eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Rosamund Pike afirma que la vida es "demasiado caótica"

- PUBLICIDAD -
Rosamund Pike afirma que la vida es "demasiado caótica"

Rosamund Pike afirma que la vida es "demasiado caótica"

Aún no ha digerido el salto a la primera división de Hollywood que ha supuesto su nominación al Óscar por "Perdida". Rosamund Pike (Londres, 1979) vuelve a la gran pantalla con "Nuestro último verano en Escocia", una comedia optimista en las antípodas del "pesimismo cínico" del "thriller" de David Fincher.

"Soy la misma persona de siempre, que siente que la vida es demasiado caótica, pero los Óscar han cambiado mi vida", admite la actriz británica en una entrevista con Efe con motivo del estreno esta semana en España de la comedia de Andy Hamilton y Guy Jenkin.

Fue precisamente en el último día del rodaje de "Nuestro último verano en Escocia", en una playa remota, sin cobertura en el móvil, cuando recibió a través de un mensaje la noticia de que había sido seleccionada para el papel de la oscura Amy Dunne, junto a Ben Affleck.

"No podía llamar de vuelta, no podía decírselo a nadie, tampoco quería hacerlo para no estropear este sentimiento especial del día final de rodaje, así que me lo guardé para mí. Fue emocionante", señala la que fue chica Bond en "Muere otro día" (2002).

A la mañana siguiente era portada en "The Guardian", y ya se enteró todo el mundo.

Su rostro era conocido también gracias a su participación en otros títulos importantes como "Orgullo y Prejuicio" (2005), "Ira de Titanes" (2012) o "Jack Reacher" (2012), pero el papel protagonista de "Perdida" ha supuesto el espaldarazo definitivo.

"Realmente no he tenido mucho tiempo para pensar, porque nació mi segundo hijo -apenas dos meses antes de los Óscar- y he ido al día. Ahora tengo que volver al trabajo, y es duro decidir", asegura.

Entre las ofertas a las que ya ha dicho que sí destacan la aristócrata nazi de "HHHH", un "thriller" sobre el ideólogo de la Solución Final, o "The Mountain between us", el salto americano del director palestino dos veces nominado al Óscar Hany Abu-Assad.

De momento, tras recaudar más de seis millones de euros en Inglaterra y llevarse el premio del público en la pasada Seminci, llega a los cines "Nuestro último verano en Escocia", una comedia que encara sin miedo temas amargos como la muerte o el divorcio y que en muchos aspectos recuerda a la exitosa "Pequeña Miss Sunshine" (2006).

Se trata aquí también de una familia imperfecta: un matrimonio separado con tres hijos pequeños que trata de disimular sus desavenencias durante un viaje para celebrar el 75 cumpleaños del abuelo.

Hamilton y Jenkin, directores y guionistas, ya habían ensayado una fórmula parecida en la serie británica "Outnumbered", que la BBC emitió con éxito entre 2007 y 2014.

"Son niños que se comportan como adultos y adultos que parecen niños", resume la actriz. En realidad los verdaderos protagonistas son los pequeños, con su inocencia y su espontaneidad, que los directores aprovecharon trabajando con la improvisación.

"Fue muy bonito hacer una película en la que tu misión es altruista, trabajas para que los niños aparezcan excelentes. Me habría encantado tener una oportunidad así de niña", admite.

"Yo quería actuar desde muy pequeña, pero no sabía cómo hacerlo, no tenía ni idea de cómo conseguir un agente o una audición", compara esta hija de cantantes de ópera, que no duda, no obstante, de que tuvo una infancia "muy afortunada".

"Crecí pensando que no había una gran división entre el mundo de adultos y el de los niños, porque los adultos podían hacer el tonto, disfrazarse y pretender que eran otras personas, poner caras y voces. Nunca pensé que la infancia fuera algo que tuviera que terminar", concluye.

Por Magdalena Tsanis.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha