eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El caso de las emisiones no lastra en España a VW, que sigue líder en ventas

- PUBLICIDAD -

El escándalo de la manipulación de emisiones por parte de Volkswagen, que se desató hace un año, ha llevado a consumidores y afectados a plantear denuncias ante distintas instancias judiciales, un hecho que no ha impedido a la marca alemana mantener su liderazgo en ventas en España.

Volkswagen prevé que todas las soluciones técnicas para eliminar el software que altera los valores de las emisiones de los motores diésel EA 189 estén disponibles antes de fin de año, según han explicado a Efe fuentes de la filial en España.

El caso estalló en Estados Unidos el 18 de septiembre de 2015 al someter a vehículos Volkswagen a controles de emisiones que destaparon el trucaje del conocido como "dieselgate".

De los casi 11 millones de vehículos afectados en todo el mundo, 683.626 están en España: 221.783 de SEAT, 257.479 de Volkswagen, 147.095 de Audi, 37.082 de Skoda y 20.187 de Volkswagen Vehículos Comerciales.

Ante la negativa del consorcio a pagar indemnizaciones, los compradores han optado por la vía judicial.

Hasta el momento, Volkswagen ha obtenido tres sentencias favorables en los juzgados de Primera Instancia de Valencia, Torrelavega (Cantabria) y Zaragoza.

La causa también ha llegado a la Audiencia Nacional, donde se investiga a Volkswagen Alemania por presunta manipulación de los motores, ya que para la Fiscalía existen elementos que apuntan a que la matriz podría ser la única responsable y las filiales sólo actuarían como "correa de transmisión directa".

En febrero, Volkswagen empezó a aplicar en España las primeras soluciones específicas para la pick-up (camioneta) Amarok con el motor 2.0 TDI, después de que la Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA) de Alemania diese su visto bueno.

En la actualidad, en España el Grupo está revisando 20 modelos de las marcas Audi, Volkswagen, Skoda y SEAT con el citado propulsor.

Por compañías, está eliminando el software de los motores 2.0 en los Audi A3, A4, A5, Q5 y A6; en los Volkswagen Amarok, Passat, CC, Tiguan, Golf, Jetta, Scirocco, Touran y Caddy; en los Skoda Superb y Octavia; y en los Seat Exeo, León, Altea e Ibiza.

El consorcio, que no ha facilitado cifras sobre el número de unidades que ya han pasado por el taller, ha destacado que el siguiente paso es la reparación de los modelos con motores 1.2 (Volkswagen Polo y Seat Ibiza).

Volkswagen empezará a enviar las cartas a sus clientes entre finales de septiembre y principios de octubre.

Estas actualizaciones de software se realizan en treinta minutos y no tienen coste para los clientes, a quienes se les entrega una factura y pueden pedir un coche de sustitución, según las fuentes consultadas.

Por último, los motores 1.6, que están a la espera de la aprobación de la solución por parte de la KBA, requieren una actualización del software y la instalación del estabilizador del flujo de admisión -sin coste-, proceso en el que se tarda aproximadamente una hora.

Un portavoz de SEAT ha detallado a Efe que, en los nueve primeros meses de 2016, alrededor del 30 % de los vehículos ya han sido llamados a revisión.

SEAT está ahora a la espera de la solución para el 1.6, que para la compañía representa el mayor volumen de coches afectados.

Las fuentes del grupo alemán han destacado que en Europa no hay previstas indemnizaciones y que la situación es "completamente distinta" a EEUU, donde no hay ninguna intervención técnica aprobada y se prevé una bajada del valor residual de los vehículos, lo que en el Viejo Continente no ha sucedido.

Entretanto, Volkswagen ha vuelto a ser en agosto -no lo lograba desde abril- la marca con más matriculaciones en España (4.905, el 1,9 % más que en el mismo mes de un año antes).

En los ocho primeros meses suma 61.431 unidades, el 2,5 % menos en tasa interanual, lo que la sitúa como la segunda del mercado, tras Opel (66.177, el 20, 1 % más).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha