eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Manuel Segura Verdú

Manuel Segura Verdú es periodista

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 2

¿Cón el bipartidismo vivíamos mejor?

No sé si alguien es capaz de poner en duda que ni la Transición, con sus virtudes y defectos, ni la Constitución, con los suyos, hubieran salido adelante con los políticos actuales. Así de claro lo pienso y lo escribo. No es aquello de que cualquier tiempo pasado fuera mejor, pero el nivel de la clase política actual queda a años luz del de aquella, reitero. El espectáculo deprimente al que estamos asistiendo, tanto a nivel nacional como autonómico, es de tal envergadura que produciría sonrojo a más de uno si regresara del pasado remoto.

Hay abundantes escenas en la retina de la historia, como la de Adolfo Suárez, un hombre salido del Régimen, dialogando con Santiago Carrillo, aún en la clandestinidad, negociando la legalización del PCE. O Manuel Fraga, líder de la derecha, presentando a su homólogo comunista en el Club Siglo XXI. O Alfonso Guerra, pactando puntos clave del texto constitucional con Fernando Abril Martorell, entre el humo de los cafés y los cigarrillos… Son solo algunos ejemplos, a vuela pluma, del talante de aquellos políticos con sentido de Estado y, lo que quizá sea más importante, con sentido común, ese del que tanto se carece en la actual política española.

Seguir leyendo »

Un melancólico recuerdo

En 2005, un puñado de intelectuales fundó en Barcelona una plataforma cívica a la que llamaron Ciutadans de Catalunya. Lo hicieron frente al que consideraron 'nacionalismo catalán obligatorio'. La denominación se remonta a la frase acuñada por el president Tarradellas en 1977, expresada desde el balcón del Palau de la Plaça de Sant Jaume, a su regreso de un prolongado exilio. Los fundadores fueron el escritor Félix de Azúa; el dramaturgo y actor, Albert Boadella; el catedrático de Derecho Constitucional, Francesc de Carreras; el periodista Arcadi Espada; la escritora Teresa Giménez Barbat; la poeta y ensayista, Ana Nuño; el profesor de Economía, Ética y Ciencias Sociales, Félix Ovejero; el antropólogo Félix Pérez Romera; el periodista y profesor de Periodismo, Xavier Pericay; el escritor y crítico literario, Ponç Puigdevall; el profesor de Economía y Empresa, José Vicente Rodríguez Mora; el filólogo y profesor universitario, Ferran Toutain; el periodista y poeta, Iván Tubau y los también escritores Carlos Trías Sagnier y Horacio Vázquez-Rial, ambos ya fallecidos. En resumen, un elenco de saber e inteligencia nada despreciable.

Meses después de la puesta en marcha de aquella iniciativa, se eligió como presidente de la misma a un joven abogado, Albert Rivera, quien apenas contaba con 26 años de edad. Al poco tiempo, Rivera encabezaría la candidatura a la presidencia de la Generalitat por una formación que prácticamente acababa de ver la luz, obteniendo 3 diputados en el Parlament. Y sería tras la consulta de 2012, en la que Ciutadans triplicaría su representación, alcanzando los 9 diputados, cuando comenzaría su verdadera eclosión por el resto del Estado, donde su implantación hasta la fecha era incipiente. Cimentada en un líder que comunicaba y transmitía, la imagen del partido se transformó en una marca nacional y ya no casi exclusiva de Cataluña. Pero tuvo que ser en las elecciones catalanas de diciembre de 2017 cuando Ciudadanos diera la auténtica campanada, siendo la lista más votada con más de 1.100.000 sufragios y obteniendo 36 parlamentarios. Con todo, su candidata, Inés Arrimadas, rehusó optar a la investidura ante el temor de no sumar con las fuerzas constitucionalistas frente a las independentistas.

Seguir leyendo »

En qué manos estamos

"Esto se arreglaba rápido si los diputados no empezaran a cobrar el sueldo hasta que se conformara un acuerdo de gobierno", me dijo un amigo, el otro día, mientras desayunábamos. Lo cierto es que me marché a casa meditando sus palabras que, no por simples, tampoco carecían de una lógica particular. Las elecciones autonómicas del 26 de mayo han dejado patente que, en esta Región, no se sabe pactar. El poco entrenamiento en todos estos años transcurridos desde la entrada en vigor del Estatuto de Autonomía en 1982, con sucesivas mayorías absolutas del PSOE, primero, hasta 1995, y del PP, después, desembocaron en una insólita Asamblea Regional en 2015, cuando a los populares les faltó un solo escaño para revalidarla. El concurso de Ciudadanos entonces, que obtuvo cuatro diputados, permitió al PP seguir gobernando la legislatura anterior a la que ahora se inicia. Sin embargo, la fragmentación parlamentaria actual, más amplia que en esa penúltima etapa, en la que hubo cuatro grupos, se complica aún más con la llegada de Vox.

La irrupción del partido de derecha radical, -"ultraderechita cobarde" le llamó el otro día un más que enojado secretario general del PP, el ciezano Teodoro García- ha supuesto que el papel de árbitro de la situación recaiga en él, y ya no tanto en exclusiva en Cs. La presencia en la cúpula regional de Vox de exmilitantes del PP complica todavía más la cosa. Algunos de estos, abandonaron el partido en su día con ciertas dosis de rencor, a pesar de haber ostentado cargos de evidente responsabilidad en la Administración autonómica. Es el caso de Luis Gestoso, exdirector general de Emergencias, al que la llegada de Pedro Antonio Sánchez a la presidencia de la Comunidad y del PP, así como de Joaquín Bascuñana anteriormente a la Delegación del Gobierno, supusieron que actuara no tanto, como asegura, por abominar de la corrupción imperante en el que fue su partido y sí algo más por aquello que cuenta que hizo el periodista deportivo José María García cuando abandonó la Cadena Ser: "Me fui cinco minutos antes de que me echaran". No había pues que ser un lince para deducir que Gestoso, hoy secretario del grupo parlamentario de Vox y negociador con PP y Cs de un posible pacto, haría sudar tinta a sus anteriores correligionarios de partido, con los que tenía cuentas pendientes.

Seguir leyendo »

Apagando el fuego con gasolina

Hace casi una década, en otoño de 2009, la presencia de Nick Griffin, líder en esos años del ultraderechista Partido Nacionalista Británico en el programa político de la BBC con mayor audiencia en el Reino Unido, 'Question Time', levantó tanta polémica en las islas como esta semana lo ha hecho la entrevista, en el Canal 24 horas de TVE, al dirigente de EH Bildu, Arnaldo Otegi.

Tanto Griffin entonces, como Otegi ahora, entendieron desde el primer momento que su comparecencia ante las cámaras iba a ser lo de menos, y que lo verdaderamente importante sería la publicidad que durante días rodearía su presencia en los estudios de la BBC para el primero o, en el caso del que fuera militante de la banda terrorista ETA, en los de TVE.

Seguir leyendo »

El lío de Liarte

Conocí al abogado Juan José Liarte cuando, durante la campaña de las pasadas autonómicas y municipales, realicé las correspondientes entrevistas electorales en TVE Murcia. Apareció en solitario un día en el que el convocado era el número uno a la Asamblea Regional y presidente provincial de Vox, Pascual Salvador. A última hora, desde el partido nos informaron de que a este último le era imposible asistir a la entrevista, por lo que vendría el número dos de la candidatura. A Liarte, un novato en estas lides -como él mismo me reconoció- se le vio sorprendido de pronto en la sala de maquillaje y, luego, ante las cámaras y los focos del estudio. Intenté tranquilizarlo y mantuvimos una conversación en antena de la que, al menos, él salió satisfecho. Reconozco que tuvo un discurso más fluido que el del líder provincial. Tras ella, en el pasillo, coincidió con la cabeza de lista de Ciudadanos, Isabel Franco. Ambos se saludaron protocolariamente y Liarte le reconoció que le gustaban sus formas y su estilo expositivo. "Pues vótame", le respondió ella sin dudarlo.

De Liarte, al que volví a ver la noche electoral en el Mercado de Correos, en Murcia, y el día en que se constituyó la Asamblea Regional, en Cartagena, tenía una aceptable impresión, por la aparente moderación exhibida durante la mencionada entrevista en la pantalla de TVE. Me pareció 'rara avis' en un partido donde predominan las posturas fundamentalistas para determinadas cuestiones. "Ya ves que no vengo con las pistolas y las cartucheras", bromeó ese día que estuvo en el estudio, donde incluso permaneció como espectador durante la siguiente charla, con su rival naranja, Isabel Franco, a la que educadamente pidió permiso para hacerlo.

Seguir leyendo »

Pepe López y la tierra prometida

En 1987, el Partido Cantonal (PCAN) vio colmada su máxima aspiración de gobernar el Ayuntamiento de esa ciudad. Había sido fundado en plena Transición, hacia 1977, por el abogado Julio Frigard, quien durante el franquismo fue responsable local del Movimiento, un hombre de ideas conservadoras y nada partidario del futuro Estado de las autonomías. Poco tiempo después, Frigard cedería el testigo al médico cartagenero Carlos Romero Galiana, un traumatólogo de perfil socialdemócrata, quien encabezaría la lista cantonal en las elecciones municipales de 1979, obteniendo siete ediles. Apenas un año antes, el PCAN había concentrado a más de 10.000 personas en la ciudad para reivindicar la provincialidad. A mediados de 1980, cobró especial eco mediático un gesto protagonizado por varios de esos ediles cantonales, quienes, en público y tijera en mano, hicieron jirones una bandera del naciente Consejo Regional de Murcia. Pero aquello nunca traspasó el terreno del insulto verbal.

Menos de una década después, el arquitecto Antonio Vallejo Alberola, concejal desde esos primeros comicios municipales, empuñó el bastón de mando de la ciudad a lo largo de esa legislatura. Su lista fue la más votada, igualando a 10 concejales con el PSOE, si bien Alianza Popular deshizo ese empate a favor del candidato cantonal. Durante su mandato, se remodeló el Paseo de Alfonso XIII, la Alameda de San Antón y se construyó el estadio de fútbol Cartagonova, sustituyendo al vetusto pero entrañable Almarjal. Además, se sentaron las bases para remozar el Puerto y emprender las excavaciones en el Teatro Romano. Con Antonio Vallejo al frente de la corporación, la multinacional General Electric fijaría la sede en La Aljorra de su factoría de plásticos. Y, también bajo su mandato, se crearían las fiestas de Carthagineses y Romanos que perduran con pujanza aún en nuestros días.

Seguir leyendo »

37 años después

La política debería cincelarse con hombres emblemáticos como el desaparecido Antonio Pérez Crespo, una personalidad de consenso procedente de aquel proyecto que navegó por las procelosas aguas de la Transición, que se llamó Unión de Centro Democrático (UCD) y que capitaneara un patrón llamado Adolfo Suárez.

Gentes como Pérez Crespo nos hicieron entender, a cuantos despertábamos a las inquietudes socio-políticas en aquellos días de vino y rosas, que por lo que había que luchar, ante todo, era por llevar a buen puerto una nave que amenazaba con naufragar a cada golpe de mar. Una embarcación que a punto estuvo de zozobrar varias veces por la incomprensión de unos, las prisas de otros o la abulia de quienes no creían en casi nada.

Seguir leyendo »

Ciudadanos y Vox pierden la inocencia

Cuando de madrugada el silencio se instala en la murciana plaza del Cardenal Belluga, aún se oyen, porque retumban en ese enclave inmarcesible, las palabras de la portavoz nacional de Ciudadanos (Cs), Inés Arrimadas, dirigidas a la audiencia del mitin que protagonizó durante la última campaña electoral, preguntando si se imaginaban 28 años del PP en esta Región, saliendo casi a diario en los medios nacionales por casos de corrupción, "gobernando los mismos y haciendo lo mismo".

Las negociaciones en busca de la gobernabilidad en esta Comunidad Autónoma cobrarán intensidad en la primera semana de este mes de junio, con una piedra de toque que tiene fecha: el día 11, martes, día en el que se constituirá la Mesa de la Asamblea Regional. Será, como nos dejó dicho esta semana uno de los máximos dirigentes regionales de la formación naranja, cuando se tengan "las primeras pistas de lo que aquí va a pasar". A partir de ese momento, y como máximo en 10 días, deberá proponerse un candidato a la jefatura del Ejecutivo murciano.

Seguir leyendo »

Qué noche la de aquel día

Ni los más viejos del lugar recordaban un esprint final tan ajustado, en unas elecciones autonómicas celebradas en la Región de Murcia, como el vivido en la madrugada del domingo al lunes. Ya estábamos advertidos por las encuestas, que nos hablaban de un empate técnico, pero nadie imaginó que eso se resolvería por apenas unos 500 votos de diferencia. El diputado número 17 era fundamental para el PSOE, pero también para el PP. Significaba sumar los 23 necesarios para alcanzar la mayoría, junto a los 6 de Ciudadanos. La formación naranja, como ya se había pronosticado, sube discretamente un par de escaños, pero tendrá la llave de la gobernabilidad en esta Región, así como en muchos ayuntamientos donde puede inclinar la balanza en uno u otro sentido. Quizá el concurso a veces necesario de Vox frene las intenciones de Cs en algunas de estas corporaciones.

El PSOE ha vuelto a ganar en la Región, evidenciando que lo de las pasadas generales del 28 de abril no fue un espejismo. Cuatro escaños más que en 2015 y unos 60.000 sufragios, fruto del voto útil de la izquierda que ha destrozado a Podemos-Equo. La formación morada se ha dejado por el camino 36.000 votos y cuatro escaños, quedándose como el grupo minoritario de la cámara legislativa. Difícil de digerir que el ingente trabajo de su grupo parlamentario a lo largo de la pasada legislatura reciba este enorme castigo por parte del electorado.

Seguir leyendo »

El penalti de Ciudadanos

El candidato popular Fernando López Miras no pierde ocasión para reclamarle a la candidata de Ciudadanos, Isabel Franco, que diga si pactará con el socialista Diego Conesa tras el 26-M. Sostiene el todavía presidente de la Comunidad Autónoma que socialistas y naranjas tienen suscrito un pacto secreto para disuadirle de sus intenciones de seguir ocupando despacho en el palacio de San Esteban. Lo lleva diciendo desde hace semanas. Y no solo él, también la cohorte de candidatos y dirigentes del PP que, rueda de prensa tras rueda de prensa, canutazo tras canutazo, lo repiten obsesivamente.

Uno de los fundamentos que validaron ante su electorado el denominado 'pacto a la andaluza' fue desalojar del poder a un PSOE instalado desde hacía 37 años. PP, Cs y Vox argumentaron eso de "abrir ventanas y ventilar" tras casi cuatro décadas de 'régimen socialista'. En la Región de Murcia vamos para el cuarto de siglo, pero marcados con otro signo político: son 24 años de un Partido Popular que pierde votos y escaños a velocidad de crucero y al que la última encuesta del CEMOP otorga entre 13 y 14 diputados frente a los 22 obtenidos en 2015, nueve puntos menos que entonces. Sus apelaciones al voto útil y a “que vienen los rojos” denotan su preocupación ante un horizonte que hace agua.

Seguir leyendo »