eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bruselas defiende "un equilibrio" entre el BCE y los reguladores nacionales

La Comisión Europea ha indicado este miércoles que trabaja en una propuesta legislativa para crear un supervisor único bancario en la Eurozona en el que el Banco Central Europeo (BCE) desempeñe un papel "central" pero en el que se garantice "un equilibrio y una cooperación apropiadas" entre el banco emisor europeo y los reguladores nacionales.

- PUBLICIDAD -

El mecanismo de supervisión único, cuya creación es necesaria para poder abrir la puerta a la recapitalización directa de los bancos con problemas a través de los fondos de rescate, ha centrado la primera reunión tras el receso estival del Colegio de Comisarios convocada por el presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, que abordará la propuesta durante el debate sobre el Estado de la Unión previsto el próximo 12 de septiembre en el pleno del Parlamento Europeo en Estrasburgo.

El comisario de Mercado Interior, Michel Barnier, ha presentado al Colegio de Comisario este miércoles "los principales elementos y principios" de la propuesta, que espera presentarla en torno al 11 de septiembre, ha explicado la portavoz comunitaria, Pia Ahrenkilde.

"Estas propuestas serán el primer resultado concreto de la cumbre de la eurozona (de finales de junio) y un paso tangible hacia una unión bancaria genuina", ha recalcado la portavoz en rueda de prensa.

"Un único supervisor bancario en la eurozona es necesario para mejorar la confianza entre los inversores y entre los Estados miembros para utilizar nuestros cortafuegos comunes para la recapitalización directa de los bancos", ha continuado.

El mecanismo supervisor bancario "allanará el camino hacia una unión bancaria plena", junto con el esquema de resolución bancario y un mecanismo de garantía de depósitos único, ha explicado Ahrenkilde.

El Ejecutivo comunitario defiende que el BCE desempeñe un papel central en el nuevo mecanismo" y que "tiene que haber un equilibrio apropiado y una cooperación apropiada entre el BCE y entre la Autoridad Bancaria Europea y entre el Banco Central Europeo y los supervisores nacionales", ha precisado la portavoz.

"Está claro que habrá labores importantes que seguirán con los supervisores nacionales. En este equilibrio vamos a trabajar para garantizar un equilibrio que funcione bien entre el supervisor único, el BCE y los supervisor nacionales", ha precisado. Bruselas también defiende "que se establezca un equilibrio apropiado y una cooperación apropiada entre lo que será el nuevo mecanismo y países que no forman parte de la Eurozona".

"Trabajamos para lograr negociaciones aceleradas con los Estados miembros y el Parlamento Europeo para poder permitir la entrada en vigor de este nuevo mecanismo de supervisión a principios de 2013", ha explicado Ahrenkilde, que esta semana ya reconoció que el mecanismo podría aprobarse "rápido" porque no requiere cambios en los Tratados de la UE.

El portavoz de Barnier, Stefaan De Rynck, ya avanzó la semana pasada que Bruselas trabaja en una propuesta en la que el BCE tenga un papel "central" en las tareas de supervisión de todos los bancos en la Eurozona y no sólo los sistémicos -como quiere Alemania que rechaza que el eurobanco vigile sus cajas de ahorros y cooperativas--, aunque el grado de vigilancia "directa" puede "variar" según el tipo de entidad financiera.

Según avanzó el diario 'Handelsblatt', los bancos centrales nacionales serían responsables de la supervisión del día a día de las entidades, mientras que el BCE podría intervenir en caso de apreciar "riesgos peligrosos".

PRESUPUESTO ANTICRISIS EUROPEO

Además del mecanismo de supervisión bancario, el Colegio de Comisarios ha discutido este miércoles su propuesta de presupuesto multianual para el periodo 2014-2020 que están negociando los Veintisiete con la Eurocámara y que será objeto de discusión entre los Veintisiete en el Consejo de Asuntos Generales informal que acoge este jueves, 30 de agosto, Nicosia.

El Colegio de Comisarios ha cerrado filas en torno a su propuesta de presupuesto porque considera que "es razonable" y supone "un presupuesto de respuesta a la crisis" al centrarse en favorecer "el crecimiento sostenible" en los Estados miembros, según ha explicado Ahrenkilde que ha criticado a los países que, encabezados por Alemania, piden reducirlo por la crisis porque apenas representa "un mero 1% del PIB" europeo.

"Es importante comprender que debe verse como un paquete anticrisis. Proponemos aumentar la inversión en los empleos y el crecimiento económico sostenible tales como las infraestructuras, la ciencia, la investigación y educación", ha explicado la portavoz. "No es un presupuesto para Bruselas sino para los Estados miembros y nuestros ciudadanos", ha recalcado.

La portavoz comunitaria ha saludado además el "amplio consenso" entre los Veintisiete en torno a la idea de que "los fondos de cohesión deben ser objeto, tal y como hemos propuesto, de una condicionalidad mucho más fuerte, en línea con los imperativos macroeconómicos" en el futuro, una de las áreas donde "hay progresos positivos" en la negociación.

La Comisión Europea espera que se pueda cerrar un acuerdo sobre el presupuesto "para finales de año" para contar con "suficiente tiempo para preparar los programas sectoriales" y garantizar que "los fondos de la UE están disponibles desde enero de 2014", ha explicado la portavoz. "Esperamos un progresos sustancial (en las negociaciones) en las próximas semanas", ha precisado.

Los Veintisiete discutirán "por primera vez" este jueves sobre "cifras en los distintos capítulos" del presupuesto en la reunión de Nicosia de este jueves bajo la Presidencia rotatoria de la UE que este semestre ejerce Chipre, según ha explicado el portavoz de Presupuesto del Ejecutivo comunitario, Patrizio Fiorilli.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha