Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

Terrible condena

Sobre este blog

Murcia y aparte es un blog de opinión y análisis sobre la Región de Murcia, un espacio de reflexión sobre Murcia y desde Murcia que se integra en la edición regional de eldiario.es.

Los responsables de las opiniones recogidas en este blog son sus propios autores.

La interpretación del informe del Consejo de Estado que todo el mundo conoce y que este hará público cuando termine la tramitación ha levantado una terrible polvareda. Las interpretaciones son tan diversas como los territorios en disputa. Un excelente resumen pueden encontrarlo en este hilo de Juan Antonio Ortega. Si lo siguen pueden hacerse una idea lo que dan de sí 95 páginas para los diferentes periódicos.  

El trasvase empezó con la II República, a ella correspondió su diseño, se construyó durante la dictadura y se terminó e inauguró con la democracia. Su llegada y desarrollo contrasta con el hundimiento de la industria conservera, la reconversión industrial y la posterior victoria del PP en el 95. Este no sólo levantó la legislación que protegía el Mar Menor, sino que protegió y negó los regadíos ilegales, mientras acusaba a quienes los denunciaban de malos murcianos y cosas peores.

El problema nunca ha sido el trasvase, ha sido su gestión, las irreales expectativas y la avaricia de unos pocos. Ejemplos de ellos, el aumento sin control de hectáreas regadas que vierten sus aguas sobre las ramblas que desembocan el Mar Menor; los intentos, fracasados, de transformarnos en la Florida europea a base de ladrillo, campos de golf y espejismo de parques de atracciones que lo único que nos han dejado ha sido un aeropuerto sin aviones y una conexión de AVE con Alicante. Hechos todos ellos que coinciden con el pegajoso lema del 'Agua para todos'. Este, desligado de la realidad, enlazaba con el mito bucólico del agricultor que ha dejado de serlo y se ha olvidado de los sabañones, el frío y las manos encallecidas.

Descubre nuestras apps