eldiario.es

Menú

Siete cosas que no puedes perderte de la catedral de Cuenca

Hacemos un recorrido por el templo gótico más primitivo de nuestro país. Un “descubrimiento para conquenses y visitantes en el IV Centenario de la Muerte de Cervantes

Hasta el 11 de diciembre alberga la exposición ‘La poética de la libertad’, arte de vanguardia que suma un capítulo más a la variopinta historia artística de esta “desconocida” joya

- PUBLICIDAD -
Detalle de la catedral de Cuenca

Detalle de la catedral de Cuenca

Fue el primer templo del gótico construido en España que acoge hasta el 11 de diciembre una de las grandes exposiciones del IV Centenario de la Muerte de Cervantes. La de Cuenca fue la primera catedral gótica en nuestro país, consagrada en el 1196. Rompió moldes estéticos en una época caracterizada por el arte románico en los edificios religiosos.

A Cuenca llegó en el siglo XII  un arte de vanguardia que la convertiría en “única” porque, según Miguel Ángel Albares, actual director de la catedral “fue el laboratorio I+D+i del gótico en España”. En aquel entonces surgen las primeras dudas arquitectónicas en torno a los cánones tradicionalmente aceptados. También los primeros apuntes sobre el gótico. “Es cierto que no se atreven a levantar demasiado las naves ni a horadar mucho los muros pero ya no  hablamos de románico”. En 1902 fue declarada Monumento Nacional pero hoy sigue siendo una de las grandes desconocidas de nuestro país.

Nueve siglos después, la catedral es protagonista de una de las grandes exposiciones de Castilla-La Mancha coincidiendo con el IV Centenario de la Muerte de Miguel de Cervantes. ‘La Poética de la Libertad’ está siendo todo un éxito. Su apertura al público se ha prorrogado hasta en dos ocasiones y permanecerá abierta hasta el 11 de diciembre, con tres nuevas incorporaciones artísticas desde hace unos días.

Lo primero que uno se encuentra cuando se adentra en la plaza Mayor de Cuenca es una gran portada neogótica construida en el siglo XX. Pocos pueden imaginar lo que esconde su interior empezando por sus bóvedas góticas. De hecho, el triforio de este templo es único en nuestro país. Comencemos el paseo…

El arco de Esteban Jamete

Data del siglo XVI.  Este impresionante arco renacentista da acceso al claustro que hoy acoge la exposición de Ai WeiWei, el artista disidente chino con millones de seguidores de todo el mundo cuya obra “Fue la apuesta por el arte de más rabiosa actualidad. Su figura y sus valores entran en diálogo perfecto con los de una catedral”. El arco, obra de Esteban Jamete, por el que se accede a esta zona es la obra arquitectónica más grande del conjunto de la catedral y está considerado como uno de los más importantes monumentos religiosos de todo el renacimiento español.

Portada que da acceso a la sala de exposición de los 'Informalistas'

Portada que da acceso a la sala de exposición de los 'Informalistas'

Las portadas renacentistas de la catedral

No puede dejar de verse la gran portada que da acceso a la sala de los Informalistas, otra parte de la exposición que alberga la colección de arte contemporáneo o la que da acceso a la Sala Capitular.

La Capilla Honda

Su construcción data del siglo XVI y está bajo el suelo de la catedral. Fue concebida para albergar la biblioteca y el archivo catedralicio aunque se convertiría en capilla dos siglos después. “Cuenta con un artesonado impresionante”, explica el director de la catedral.

La ‘Capilla Sixtina’ de la catedral

La catedral cuenta con una “espléndida” sacristía pero si hay una capilla que destaca el director del templo es la Capilla de la Virgen del Sagrario. Data del siglo XVII y cuenta con unas pinturas murales de Andrés de Bargas por las que ha sido bautizada como  una “pequeña Capilla Sixtina’ de Cuenca.

Las vidrieras

La luz de los días soleados del otoño que se filtra a través de las vidrieras conforma un magnífico espectáculo que colorea la catedral. No hay que dejar de observarlas -son diseños contemporáneos de Gustavo Torner, Gerardo Rueda,  Bonifacio Alfonso y Ruiz de Echave- porque “la iluminación cambia de diez en diez minutos a medida que el sol avanza”.

Nave central de la catedral de Cuenca

Nave central de la catedral de Cuenca

Un espectacular exterior y la sensación de una “catedral colgada”

Durante el recorrido por la exposición, el visitante se encontrará con una salida al exterior. Es el ‘Patio de la Limosma’ y resulta toda una sorpresa comprobar cómo la catedral se amplió en varias ocasiones hasta llegar al borde de la Hoz del río Huécar. “En Cuenca hablamos de las ‘Casas Colgadas’, pues aquí se puede ver cómo la catedral también está colgada sobre las rocas”.

Por cierto, nuestro particular guía, Miguel Ángel Albares, nos sugiere echar un vistazo a  la Capilla del Espíritu Santo, también en este patio. Allí están enterrados los marqueses de Cañete, que fueran virreyes de Perú. Ellos pondrían nombres conquenses a pueblos y ciudades de aquel país que hoy perduran.

A vista de pájaro

Retablos, imaginería, pinturas…pueblan este templo que se caracteriza por una mezcolanza de estilos. Pero antes de salir de la catedral no hay que dejar de subir a una ‘torre’ especialmente construida para la exposición en la zona del trascoro. “Nos situamos a nueve metros de altura, a la misma que están los 12 ángeles esculpidos en piedra, y que proceden de la catedral gótica original”. Es una visión cenital de la nave central y que está sorprendiendo al visitante.

Nave central de la catedral de Cuenca con la luz que entra a través de las vidrieras

Nave central de la catedral de Cuenca con la luz que entra a través de las vidrieras

Un “descubrimiento” para los conquenses

Muchos conquenses están “descubriendo” ahora su propia catedral con el “pretexto” de la exposición ‘La poética de la libertad”.  “La catedral está impresionando, no solo por ser la más primitiva del gótico español sino por su significado dentro de la historia del arte”, sostiene su director.  

“No sabemos si Miguel de Cervantes conoció la catedral de Cuenca, fue contemporáneo a muchas piezas que alberga. Situarse frente a la portada de la Sala Capitular es trasladarse a los tiempos de Cervantes cuando escribía ‘El Quijote’. Es muy simbólico”. Por cierto, el 10% de la recaudación obtenida por las visitas a la catedral y a la exposición tiene un fin social y se destinará “a la causa de los refugiados”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha