eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Fernando León presenta en EEUU su film bélico desde la visión del cooperante

- PUBLICIDAD -
Fernando León presenta en EE.UU. su filme bélico desde la visión del cooperante

Fernando León presenta en EEUU su filme bélico desde la visión del cooperante

Así como los cooperantes de las ONG se aproximan a los conflictos bélicos, "desarmados, con energía resolutiva y también con sentido del humor contra el drama", el cineasta español Fernando León aborda igual la guerra en su nuevo film, "Un día perfecto", que aterriza hoy en Washington.

"Como un juego de muñecas rusas, una comedia metida en un drama, dentro de una película bélica y envuelta en una 'road movie', en su expresión más formal", es como define León su última creación, en una entrevista con Efe con motivo de su presentación en Washington.

La trama parte del hallazgo de un cadáver en un pozo en mitad de Bosnia que obligará, para evitar la contaminación del agua, a poner en marcha a un equipo de trabajadores humanitarios, entre los que se cuentan Benicio Del Toro, Tim Robbins, Olga Kurylenko y Mélanie Thierry.

"No solo el agua del pozo está corrompida, sino que la razón también lo está. Todos hacen lo que no deben, miran por sus intereses, desde el niño, que tiene razones de peso para hacerlo, hasta Naciones Unidas, por la burocracia, o los soldados, por el odio o el miedo", señaló León.

Hollywood suele contar las guerras de forma "más directa, con combates donde el odio y la supervivencia son más fáciles de entender, pero también más simples", pero la filmografía de Fernando León ya es internacional y el cineasta español confía en que su retrato del conflicto, sin tiros ni sangre, conecte con el público del AFI European Film Showcase, en el que se presenta hoy.

"Las historias se cuentan mucho mejor desde los márgenes, desde la periferia, sus síntomas", sin que ello le reste crudeza, dice León, que considera al estadounidense un público "muy cálido".

"Cuando hay humor, se ríen más, cuando hay emoción, es más profundo el silencio, y los debates son muy animados, ya que tienen una cultura envidiable de la conversación en público", analizó.

Sin embargo, esta vez "no quería una película conmiserativa: se sale de un problema enfrentando el siguiente, porque 'si piensas demasiado, le dejas de ver sentido y te vuelves a casa', como dice el personaje de Benicio", citó el director y guionista, que adaptó la novela de Paula Farias "Dejarse llover", junto con la escritora.

"Habría que escuchar más a las ONG, son las que tienen mayor penetración en el terreno; van desarmados y la población civil confía en ellos. Si estos tipos representan algo es la voluntad de poner sentido común en medio del caos", reivindicó León.

Sin embargo, el cineasta rehuye de idealizaciones y "presenta a los cooperantes como los fontaneros de la guerra, desatascando pozos o letrinas en un campo de refugiados, que debe de ser el peor trabajo del mundo -ríe con sorna- pero es importante porque nadie lo va a hacer, tampoco Naciones Unidas".

La película no busca culpables sino que "juzga a todos los actores por igual, Naciones Unidas no tiene un gran papel, pero nadie lo tiene en una guerra. Lo heroico es volver a intentarlo", agregó.

El filme llega a Estados Unidos en un momento de máxima actualidad, con toda la atención política concentrada en Siria, "una guerra tan dura como no se recordaba desde los Balcanes y Chechenia", comparó León, que tiene a su espalda un extenso conocimiento empírico de conflictos bélicos, ya que trabajó para Médicos Sin Fronteras entre otras ONG.

En la cinta, el conflicto de Bosnia, que se encuentra en sus últimos meses, representa "todas las guerras" y la historia es "extrapolable a Colombia", donde el proceso de paz avanza.

"Se trata de un momento de tránsito", interesante también desde el punto de vista cinematográfico porque "admite grises", analizó el director, que estuvo en Bosnia a principios de 1995, meses antes de la firma de la paz.

El estreno en Washington representa "una oportunidad" para la producción, por los "círculos de decisión" que concentra la ciudad, aunque el director dista de "esperar un efecto inmediato" y considera el suyo "un trabajo de resistencia".

"Un día perfecto" llega a EE.UU. tras exhibirse por primera vez en el Festival de Cannes (Francia), con la prueba de fuego superada en Serbia, donde se proyectó en una plaza al aire libre con más de 3.000 personas, y con estrenos comerciales en varios países de Europa.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha