms a adolescentes, diciendo cosas obscenas a sus colegas, es solo un poco de cachondeo, ¿no?

Son el tipo de hombres con los que ninguna mujer quiere subirse a un ascensor, el tipo de hombres por los que se inventó el acrónimo NSIT (Not Safe in Taxis). ¿Esos cretinos todavía se preguntan por qué?

Seguir leyendo »

Llamé proxeneta a Hugh Hefner porque eso es lo que era

Hace mucho, en otro tiempo, recibí una llamada de un abogado. Hugh Hefner amenazaba con una denuncia por difamación contra mí y contra el periódico para el que trabajaba por aquel entonces por algo que yo había escrito. Los periodistas viven con miedo a ese tipo de llamadas. Había llamado a Hefner proxeneta. Para mí, esto ni siquiera era polémico; era algo evidente. Él era simplemente uno de los muchos “libertinos” que me habían amenazado con acciones judiciales.

Es extraño que estos forajidos recurran a este tipo de acciones, pero lo hacen. En aquel momento, una parte de mí quería que un tribunal examinase las acusaciones. La que se podría haber liado. Vaya ruido se habría formado al discutir si se puede llamar proxeneta a un hombre que buscó y obtuvo beneficios de mujeres vendiendo sexo. Obviamente, la idea de que las mujeres hacen este tipo de cosas de forma voluntaria –y que con 23 años lo que más quieren es tirarse a octogenarios– es el núcleo de la ideología de Playboy.

Seguir leyendo »

Diez cosas que hemos aprendido de las elecciones francesas

1.- Ahora mismo poco importa quién obtuvo más votos en la primera ronda. Ahora mismo Marine Le Pen es tratada como la candidata que conquistó la recta final de esta elección presidencial. Si echamos un vistazo a muchos de los periódicos británicos podríamos llegar a pensar que es la ganadora o la candidata preferida –cuando, de hecho, el candidato perfecto parece ser Emmanuel Macron.  La táctica llevada a cabo por nuestra prensa de derechas a favor de una fascista es más que alarmante. Simplemente la describen como a una política culturalmente y económicamente proteccionista. Pero en realidad es una candidata profundamente anti inmigración, que incluso llega a hablar de un choque de civilizaciones. Hace poco  negó la participación de Francia en la captura de judíos en tiempos de guerra, judíos que después fueron asesinados en campos de concentración. Esto suena a las palabras de su propio padre describiendo el Holocausto como un "detalle" de la historia.

2.- La narrativa de la oleada de extrema derecha que recorre Europa puede ser, sino irreversible, sí alterada. La candidata favorita de Donald Trump y Nigel Farage no ganó. Geert Wilders no ganó. La extrema derecha austriaca no ganó. Macron ha ganado, poniendo en marcha otro partido. Con una falta de experiencia clara, puede que le resulte difícil dirigir la Asamblea: algunos dicen que Francia será ingobernable. Pero su victoria, efectivamente, anima a los globalistas pro europeos.

Seguir leyendo »

Utilizar el impuesto a los tampones para financiar organizaciones antiabortistas es un escándalo

Solo las mujeres sangran, cantaba Alice Cooper. Y solo las mujeres pagan impuestos por los productos que utilizan por ello. Los tampones están gravados en Reino Unido como un objeto de lujo no esencial y tributan al 5%. También las compresas. Otros productos siguen exentos de este impuesto —como el azúcar comestible, las flores y las gelatinas alcohólicas— pero los tampones son nuestro pequeño regalo, ¿no? Nos mimamos a lo tonto con tales lujos.

De hecho, últimamente se han difundido terribles informaciones de chicas que no van a la escuela porque no se pueden permitir compresas. Es sorprendente que en 2017 haya pobreza menstrual, pero la hay. Hace poco vi cómo distribuían productos en un albergue para indigentes y los tampones eran lo primero por lo que preguntaban las mujeres.

Seguir leyendo »

Las enfermeras ya no quieren venir a Reino Unido: el Brexit envenena el sistema sanitario

¿Cómo afectará el Brexit en el Servicio Nacional de Salud (NHS)? Ya lo ha hecho. A los enfermeros y enfermeras de la UE les interesa mucho menos venir a trabajar aquí. Según recoge the Times, en los últimos cuatro meses del año 2015, una media de 797 enfermeras y enfermeros firmaron contratos cada mes para trabajar en Reino Unido. Durante el mismo periodo del año pasado, ese número descendió hasta los 194 especialistas. Actualmente ya existen grandes carencias en este sector, solo en Inglaterra hay 24.000 vacantes.

Se puede ver esta escasez en un hospital en cualquier momento. Hay déficit de camas, médicos y enfermeras. A menudo simplemente no hay suficientes, están contra las cuerdas. Algunas urgencias, que antes solían tener unos 20 enfermeros y enfermeras, ahora solo cuentan con la mitad, y los equipos se encuentran al límite de sus fuerzas. Las cinco Cs que se enseñan a estos especialistas durante su entrenamiento –compromiso, conciencia, competencia, compasión y confianza– no se pueden poner en práctica en las circunstancias en las que muchos están trabajando.

Seguir leyendo »

El discurso del odio viene de arriba, no tiene nada que ver con los inmigrantes

“La gente no es nada buena”. Esta cantinela suena sin parar últimamente, ¿no les parece? Mires donde mires, la gente es cada vez más egoísta, individualista, desagradable y pasa de los demás.  El debate público es cada vez más vulgar, en especial el de Internet, y evidencia la ira, la enajenación y un tipo peligroso de apatía que produce bajos niveles de ansiedad y una desilusión permanente.

El discurso político ha convertido en normales expresiones de odio. En estos momentos, se puede decir prácticamente todo y los prejuicios ya no son implícitos; se expresan alto, claro y con orgullo.

Seguir leyendo »

El rescate de los menores de Calais se ha hecho tarde y mal

No puede haber mayor alivio que el que sienten los diez niños que están siendo trasladados lejos del hedor putrefacto del campo de Calais para reunirse con sus familias en Reino Unido. Desde hace meses se ha ejercido presión sobre el gobierno británico para ayudar a estos menores no acompañados que han estado viviendo en la miseria a una hora de distancia. Se han arriesgado a morir por subirse en camiones para llegar hasta aquí porque sus vidas apenas son vidas.

Es un pequeño alivio dentro de la gran lista de tareas de lo que se tiene que hacer para ayudar en esta crisis migratoria. Les llevarán a Croydon para registrarse y ver a sus familias por primera vez en iglesias. La iglesia al menos reconoce nuestra obligación moral con estas personas, no como los gobiernos francés y británico.

Seguir leyendo »

Jeremy Corbyn logró instalar su mensaje; ahora el laborismo debe empezar una nueva etapa

En un contexto en el que las maniobras contra Jeremy Corbyn están dando paso a una emboscada en toda regla, todavía es posible imaginar escenarios en los que sobrevive como líder pero resulta difícil creer que quiera serlo. No estoy de acuerdo con la afirmación de que el referéndum se ha perdido por culpa de su incompetencia, falta de liderazgo y su incapacidad por seguir centrado en este asunto y no dejarse llevar por el odio que siente hacia sus aliados conservadores.

Creo que no ha ganado porque no está a favor de permanecer en la Unión Europea.

Seguir leyendo »

Ya basta de acusar a las mujeres de practicar un feminismo equivocado

En este momento, en algún lugar, alguien (probablemente una mujer) está ejerciendo el feminismo de manera equivocada. Ese es el mensaje abrumador que se transmite actualmente en todo el mundo. Cuando Robin Wright exige públicamente recibir el mismo sueldo que su compañero Kevin Spacey por su papel en la serie House of Cards, el mensaje es 'bien por ella, una estrella de cine de piel blanca y privilegiada'. "¿Ha fallado el feminismo de las celebridades?", se pregunta Andi Zeisler en We were feminists once, su nuevo libro publicado esta semana.

Es ridículo suponer que todas las celebridades que dicen algo remotamente feminista son, de alguna manera, hipócritas. Es una forma demasiado frecuente de desmerecer a las mujeres. Incluso a la pobre Beyoncé no le está yendo demasiado bien. Al parecer, el sistema capitalista se adueñó de ella... vendiendo su música. ¿Quién hubiera imaginado que ese era su plan secreto? Jamás será posible cumplir con la expectativa del icono femenino perfecto que, de alguna forma, existe por fuera del sistema. Es sencillamente imposible.

Seguir leyendo »