eldiario.es

Menú

REGIÓN DE MURCIA

Las doñas también existimos

- PUBLICIDAD -

Obvio, pensaréis. En la sociedad en que vivimos, por desgracia, no está tan claro. Para muchos las doñas no existimos y quedamos relegadas a ser ciudadanas de segunda, en contra de lo que dice la Constitución de nuestro país o la Declaración de Derechos Humanos.

¿Creéis que exageramos? ¿Es normal que una mujer cuando tiene que rellenar un papel para certificar una carta en Correos tenga que poner “D. Ana, D. María, D. Emma”? ¿Por qué no aparece el Doña? Son sólo cuatro letras: D, O, Ñ, A. ¿No es asumible el gasto de tinta por parte de la empresa? ¿O igual lo que temen es lo que representa esas cuatro letras juntas, Doña? ¡Las mujeres! Sí, las mujeres, más de la mitad de la población, que venimos sufriendo a lo largo de la historia ser apartadas de la sociedad. La mujer ha sido relegada de la vida laboral, de tener voz, de poder votar o estudiar y un largo etcétera que podríamos añadir.

Diréis que hoy en día ya no es así. Afortunadamente, hemos mejorado gracias a la lucha de muchas mujeres. Pero para un país desarrollado como es el nuestro, la figura de la mujer aún no ha tomado el papel que merece en la sociedad, lo cual es vergonzoso. La mujer sigue teniendo más dificultades que cualquier hombre para acceder a un puesto de trabajo y poder conciliar su actividad con su vida familiar. La brecha salarial entre hombres y mujeres sigue siendo preocupante. ¿Por qué una mujer tiene que cobrar menos dinero por hacer el mismo trabajo que un hombre? No encontramos ninguna explicación razonable.

El empoderamiento de la mujer comienza por existir

Tampoco entendemos por qué una mujer no tiene derecho a decidir sobre su cuerpo. Hace aproximadamente un año las mujeres tuvimos que volver a manifestarnos para pedir algo que hace décadas en este país ya conseguimos, el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. El gobierno del PP, con el ministro Gallardón a la cabeza, se empeñó en reabrir un debate que en la sociedad española no existe. Por ello mismo, por ser un debate obsoleto y que la sociedad ya tiene totalmente superado, la respuesta de la ciudadanía en la calle fue contundente, con acciones como “El tren de la libertad”, y también en el Congreso de las/os Diputadas/os, con toda la oposición en contra del citado proyecto e incluso con voces disidentes de diputadas del propio PP. Tal fue la presión de la sociedad con este tema que el ministro se vio obligado a usar una palabra poco frecuente en nuestro país: “dimito”.

El caso que exponemos de los documentos de Correos lo hemos denunciado ante el Observatorio de la Mujer y ante la propia empresa, Correos. Confiamos en que tomen a bien nuestra reclamación y próximamente podamos ver “D./Dña.” en dichos documentos. El empoderamiento de la mujer comienza por existir.

Para finalizar nos gustaría recordar a las sufragistas, luchadoras incansables, a las que debemos agradecer el haber podido votar el pasado 24 de mayo. No olvidamos que no pudimos estar todas el domingo ejerciendo nuestro derecho a voto, faltaron 467 mujeres que han sido asesinadas por violencia machista durante la última legislatura. Esperamos que los gobiernos que se formen tras las elecciones tengan bien presente esta cifra del terrorismo machista, cifra que avergüenza a nuestra sociedad, y desarrollen políticas para abordar de una forma integral el problema del machismo y su consecuencia última más dramática, los asesinatos machistas.

Asociación Contra la Violencia de Género de Águilas

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha