eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Los amigos romanos de Pasolini

El CCCB de Barcelona acoge PASOLINI ROMA, una muestra que repasa la relación del escritor y cineasta con la capital italiana

- PUBLICIDAD -
Pier Paolo Pasolini en el rodatge d’Accattone, 1961, en Roma. (Foto: Reporters Associati)

Pier Paolo Pasolini en el rodaje de 'Accattone', 1961, en Roma. (Foto: Reporters Associati)

En enero de 1950 Pier Paolo Pasolini (1922-1975) llegó a Roma como un granuja con hambre de atar palabras. Instalado en uno de los suburbios de la capital italiana, se dejó seducir por la marginalidad. Los pobres, rateros, prostitutas y chulos de todo tipo le ayudaron a conocer la ciudad que se convirtió en su cantera creativa.

Desde el 23 de mayo hasta el 15 de septiembre, el CCCB acoge la exposición PASOLINI ROMA, un montaje coproducido por cuatro instituciones europeas y que ofrece un recorrido por las relaciones que el escritor y cineasta entabló con Roma. Dividida en seis bloques cronológicos, la muestra expone los ingredientes que Pasolini utilizó para cocinar un nuevo imaginario de la ciudad, el imaginario que esparció en numerosos libros y películas. Cartas, fotografías, objetos y documentos audiovisuales vertebran el montaje, donde como temas recurrentes están presentes la poesía, el sexo, el cine y el compromiso social.

Que Pasolini era amigo de sus amigos es una de las ideas que atrapan al visitante. Y de entre todos los amigos, conocidos y saludados, hay un par que influyeron de manera especial en la manera de explicar el mundo de Pasolini: Sandro Penna y Alberto Moravia.

La libertad sexual, el ambiente desacomplejado de las orillas del Tíber y la poesía alejada de experimentos formales de Sandro Penna fueron cruciales para Pasolini. La gramática seca, los versos breves, las dotes de observación y la intensidad carnal de los poemas de Penna marcaron la escritura de Pasolini. El volumen que reúne Cruz y delicia y Extrañezas, publicado por Lumen en 2007, es una buena puerta de entrada a la poesía de Sandro Penna.

Con la publicación de su primer libro, Chicos de vida, Pasolini entró en el círculo intelectual de Roma, y ​​conectó con Alberto Moravia, uno de los patriarcas de la literatura europea del siglo XX. Moravia, que en 1927 publicó su primera novela con dinero de su bolsillo y sufrió el boicot fascista, se dio a conocer en todo el mundo con novelas como La Romana o El amor conyugal y compartió con Pasolini muchas experiencias. Uno de los ejemplos con más rendimiento literario fue el viaje a la India de 1961. Tras el periplo, los dos escritores escribieron un libro sobre ello; El olor de la India en el caso de Pasolini y Una cierta idea de la India por parte de Moravia.

"La amistad es más difícil y escasa que el amor. Por eso, hay que salvarla como sea", escribió Moravia, y la Roma de Pasolini está llena de amigos ,como Elsa Morante, Ninetto Davoli, Atilio Bertolucci, Dacia Mariani, Atonioni, Rosellini... Todos ellos presentes en la exposición del CCCB. Si después de visitar la muestra llegan las ganas de leer los libros de Pasolini, hay un montón para elegir: El padre salvaje, El olor de la India, Cartas Luteranas, Porcile y Fabulaciones son sólo algunos.
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha