eldiario.es

Menú

La Transición Energética en Catalunya cuantificada

De todo el gasto energético, sólo se aprovecha en forma de energía útil final para los consumidores un 45%

Las energías renovables tienen unos itinerarios energéticosmucho más eficientes, saldrían más baratos, no dañan el territorio y generaría ocupación local de calidad. 

Este artículo se ha publicado originariamente en el blog Agenda Europea

- PUBLICIDAD -

En 2015, se estima que hubo en Catalunya un gasto energético aproximado de 222.000 GWh. Esta cifra es la suma de toda la energía procedente de recursos fósiles y uranio importados, más todo tipo de recursos renovables destinados a usos térmicos, eléctricos, movilidad de personas y mercancías [1].

De toda este gasto energético sólo se ha aprovechado en forma de energía útil (o final, a la "rueda del coche", en los hogares o en las industrias) unos 100.000 GWh / año. El resto, 55%, se ha disipado y perdido por los senderos de los largos itinerarios energéticos típicos de los combustibles fósiles, que tienen unos rendimientos energéticos muy bajos ( "del pozo a la rueda" de un vehículo no se llega al 19% de rendimiento).
 
Estos 100.000 GWh/año realmente utilizados pueden reducirse con relativa facilidad a unos 80.000 GWh/año mejorando la eficiencia en base a técnicas contrastadas y disponibles, a usos más racionales y mejores prácticas sociales. Esto se puede hacer sin exigir ningún tipo de heroicidad ecológica ni ninguna renuncia al confort. Este potencial global de mejora en eficiencia concuerda plenamente con las previsiones y estimaciones oficiales de la Unión Europea.

Finalmente, si el 2015 ya hubiéramos estado en la fase 100% renovables, para poder suministrar a la sociedad catalana estos 80.000 GWh/año realmente útiles habría que capturar en origen y dentro del territorio de Cataluña unos 145.000 GWh/año. A pesar de las energías renovables tienen unos itinerarios energéticos mucho más eficientes, también disipan y tienen pérdidas. Las principales "pérdidas" corresponden a las necesidades de almacenamiento asociadas a las renovables, en buena parte basadas en el hidrógeno generado cuando hay exceso de sol o de viento y poca demanda instantánea de electricidad.

En resumen, a pesar de que desde el marco mental de las energías fósiles parezca el milagro de los panes y los peces, se puede afirmar que con el nuevo modelo:

  • con "145" se puede hacer lo mismo que ahora hacemos con "222";
  • que saldría más barato (ahorro de la FEEF [2]);
  • que se puede hacer sin dañar ni el territorio ni el paisaje;
  • que generaríamos empleo local de calidad y sostenible; y
  • la contaminación, debido al cambio climático y de muchísimas enfermedades, se acercaría a cero.

Alguien puede pensar que se trata de ideas utópicas de iluminados. Pero no se trata de un milagro. El nuevo modelo se basa, simplemente, en una captura de flujos energéticos naturales inagotables; en una mejora en eficiencia (técnica y social); y en unos itinerarios energéticos de proximidad (Km0 y Km100).

Las dificultades son notables, pero las posibilidades de una real transición energÉTICA (bonito caligrama) están totalmente a nuestro alcance.

________________________

[1] El único que no incluye son la parte de los transportes aéreos y marítimos internacionales. Los datos que se dan se han extraído del libro ya citado de Eduard Furrer.

[2] La Factura Energética Exterior en Fósiles (FEEF) es la que se paga "en puerto" por el conjunto de combustibles fósiles importados (petróleos, gas y uranio) y no incluye impuestos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha