eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Manuel Segura Verdú

Manuel Segura Verdú es periodista

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2

El impás de RTVE

La precipitada convocatoria electoral del 28 de abril por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aboca a RTVE hacia un impás insufrible. Luego de dilatarse en el tiempo el proceso para poner en marcha y resolver un concurso público de cara a elegir a su presidente –o presidenta– y a los miembros de su Consejo de Administración, este nuevo giro en la política del país tiene todas las trazas de que las intenciones de proceder a seleccionar a los candidatos pueda dormir el sueño de los justos.

Tras la moción de censura a Mariano Rajoy, a finales de mayo de 2018, el Ejecutivo socialista surgido de aquella realizó varios intentos vanos para situar al frente de la corporación a una persona de transición hasta que se resolviera el mencionado concurso. Ni a propósito se podía haber hecho peor. A cada candidato, un problema. Surgían nombres como hongos, unos fruto del globo sonda y otros de la rumorología, no cuajando ninguno por esto o aquello. El pleno del Parlamento se encargó de aniquilar las mínimas posibilidades de que prosperase cualquier nombramiento.

Seguir leyendo »

Presos del desencanto

Vox volvió a ser el gran vencedor de la manifestación de este domingo en la madrileña plaza de Colón. Sin entrar en la guerra de cifras, como en aquellas convocatorias de Fuerza Nueva, en la plaza de Oriente, durante la Transición -en las que, por cierto, lograba llevar mucha más gente de la que ahora acudió-, el partido de Santiago Abascal consiguió colarse en la foto `de familia´ junto al PP y Ciudadanos, algo bastante impensable en países como Francia, Alemania o el Reino Unido. Lo del pretendido cordón sanitario, ya es historia.

Resulta evidente que a Vox le están haciendo la campaña los demás, incluida la izquierda, por lo que sus dirigentes podrían acostarse desde ya en una tumbona y levantarse el día después de las elecciones para recolectar el rédito en forma de cientos de miles de votos. Es posible que la convocatoria del domingo no tuviera el éxito esperado, es evidente, a pesar del denodado esfuerzo por trasladar en autobuses a los manifestantes “desde provincias” con cargo a las arcas de los convocantes. Era esa España militante la del otro día, que contrastaba con la que a esa misma hora disfrutaba en las terrazas de una primavera adelantada, degustando cervezas, martinis y demás aperitivos, como recordaba en su imprescindible columna semanal el escritor castellonense Manuel Vicent.

Seguir leyendo »

Venerables veteranas

Como dejó dicho John Lennon, la vida es eso que va pasando mientras tú haces otros planes. Eva Llorach (Murcia, 1970) obtenía, en la pasada edición de los premios Goya, la preciada estatuilla como actriz revelación por su papel en ‘Quién te cantará’, película dirigida con un ajustado presupuesto por Carlos Vermut, triunfador con su conmovedora ‘Magical Girl’ en la 62ª edición del Festival de Cine de San Sebastián. Por cierto, el primer corto de este cineasta madrileño, rodado hace diez años, se tituló ‘Michirones’, en claro guiño a un plato tan significativo de nuestra gastronomía regional.

Hasta llegar aquí, y subir este domingo al escenario del Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla para recoger su Goya, Eva Llorach ha transitado por toda una serie de situaciones, algunas bastante alejadas de un oficio que comenzó a aprender en la Escuela Superior de Arte Dramático y Danza de Murcia. Reconoce que optó por ello tras disgustar a un padre que esperaba que siguiera con el negocio familiar de maquinaria industrial. Con numerosas incursiones no solo en el cine, sino también en el teatro y la televisión, esta actriz deja patente que para sobrevivir con tan precaria profesión ha tenido que ejercer de camarera o encuestadora, entre otros cometidos.

Seguir leyendo »

De Alcácer a Totalán

Otra vez, de nuevo, algunos medios de comunicación y, en especial, determinadas televisiones, se han cubierto de gloria al dar cobertura a un suceso con tintes dramáticamente humanos. El lamentable accidente del pequeño Julen, al caer 70 metros, en un pozo de más de 100 de profundidad, en una montaña malagueña de Totalán, y su fatal desenlace 13 días después, ha vuelto a evidenciar que no hay escrúpulos para lanzarse sobre la carnaza como buitres hambrientos cuando de captar audiencia se trata, sin respeto por la intimidad y el dolor ajeno. No lo hicieron en el lugar de las perforaciones ni tampoco en el tanatorio de El Palo, barriada en la que residía esta familia.

El genio de Billy Wilder ya inmortalizó en 'El gran carnaval' (1951) el estercolero en el que se podía convertir este oficio de informar, cuando de lo que se trata es de dar espectáculo a la concurrencia. Me he acordado estos días de esa película protagonizada por el ya centenario Kirk Douglas, convertido en un periodista carente de escrúpulos, como algunos de los que ahora detentan responsabilidades en esas cadenas.

Seguir leyendo »

El éxito de mañana

No tuve compañeras en mi clase hasta los diez años de edad. Cursábamos quinto de lo que se llamó Educación General Básica (EGB). Desde párvulos, que era como se denominaba al curso inicial, mis compañeros de pupitre siempre habían sido chicos. Recuerdo que el patio de aquel colegio nacional en mi pueblo estaba dividido y que había una zona delimitada para ellas y otra para nosotros. Los más talluditos y avispados se acercaban al punto que nos separaba y hablaban (algunos más que hablar, vociferaban) con las moradoras de la otra parte. Era lo máximo a lo que se podía aspirar de puertas para adentro. Aquello era como el Muro de Berlín, infranqueable, con profesores al uno y otro lado para evitar que nadie traspasara la delgada línea que nos distanciaba.

En 1972 mi clase ya fue mixta. Sin embargo, a nosotros nos colocaron juntos. Y a ellas, también. Éramos, en total, una veintena de chicas y apenas una decena de chicos. Había unas tres o cuatro que destacaban en cuanto a su nivel académico. Nosotros resultábamos más discretos, diría yo. Entre las asignaturas figuraban trabajos en los que, por ejemplo, había que tener destreza manual. En más de una ocasión recurrí a ellas para que me auxiliaran, pues nunca destaqué en esos menesteres. Los siguientes cursos de EGB supusieron que la compenetración fuera total. Y ya había quien, incluso, compartía mesa. En aquellos años, lo reconozco, empezamos a mirarlas de otra manera. Y calificaría como emocionantes e irrepetibles aquellas sensaciones. En 1976 llegué al instituto de Enseñanza Media, en la capital, y aunque no hacía mucho que las aulas eran mixtas, la cosa implicó abrazar lo que yo estimé como normal.

Seguir leyendo »

De galgos y podencos

Hay quien asegura que Andalucía se ha convertido en el laboratorio de la nueva derecha española. Tras los resultados de las últimas elecciones autonómicas, PP, Ciudadanos y Vox se aprestan a unir sus votos para desalojar al PSOE del ejecutivo, en el que ha permanecido durante casi cuatro décadas. La presumible facilidad con la que ahora se predispone a pactar la derecha contrasta con ciertas reticencias de la izquierda contemporánea.

En abril de 1979, después de las primeras elecciones municipales que se celebraron en nuestro país tras el franquismo, el PSOE y el PCE pactaron sin complejos en cientos de ayuntamientos para gobernar e impedir así que lo hiciera la UCD de Adolfo Suárez, que recordemos fue la que, globalmente, ganó aquellos comicios. Sin embargo, pasado el tiempo, los vigentes protagonistas en esa esfera del espectro político parecen ponerse muy estupendos de cara a alcanzar determinado tipo de acuerdos.

Seguir leyendo »

Los maestros del taller

Cuando en 1993 Indro Montanelli abandonó 'Il Giornale', dijo en una entrevista televisiva sobre el editor del diario milanés: "Berlusconi tiene muchas virtudes, pero también un feo defecto: escucha más a los tontos y a los serviles que a los amigos críticos". Montanelli, que ya tenía entonces 85 años, fue especialmente crítico con la entrada del que fuera su amigo, el magnate Silvio, en el proceloso mundo de la política. Y prefirió alejarse de su estela creando un efímero diario, que bautizó como 'La Voce', para retornar en sus últimos años al 'Corriere della Sera'. Montanelli argumentó que, hasta que Berlusconi se decidió a lanzarse al ruedo político, nunca interfirió en sus decisiones periodísticas en 'Il Giornale'; pero que la cosa cambió radicalmente cuando se zambulló de lleno a liderar la derecha italiana. "Conoce el precio de la gente", escribió sobre él, durante su estancia profesional en Roma, Enric González.

El veterano maestro de periodistas había fundado 'Il Giornale' en 1974, tras dejar el 'Corriere', después de casi toda una vida en su Redacción. En 1977, el periódico fue adquirido por un ambicioso empresario del negocio inmobiliario llamado Silvio Berlusconi. El maridaje entre uno y otro duró unos tres lustros. Rompieron porque Montanelli siempre sostuvo que su único patrón eran los lectores. El último de sus proyectos, 'La Voce', duró apenas un año en los quioscos. Cuando con lágrimas el octogenario director pidió perdón y anunció a los trabajadores el cierre del diario, reconociendo su estrepitoso fracaso, estos le dedicaron una ovación de un cuarto de hora.

Seguir leyendo »

Eclipsando el regionalismo

Seguir leyendo »

Si Nixon hubiera sido mallorquín

Es harto probable que si Richard Nixon viviera en la Mallorca actual su espionaje a los contrincantes políticos hubiera quedado inmune y que acabaría sus días de retiro plácidamente, instalado en una casa noble, quizá en la playa de Alcúdia, contemplando el azul del Mediterráneo y haciendo unos hoyos en su exclusivo club de golf. Es posible que Bob Woodward y Carl Bernstein, los sabuesos reporteros del 'Washington Post' que desmadejaron la lana del Watergate, nunca hubieran bebido de la fuente de Garganta Profunda y que sus ordenadores y teléfonos móviles ahora estarían a buen recaudo por orden de un juez.

En Mallorca, llaman de madrugada a tu puerta y no es el lechero precisamente, frente a lo que vaticinaba Churchill que debía pasar en una democracia. Lo ocurrido estos días con dos periodistas de sendos medios de comunicación baleares –Europa Press y 'Diario de Mallorca'– es tan grave como peligroso para la libertad de expresión en nuestro país. Al artículo 20 de la Constitución, ya de por sí suficientemente válido para dar carta de naturaleza a las garantías que asisten al periodista a la hora de guardar el secreto profesional, se une el artículo 10 del código deontológico de la Federación de Asociaciones de la Prensa de España (FAPE) en el que se señala que "es un derecho del periodista, a la vez que un deber que garantiza la confidencialidad de las fuentes de información. Por tanto, el periodista garantizará el derecho de sus fuentes informativas a permanecer en el anonimato, si así ha sido solicitado. No obstante, tal deber profesional podrá ceder excepcionalmente en el supuesto de que conste fehacientemente que la fuente ha falseado de manera consciente la información o cuando el revelar la fuente sea el único medio para evitar un daño grave e inminente a las personas".

Seguir leyendo »

Chalecos del Norte

En la exitosa comedia 'Bienvenidos al Norte' (2008), Philippe Abrams es el director de una oficina de correos de una ciudad del sur al que trasladan disciplinariamente al norte de Francia. Lleno de prejuicios, emprende viaje a Bergues, una población cercana a Dunquerque. El norte es para muchos franceses ese lugar frío, inhóspito y casi troglodita en el que por nada quisieran residir. Es esa Francia profunda que contrasta con el cosmopolitismo de la gran urbe. Allí tiene su origen el movimiento de los 'chalecos amarillos', en departamentos como el de Somme, en la región de Picardía y cuya capital es Amiens.

En esta ciudad murió en 1905 Julio Verne, tras haber sido concejal de la misma durante varias legislaturas. Con el escritor no solo acabó la diabetes, sino también la depresión por esa ciencia que, al final de sus días, entendió podía ir incluso en contra del ser humano. Y allí nació en diciembre de 1977 el actual presidente de la República, Emmanuel Macron, una de las principales dianas de este movimiento que en su origen, desde el pasado mes de noviembre, protesta por el aumento del precio de los combustibles y sus impuestos derivados. Los manifestantes, que no tienen un líder concreto, aseguran que su poder adquisitivo se ha visto mermado en la última década, siendo la clase media la más castigada, a la que se unen los pensionistas y jóvenes del extrarradio de la gran metropoli. Existe también en ese clamor la firme sensación de creerse ciudadanos que habitan en zonas más que olvidadas por parte del Gobierno central.

Seguir leyendo »