eldiario.es

Menú

Enclave Rural Enclave Rural

De la alta costura de Milán a la botánica gourmet

Desde La Puebla del Río, Tatiana García trabaja en "gastrobotánica", dotando de productos de alta calidad de la tierra a sus clientes

Montó su propia empresa de importación, pero la llegada de la crisis hizo que tuviese que idear esta actividad en las tierras que rodean su casa bautizándola La Huerta de Tatiana

Cultiva siguiendo los preceptos de la agricultura ecológica, y cada día reparte por encargo los productos que van directamente de la tierra a sus clientes

- PUBLICIDAD -
Tatiana muestra algunas de las plantaciones en las que trabaja a diario.

Tatiana muestra algunas de las plantaciones en las que trabaja a diario.

"Cuando llegues al final del camino, verás una puerta azul. Así sabrás que has llegado". Tatiana García Resenberg (Barcelona, 1973) espera tras la puerta azul para mostrar el fruto de su trabajo en las cuatro hectáreas de tierras en las que saca adelante a diario distintos productos de "gastrobotánica". Todavía hay que recorrer unos 500 metros para llegar a su casa, en lo alto de la colina donde se encuentra la finca a las afueras de La Puebla del Río, para hacerse una ligera idea de la importancia de la labor de esta mujer, que pasó hace siete años de diseñar calzado para la alta costura de Milán a vender el fruto de la tierra que trabaja a diario para restaurantes y tiendas selectas.

De sus manos y su investigación salen variedades olvidadas o nuevos componentes de raíces, tallos, hojas, flores, frutos o semillas para su uso y aplicación en cocina, con la premisa de ser un referente a la hora de cultivar flores comestibles, entre otros productos.

Tomates de la Huerta de Tatiana

Tomates de la Huerta de Tatiana

Todo en su día a día es artesanal y ecológico, y todo está cronometrado. Retrasa la cita con eldiario.es/andalucia hasta que está segura de que ha cumplido con todas las entregas, y al filo del mediodía ya se sienta a explicar que "nací en Barcelona, mi madre es medio alemana y medio americana, he vivido en Colombia, Barcelona, Málaga, Italia…", hasta recalar en La Puebla del Río donde cultivo, por ejemplo, flores comestibles, hierbas aromáticas, verduras y frutas, orientándome siempre a cosas diferentes, especies, raras, tras viajar por todo el mundo y gustarme mucho la cocina y experimentar".

La necesaria reinvención por la crisis

De su trabajo se benefician restaurantes, particulares y tiendas especializadas, y todo gracias a una de esas historias que han nacido de la necesidad de reinventar la vida profesional y personal a causa de la crisis económica: "Estudié diseño de moda y me especialice en calzado, trabajando en empresas bastante importantes. Entre otros lugares estuve trabajando en Milán y luego en empresas de Ubrique con el tema del cuero, hasta que decidí montar mi propio negocio, que era de importación de artesanías de Suramérica, pero siempre tenía el hobby de las plantas, y en esto que comprobé que, con la crisis, los precios no cuadraban".

La reinvención la hizo efectiva en los terrenos que rodean su casa de la localidad sevillana:, "cuando pensé que tenía la tierra suficiente y que en un restaurante yo veía cosas que yo tenía mejores, de modo que empecé mi actividad comercial, pasando a trabajar profesionalmente lo que hasta entonces era un pequeño huerto". Y así nació El Huerto de Tatiana.

Plato elaborado con los productos de Tatiana García

Plato elaborado con los productos de Tatiana García

"A veces pensaba por qué me había metido en esto"

Recuerda que "al principio era muy duro, aunque era algo que me gustaba hacer, pero era duro porque estaba yo sola, y había días que estaba en el campo dándole al azadón y pensando en quién me habría mandado a mí a meterme en este lío".

Con el esfuerzo del día a día, de sus manos han ido saliendo guisantes lágrima, verduras baby, fresas, berenjenas baby, tomates mexicanos, nopales, ajos de elefantes, pepinos redondos o flores comestibles, que van a parar a sus clientes de Sevilla capital y el Aljarafe sevillano, donde se encuentran sus destinos más habituales, mientras que también tiene clientes en Madrid y la localidad malagueña de Ronda.

Eso sí, aunque domina a la perfección su día a día, no acierta con cifras como la facturación anual de su actividad, por lo que se felicita de haber tenido en su día en La Puebla del Río una oficina de gestión de la Junta a la que acudió a ciegas para iniciar el primer papeleo. Siete años después, toda su vida se centra en sus tierras y sus productos, "que sacamos adelante siempre en ecológico", aunque no ha pedido certificación alguna, "porque sería un papeleo inmenso tener que pedir todo lo necesario y rellenar papeles para casi 300 productos". Llama la atención, por último, que no tiene producto alguno envasado para enviar a clientes en el momento de la entrevista porque Tatiana trabaja bajo encargos de sus clientes, y cada día vuelve a empezar.

Haciendo balance se despide, mirando todo lo que hay alrededor, mientras suspira y dice "esto es precioso, pero requiere tanto trabajo…", a tiempo que comienza a recibir los pedidos que cargará en su furgoneta al día siguiente.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha