eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

La pasarela de París arranca marcada por el ímpetu de los jóvenes

- PUBLICIDAD -
La pasarela de París arranca marcada por el ímpetu de los jóvenes

La pasarela de París arranca marcada por el ímpetu de los jóvenes

El ímpetu de los nuevos talentos de la moda, empeñados en que París no sea territorio solo de los diseñadores consagrados, marcó hoy la primera jornada de la colección primavera-verano 2016.

La firma Nehera se estrenó en la pasarela francesa de la mano del diseñador Samuel Drira con clara inspiración asiática en una apuesta por estilismos con espíritu zen.

Una apariencia moderna y elegante donde toman importancia las siluetas, suaves y delicadas, sello de esta firma eslovaca de los años 30 que volvió al mercado hace tan solo dos años.

Abrigos "cocoon" y chaquetas de judo que se adaptan al estilismo más urbano con textiles veraniegos como el lino, el algodón o un suave y refinado cuero.

Drira se decanta por los colores claros, mezclas de beiges, blancos y tonos crudos, aunque algunas prendas estampadas tomaron protagonismo al final del desfile, organizado lejos del centro turístico de París, como para marcar su carácter alternativo, con flores y formas geométricas en telas con texturas y satinadas.

El mismo pragmatismo de la ropa se encuentra en zapatillas deportivas creadas para llevar cada día, muy planas y en tonos igualmente crudos o verdosos.

La joven parisina Léa Peckre creó su marca en 2011 gracias a un importante premio en reconocimiento a sus diseños y desde entonces está trabajando para no fallar, como demostró hoy.

El cine de David Lynch fue su inspiración para esta colección que enfrenta rigor y delicadeza: "masculino revisado".

Esta promesa de la moda francesa apostó por el confort con prendas muy visuales, agradables y, al mismo tiempo, fáciles de llevar, con trajes en tonos oscuros para el día y la noche en una colección austera pero que se atreve con las transparencias.

La pasarela se llenó de looks sobrios con la inspiración futurista, casi de ciencia ficción, del famoso film de los 80 "Dune", una complicada tarea de la que Peckre salió victoriosa.

El diseñador Pascal Millet, fiel a su insignia de crear piezas únicas para momentos excepcionales, tituló su colección primavera-verano 2016 como "La España de los Marajás".

Al borde del mar, Millet viste a su mujer en un estilo "hippy muy chic", con muselinas y crepés de China estampadas en vestidos camiseros de aires "boho" para el día.

Cuando cae el sol, la crepé de seda y vestidos brocados en tonos pastel se mezclan con piezas más sensuales, como los accesorios en estampado de pitón rosas, en sandalias de plataforma, bandoleras y cinturones con largos flecos.

Un disimulado guiño a los años 70 para mostrar un look femenino pero atrevido y con carácter, que se transmiten en pantalones acampanados y sofisticados ponchos con bordados y flecos en tonos grises muy oscuros, prácticamente negros.

Simon Porte Jacquemus, con tan solo 25 años, volvió a sorprender al público al añadir a su colección un original escenario, digno marco de su obra.

Pero el joven ha madurado y así lo quiso mostrar en esta ocasión que empezó con una puesta en escena en la que un niño juega con una bola que acaba en sus espaldas, símbolo de la evolución y la necesidad de asumir responsabilidades.

Jacquemus jugó con la asimetría con siluetas mucho más complejas que en anteriores colecciones, con el predominio del blanco y el azul marino aunque también destacó algún modelo en rojo o gris, en lana y algodón natural.

El diseñador amplió el círculo de invitados al permitir la entrada a estudiantes de moda para que todo el mundo pudiera disfrutar del "show", prueba de que una nueva generación llega con otra mentalidad mucho más abierta y democrática.

Por María D. Valderrama

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha