eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Una "Carmen" en el muro entre México y Estados Unidos llega a Caracalla

- PUBLICIDAD -
Una "Carmen" en el muro entre México y Estados Unidos llega a Caracalla

Una "Carmen" en el muro entre México y Estados Unidos llega a Caracalla

La argentina Valentina Carrasco abre hoy la temporada estival de las termas romanas de Caracalla con su nueva versión de la ópera "Carmen", que ubica en un pueblecito entre México y Estados Unidos, a los pies de un muro en el que conviven militares estadounidenses y habitantes mexicanos.

La obra abre el primer acto con un muro que intentan saltar monigotes y en el que hay dibujado un rostro que recuerda al del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, delante del cual se desarrolla la historia entre Carmen, mexicana, y don José, militar americano.

Carrasco, que pertenece desde el 2000 a la compañía española La Fura dels Baus, habla a Efe de los wéstern, de los que se declara amante, para explicar que la "dualidad de caracteres" del género del oeste "también es muy importante para el personaje de Carmen, que viene de un contexto muy marginal".

"En la práctica existe esta diferenciación (...) porque uno viaja a Estados Unidos y los peores trabajos los hacen generalmente latinos sin papeles", continúa la argentina y aclara que los mexicanos de su ópera representan a todos los latinoamericanos.

Y "aunque (Prosper) Merimée (autor de la obra en la que se basa la ópera de Georges Bizet) habla a su vez de un desprecio de los gitanos hacia las otras razas", Carrasco opina que actualmente "más que un desprecio, hay un orgullo de quienes son".

"Pero si un pueblo es marginalizado por tener una identidad, esto a su vez crea una reacción; si yo estoy orgullosa de mi identidad y tú me vienes a decir que mi identidad es inferior, evidentemente yo voy a tener una reacción", explica en cuanto a la situación de las minorías raciales y culturales en Estados Unidos.

La adaptación de Carrasco muestra, cómo no, una Carmen de carácter y coraje y también resalta el contexto marginal en el que nace, donde el contrabando, los prostíbulos y la violencia contra la mujer son recurrentes.

"Para mí, el valor más importante de Carmen (...) es que ama la libertad, que encuentra viviendo con contrabandistas", dice Carrasco, "y se encuentra más a gusto con el torero Escamillo", al que don José termina asesinando por celos.

"Ella usa como instrumento de la libertad su cuerpo, porque como es una mujer pobre no tiene otra cosa", según la directora, que además ha elegido la particular ubicación de la ópera por motivos relacionados con la violencia de género.

"El feminicidio es algo que en Latinoamérica lamentablemente tiene unas estadísticas preocupantes", se lamenta Carrasco, que destaca que sigue habiendo un elevado grado de violencia contra las mujeres "a pesar de los esfuerzos para que la igualdad vaya hacia adelante".

La directora argentina confiesa que la idea de esta peculiar ubicación surgió tras observar una fotografía del desierto de México "que podría ser hasta Sevilla", explica, "y si puede ser Sevilla, puede ser Carmen".

"Las termas siempre van a ser más grandes que tú y más importantes a nivel escénico, así que tienes que pensar un contexto en el que puedas hacer un matrimonio entre tu escenografía y las termas", explica en cuanto a la escenografía elegida.

Carrasco ha ideado un espectáculo que califica de "divertido", en un escenario por el que desfilan esqueletos danzantes del Día de los Muertos, la virgen de Guadalupe y la corrida de toros final, que es representada a través de una típica piñata mexicana.

Además, en las construcciones de las termas que se alzan detrás del espectáculo se proyectan diferentes imágenes que ayudan a completar el escenario como carteles luminosos, indicaciones o una representación del Monte Rushmore.

Las termas del emperador romano Caracalla (211-217 d.C.), sin embargo, "no son muy agradecidas en cuanto a la música", explica a Efe el español Jesús López-Cobos, director de la orquesta.

"Sobre todo los instrumentos de cuerda sufren mucho en el exterior", afirma el reconocido director, que en cambio agradece que se trate de "un sitio bonito para ver, con mucha atmósfera" que permite "un modo diferente de escuchar la ópera".

"Carmen", que fue representada por última vez en 2014 en Caracalla, se verá en nueve sesiones hasta el próximo 4 de agosto bajo la batuta de López-Cobos y el también español Jordi Bernàcer y cuenta con la italiana Veronica Simeoni y la georgiana Ketevan Kemoklidze en el papel de Carmen.

Además, el italiano Roberto Aronica y el español Andeka Gorrotxategi se turnan en la interpretación de don José y el ruso Alexander Vinogradov y el italiano Fabrizio Beggi interpretan a Escamillo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha