Opinión y blogs

eldiario.es

El turismo puede acabar con tu ciudad... y Madrid ya se va enterando

"Madrid no está tan mal como Barcelona" no debería ser un consuelo sino un aviso para actuar.

Hace unos cuantos meses publicaba por aquí un texto titulado El turismo puede acabar con tu ciudad… y no lo sabes. Contaba cómo muchas ciudades estaban viendo las orejas al modelo de turismo masivo que deja mucho dinero pero también unos cuantos problemas. Hablaba de algunos remedios puestos en marcha por allí y del peligro de la reproducción sin control de los apartamentos turísticos por todas partes. Preguntaba a responsables de Comunidad y Ayuntamiento (Carlos Chaguaceda, director general de Turismo de Madrid, y Luis Cueto, coordinador general de Alcaldía) y comprobaba que mostraban algo de preocupación pero nada de acción.

El martes, en una reunión en el Palacio Municipal de Congresos, se presentaban los resultados de un informe sobre el sector hotelero en Madrid, un estudio realizado por el área de Desarrollo Urbano Sostenible con datos de 2015 y que concluye, y esto lo copio de la nota de prensa, que "no se han producido problemas de saturación similares a otras ciudades como Barcelona". Al encuentro asistieron concejales de todos los grupos políticos, representantes de asociaciones del sector turístico, hoteleras y de apartamentos privados, además de colectivos ciudadanos. Antes de la exposición de datos, hablaron José Manuel Calvo, responsable del área de Desarrollo Urbano Sostenible, Jorge García Castaño, concejal de Chamberí y Centro, y el mismo Luis Cueto (citado anteriormente). Luego, hubo un par de turnos para opiniones y preguntas. Se dijo que sería la primera de más reuniones recurrentes para tratar este tema que, parece que ahora sí, tiene inquieto al personal municipal. Muy buena noticia.

Hace unos cuantos meses casi nadie daba señales de vida a este respecto, los pisos turísticos se comían a bocados la oferta de alquiler, los precios subían en ascensor, los barrios céntricos se iban vaciando, pero fenomenal todo. Sólo medios pequeños pero ágiles como Somos Malasaña hablaban de esto que se está llamando turistización (y lo siguen haciendo, ojo a esta recopilación de artículos). De entre los gobernantes, el primero en ponerse alerta fue Jorge García Castaño, para el que es uno de los retos clave, junto a la movilidad, de la ciudad. Y quien, por cierto, ha encargado un estudio sobre la verdadera implantación de pisos turísticos en el distrito Centro que se presentará en breve.

Seguir leyendo »

Buenas noticias: las medidas contra la contaminación hacen un ruido espantoso

24 Comentarios

Debajo de toda esa porquería hay un debate y, por eso, una oportunidad de cambio.

Otra vez el ruido y la furia, otra vez el esperpento. Buenas noticias, a pesar de todo. Después del episodio Gran Vía, lo del Protocolo de Contaminación ha servido de nuevo para llenar titulares y debates en redes, ha aliviado el tráfico en la ciudad y, un poco, la porquería del aire y, muy importante, ha hecho que avancemos unos cuantos años en unos pocos días. Me explico.

Madrid es una señora mayor poco habituada al movimiento. Durante 25 años ha estado sentada en la mesa del despacho sin hacer gran cosa, viendo la evolución del resto de urbes pasar ante sus ojos sin activar un músculo por adaptarse a los nuevos tiempos. En Madrid llevábamos mucho tiempo sin replantearnos nuestra forma de ser y de movernos. Años en que los alcaldes y la alcaldesa no han querido poner en marcha sus propios planes (Plan de Movilidad Urbana Sostenible, Plan Director de Movilidad Ciclista), se han negado a aplicar su Protocolo de Contaminación y, a base de no hacer nada, han conseguido que no pasase nada mientras seguía pasando lo que no tenía que pasar: la boina bien calada, el tráfico cada vez peor, el transporte público olvidado, el fomento de la bicicleta dejado de la mano de dios, el espacio peatonal para el centro comercial. Pero han llegado los nuevos y todo ha empezado a cambiar. Menos mal.

A pesar de que algunos —por ejemplo: Gumersindo Lafuente hace poco en este mismo diario, Armando Cuenca en Diagonal esta semana— creemos que el gobierno de Ahora Madrid está siendo poco intrépido en la implementación de cambios en movilidad y que puede que estemos perdiendo una oportunidad histórica, sólo con la que se ha liado en las últimas semanas hemos dado un par de pasos de gigante. Y todo este ruido lo demuestra.

Seguir leyendo »

Si hay que usar coche, mejor que sea eléctrico, compartido y cooperativo

El primer coche de Som Mobilitat ya circula por Mataró.

Puede que Esperanza Aguirre no lo sepa pero (casi todo) el resto del mundo sí. Los coches privados cada vez lo van a tener más difícil para circular por las ciudades y, mucho peor, los de gasolina y diésel. De hecho, ya hay unas cuantas empresas del ramo que están tomando posiciones en el nuevo escenario. En Madrid, primero fue Daimler la que trajo su Car2Go y, ahora, es PSA (Peugeot y Citroen) quien ha aterrizado con Emov. Una flota de, también, 500 coches eléctricos de cuatro plazas al mismo precio (0,19 € el minuto, 59 € el día). Muy bien, pero hay más.

¿Cómo sería el asunto si en vez de compartir lo que nos dejan (y cobran) grandes corporaciones lo compartiéramos de verdad entre nosotros? Ésta es la propuesta de Som Mobilitat, una cooperativa de consumo sin ánimo de lucro que nace ligada a Som Energia, cooperativa de renovables que está plantando cara (¡casi 30.000 socios ya!) al contubernio energético de este país. “Som Mobilitat nace con la idea de trabajar en Cataluña pero nos gustaría que se replicara, como ha pasado con Som Energia, y así poder trabajar en red con otras cooperativas españolas”.

Al habla con Ricard Jornet, uno de los impulsores de un proyecto que nació en Mataró pero que ya tiene esas réplicas en otras poblaciones catalanas y que cuenta con casi 400 miembros. “Nuestro foco ahora es dar a conocer la cooperativa para que quienes quieran transformar la movilidad de sus barrios y pueblos se hagan socios o inicien un grupo local. Un vecino que quiera comprarse un coche eléctrico y lo quiera compartir es ya el nacimiento de una comunidad de Som Mobilitat. El único requisito es que el coche tiene que estar aparcado en una plaza accesible las 24h a cualquier socio”.

Seguir leyendo »

El esperpento como modelo de desarrollo urbano

La vicepresidenta haciendo lo que le da la gana en el carril bus de Esperanza Aguirre.

Ni Valle-Inclán, ni Miguel Mihura, ni Chiquito de la Calzada. No hay escritor ni cómico capaz de imaginar la actuación de según qué políticos y periodistas españoles durante estos días de agite informativo sobre temas urbanos. Han sido muchas cosas que se han contado como si fuesen distintas aunque en realidad todas van de lo mismo: de un modelo que sólo puede acabar... o acabar con nosotros.

Lo que nos hemos reído con Esperanza Aguirre y sus mamandurrias por la Gran Vía, su artículo  con argumentos de movilidad otro siglo y su paseo  con Carromero por el carril bus que tanto le gusta bloquear, siempre con los micros y las tribunas abiertas para dar voz a sus delirios. El despiporre también lo de Ciudadanos, escribiendo en prensa y redes sociales sentencias en contra de su propio programa electoral. Fantástica, por supuesto, la labor de los medios de siempre, ignorándolo todo sobre las tendencias de movilidad en el siglo XXI, desconociendo el significado del concepto de urbanismo táctico,  calificando de fallida la acción sin aportar ni un solo dato y destacando en portada a don Florencio, ese entrañable comodín del asociacionismo reaccionario que nos ha tenido que desenmascarar un dibujante, Mauro Entrialgo.

Pasada la tormenta del puente, vamos viendo datos y sabiendo que hemos respirado menos porquería, usado más el transporte público, mejorado casi seguro —de esto aún no hay números— el rendimiento comercial y, en general, vivido mejor. Otra vez, la ciudadanía demuestra que sabe hacer ciudad a pesar del ruido en contra de muchos de los que administran la cosa pública.

Seguir leyendo »

Dani Cabezas: "La bicicleta es un arma de futuro y un motor de cambio"

Dani Cabezas, autor de 'La revolución silenciosa'.

Dani Cabezas es un torbellino de actividad y también de activismo. Músico en grupos como Le Traste y Blackbox, fundador del sello discográfico Anomia, colaborador comprometido para medios como La Marea, Cadena Ser, Vice y Eldiario.es, redactor jefe de la revista Ciclosfera, paladín de los derechos de los animales y, por supuesto, persona que defiende la bici como herramienta de transformación no sólo de la movilidad en la ciudad, sino de la ciudad misma.

Como no tiene suficiente tarea, ha pasado unos meses escribiendo un libro sobre el asunto de la bicicleta que sale a la venta estos días. El libro tiene un bonito nombre,  La revolución silenciosa. La bicicleta como motor de cambio en el siglo XXI (Editorial UOC, 2016), y un contenido jugoso en el que, en forma de reportaje, cuenta las claves que hacen de este vehículo el caballo de Troya para la transformación de nuestras urbes: salud, medio ambiente, inclusión, economía, modernidad, espacio público...  El miércoles 30 de noviembre lo presenta junto a Inés Sabanés, delegada del Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, en La Central de Callao pero antes ha tenido tiempo para contestar estas preguntas. 

El subtítulo de su libro lleva la palabra "motor", ¿no hay manera de evitar la publicidad subliminal de coches ni en un libro sobre bicis? 

Seguir leyendo »

Enseñar a montar en bici es trabajar por la igualdad de género y la integración

Isabel Porras y uno de sus grupos de aprendizaje en Sevilla

A veces vamos tan deprisa y tan a lo grande que nos olvidamos de lo primero, que viene a ser lo esencial. Hablamos todo el rato de que hay que ir en bici, discutimos sobre la bondad, o no, de las infraestructuras, metemos caña con las políticas de la cuestión pero, ¿sabemos todos mantener el equilibrio?

"La infancia pasa y mucha gente no aprende, ésa es la realidad. En muchos entornos la bicicleta no está integrada y se ve sólo como ocio. Cuando una persona adulta se da cuenta de que la bici es un medio de transporte, una herramienta de movilidad, puede querer aprender". Las palabras entrecomilladas son de Isabel Porras, una activista de la bici y de lo social en general, miembro de Santa Cleta, la tienda (y taller) sevillana generadora y catalizadora de inquietudes en torno a la movilidad y la ciudad.

Isabel, además de muchas otras cosas, lleva años enseñando a montar en bicicleta sobre todo a mujeres adultas, "más de 300"; muchas de las cuales han integrado la movilidad a pedales en su día a día, algo mucho más importante de lo que puede parecer a primera vista: "Todas de pequeñas hemos escuchado frases como ‘niña no te caigas’, ‘niña no te manches’... Lo que hacemos en los talleres bici no es sólo aprender a montar en bici, sino desaprender los límites que nos ha impuesto, el límite del miedo, el límite de pensar que no nos debemos caer o no nos podemos manchar. Muchas mujeres que han aprendido a montar lo han vivido como una verdadera liberación".

Seguir leyendo »

Entonces, ¿para qué sirve Hábitat III?

Alguien está a punto de decir lo que todo el mundo imaginaba.

Último día de Hábitat III. Desayuno en la casa de huéspedes que me acoge y que, casualmente, es de una psicóloga jubilada, la encantadora Nidia, que ha trabajado durante años para UNICEF en zonas de conflicto y desastres naturales. La siguiente casualidad es que se une al pan con mantequilla un gringo que también trabaja para la ONU y que vive en un avión.

Recién llegado de Dubai, coge fuerzas para su presentación en la última sesión plenaria. Hablamos un poco de todo esto y, claro, de la Nueva Agenda Urbana, que hoy se convertirá en documento final. Le pregunto si habrá muchos cambios con respecto al borrador y me dice que no. “Hay pocas negociaciones que hacer en este tipo de eventos. El documento, de hecho, no compromete realmente a nada, es más para hacer pensar”.

Horas más tarde, en la rueda de prensa final, Joan Clos, Director Ejecutivo de ONU-Hábitat, hace un resumen junto a la Ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda de Ecuador, María de los Ángeles Duarte. Y lo confirma: “La Nueva Agenda Urbana es un esfuerzo por crear una estrategia que sirva de guía para los retos del proceso de urbanización. Pero eso, finalmente, es un asunto de política nacional, no es posible en este caso un tratado internacional que fuerce acciones. En este sentido, la Agenda debe ser entendida como una colección de líneas de actuación para generar debates nacionales que sean implementados a nivel local”. Vaya, como decía Joaquín Luqui, 'tú y yo lo sabíamos'.

Seguir leyendo »

¿Se puede hacer una ciudad para las personas sin cambiar la economía?

La vida diaria y el comercio informal siguen en el parque El Ejido de Quito, a pesar de Hábitat III.

En el Parque El Ejido los quiteños juegan a las cartas y al voleibol, hacen ejercicios de calistenia y pasean en bici, comen, hablan o simplemente se tumban. Hacen su vida diaria sin saber que a su alrededor se está definiendo cómo han de ser las buenas ciudades. Aunque, la verdad, quizás sea al contrario.

En la Casa de la Cultura siguen los debates, las mesas redondas, las ruedas de prensa. En la zona de exposiciones, países -España, Alemania, Japón pero también Sudán y Palestina-, empresas -Movistar, Claro, Uber- y bancos de desarrollo, fundaciones y universidades presumen de lo suyo. Janette Sadik Kahn, la que fuera jefa del área de transporte de Nueva York y responsable de su transformación en los últimos años, da una charla en la que cuenta cómo hacer lo que ella hizo. Peatónito, el héroe de la Ciudad de México que lucha por los derechos de los peatones, llega con máscara y megáfono a contar las claves de sus acciones de urbanismo táctico y guerrillero. Todos, desde los países y las empresas hasta los técnicos y activistas, tratan de explicar cuál es su manera de hacer ciudades humanas sin reparar en que la mejor muestra de tal cosa que se puede encontrar en el entorno de Hábitat III está en este parque.

En el ecosistema no faltan, claro, vendedores de chicles y tabaco, los que ofrecen jugos y comidas varias y hasta esa mujer que alquila coches de juguete para que los niños den un paseo. Es lo que se suele llamar economía informal. Es gente que se busca la vida como puede y que llena no sólo las calles de Quito, sino de prácticamente todas las ciudades latinoamericanas. Es un motor económico que, en el caso de Ecuador, se calcula que llega a suponer 60% del PIB. Y es, también, un reto al que se enfrentan las urbes -no sólo de los países en desarrollo, ojo, pensemos en los manteros- y que plantea preguntas muy difíciles de responder. Por ejemplo: ¿está por encima el derecho al trabajo del derecho al espacio público?

Seguir leyendo »

El derecho a la ciudad contra el espacio urbano como mercancía

Las vallas rodean el recinto de Hábitat III cedido por Quito a la ONU.

El derecho a la ciudad es uno de esos términos que revolotean en torno al debate de lo urbano sin terminar de posarse en un sitio fijo. No lo hace tampoco en el abarrotado auditorio de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales Sede Ecuador (FLACSO), donde tiene lugar Hábitat 3 Alternativo, el encuentro que pone en duda, desde la academia, la propuesta y el método de Hábitat III, la Conferencia de la ONU sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible que tiene lugar estos días en Quito.

El programa coordinado por Fernando Carrión, arquitecto, urbanista y ex concejal de Quito, es un festín para el pensamiento crítico. Por aquí han pasado y pasarán Manuela Carmena, Ada Colau, Saskia Sassen, Michael Cohen y decenas de investigadores, sobre todo del ámbito latinoamericano; hay además seminarios, talleres, conferencias, una feria del libro surtidísima de títulos y un espíritu vigilante pero propositivo que se agradece después de la exaltación de la amistad que a veces reina en Hábitat III. “Queríamos aprovechar la oportunidad de la presencia en Quito de miles de personas para hablar del tema de ciudad —explica Fernando Carrión—. Esto nos da la posibilidad de organizar este encuentro, de intercambiar conocimientos”.

Le pregunto a Fernando qué es, en su opinión, lo que falla en la Conferencia de la ONU y lo primero que me dice es que debería hacerse “en una ciudad abierta y no en una cerrada”. Y es verdad que el recinto cedido por Quito a Naciones Unidas es una fortaleza desde la que uno a veces se siente muy lejos de los problemas urbanos, aunque se hable constantemente de ellos. Además, añade Carrión, “en Hábitat III no están bien representados ni los municipios ni la ciudadanía”.

Seguir leyendo »

Hábitat III: a favor y en contra de la "furia constructora de ciudades"

Joan Clos inaugura la sesión plenaria de Hábitat III

Quito huele a pintura y asfalto. La ciudad, que presume de infraestructuras de postín, está recién maquillada para recibir a más de 40.000 personas con motivo de Hábitat III, la Conferencia de Naciones Unidas sobre Vivienda y Desarrollo Urbano Sostenible. En Quito esta semana hay cuatro policías en cada esquina y una sensación de seguridad que asusta. Hay un lleno absoluto en hoteles y pisos turísticos y precios escandinavos en algunas cevicherías. Hay mil calles cortadas y decenas de taxistas buscando alguna salida de la ratonera. Y hay colas de horas para entrar en el recinto habilitado en la Casa de la Cultura en el Parque El Ejido porque la organización, Naciones Unidas, ha decidido que cuatro arcos de seguridad son suficientes para tragar el tráfico humano de este sarao. Y no.

Oigo en la fila a alguien que comenta, mientras nos achicharramos bajo el sol previo a la tormenta, que esta mala planificación demuestra lo (poco) confiables que son la ONU y sus propósitos. Si es así, es una pena. Además de decenas de encuentros, conferencias, muestras y reuniones no sólo entre técnicos, sino también entre organizaciones sociales y activistas de lo urbano, el objetivo final de todo esto es refrendar la Nueva Agenda Urbana; un documento construido a medias entre jefes de estado y ministros pero también, y como novedad, gobiernos locales y otros grupos de interés que el texto lista, generalizando demasiado, como “sociedad civil, pueblos indígenas, comunidades locales, sector privado, profesionales, la comunidad científica y académica y otros”.

La Nueva Agenda Urbana es un documento de 23 páginas y 174 puntos que viene a resumir muchos de los males de las ciudades del mundo y que pretende apuntar bastantes posibles soluciones. Aquí hay de todo, desde movilidad sostenible hasta asuntos de género, desde economía y empleo informal hasta refugiados, cambio climático, infancia, resiliencia, derecho a la ciudad...

Seguir leyendo »