eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Eurozona prevé que el acuerdo de la troika y Atenas se retrase varias semanas

- PUBLICIDAD -

El acuerdo entre la troika y Grecia sobre su programa de reformas y posibles nuevos ajustes para cubrir el agujero fiscal previsto en 2014 puede retrasarse aún varias semanas, lo que pospondría el pago de 1.000 millones adicionales hasta el próximo año, según fuentes de la zona del euro.

"La troika y las autoridades griegas están a millas de distancia sobre las medidas fiscales (necesarias) para cubrir el agujero fiscal previsto para 2014. Si no hay acuerdo sobre esto, no es posible la conclusión de la revisión del programa", señalaron hoy las fuentes.

La troika -formada por la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- estima unas necesidades de hasta 2.500 millones de euros para el próximo año, mientras que Atenas las sitúa en torno a los 500 millones.

Los acreedores internacionales consideran que el Gobierno griego es demasiado optimista en sus previsiones sobre la recaudación fiscal prevista para el año próximo y poco realista en lo que respecta al gasto social, por lo que pide que asuma nuevas medidas de ajuste, una línea roja que Atenas no quiere cruzar.

Las fuentes lamentaron que Grecia haya bajado el ritmo de aplicación de las reformas en el último año y recordaron que el país no ha cumplido con los cuatro requisitos previos exigidos por sus socios para el desembolso de un nuevo tramo de 1.000 millones de euros.

"Las reformas estructurales han sido desarrolladas por debajo de lo esperado, de manera significativa", sobre todo en el primer programa, lo que ha afectado al dinamismo" de las mismas, afirmaron las fuentes.

Los socios del euro descartan imponer fechas límite a Atenas para el cumplimiento de sus compromisos, puesto que la presión sobre las autoridades griegas aumenta sola a medida que pasa el tiempo por las crecientes necesidades de financiación del país.

Según las fuentes, "la fecha límite es que no hay dinero. Si se cumplen (los objetivos marcados), el dinero fluirá; si no, no lo desembolsaremos".

"En algún momento (del año que viene) las necesidades de financiación serán muy significativas. No estaría preocupado si no se logra un acuerdo en tres o cuatro semanas, pero las señales que se mandan no son buenas", señalaron las fuentes.

A su juicio, las "restricciones en la financiación no son un drama, hemos estado viviendo con ello durante los tres años y medio pasados, pero es malo para el desarrollo económico".

No en vano, un gran retraso puede crear mayores problemas, añadieron, al tiempo que consideraron más preocupante el hecho de que Grecia se esté aproximando teóricamente al final del programa de la eurozona (el del FMI dura más) y se sigue arrastrando esta cuarta revisión, que debería estar cerrada antes de que se ponga en marcha la siguiente, prevista para primavera.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha