eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Liencres está abandonada por todas las administraciones

Los ataques al medio natural se acumulan, nadie hace nada para solucionarlos y el pato le pagarán, como siempre, vecinos y visitantes. Obnubiladas por la belleza de la joya de la corona, a las Administraciones se les olvida cuidarla.

- PUBLICIDAD -
Barrio de Llatas, en Liencres.

Barrio de Llatas, en Liencres.

Esta que vamos a contar no es una historia nueva. Verano tras verano, empujadas por la llegada de visitantes, las diferentes administraciones "se dan cuenta" de los problemas que hay en Liencres en general, y en el Parque Natural de las Dunas de Liencres y la Costa Quebrada en particular, e inician una dinámica estival que oscila entre el parcheo de los problemas y las acusaciones cruzadas de no solucionarlos. Y así hasta que acaba el verano, y los problemas, y Liencres, quedan olvidados hasta el verano siguiente. Por lo tanto, debemos hablar claro, aunque suene provocador: Liencres está abandonada por todas las administraciones.

Esta afirmación las podemos sustentar desde Izquierda Unida de Piélagos en base a tres situaciones concretas. Tres ejemplos bochornosos e ilustrativos que ya hemos transmitido en el Pleno del Ayuntamiento.

El primero es el estado de un bombeo, propiedad de la empresa pública MARE, dependiente de la Consejería dirigida por Eva Díaz Tezanos (PSOE), situado en el barrio Llatas. La función de dicho bombeo es llevar las aguas residuales de varios barrios de Liencres, entre ellos Llatas, Portio o La Arnía, hasta el bombeo general.

Su mantenimiento lo llevan, como por desgracia es norma, empresas subcontratadas. El problema surge, en teoría, cuando aumenta el caudal y, al no poder bombearlo todo, suelta una parte de los residuos, produciendo vertidos al terreno y al mar, y generando un olor insoportable. Esta situación se da muy a menudo porque se ha quedado pequeño, porque funciona mal o porque también se introducen aguas de alcantarillado. El caso es que nadie hace nada para solucionarlo.

El segundo ejemplo, la segunda aberración ecológica, le encontramos en el acceso este del Parque Natural. Dicho acceso se encuentra en un paraje natural de alto valor ecológico y paisajístico, que cuenta con una zona húmeda y los restos de un molino. Es decir, un paraje que, con unos mínimos cuidados, sería inmensamente bello. Sin embargo, nos encontramos con que se está rellenando con escombros el arroyo y ampliándose sin sentido el camino, produciendo el estancamiento de las aguas y una acelerada degradación del entorno.

Un entorno que debería ser uno de los principales escaparates del Parque. Unos terrenos que, según tenemos entendido, para hacer más sangrante la situación, parece ser que son propiedad de la Junta Vecinal de Liencres. Y ni la Junta (PP), ni el Ayuntamiento (PSOE-PRC), ni el Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE), ni la Dirección General de Costas (PP), ni el Patronato del Parque (todos) están moviendo un dedo para revertir esta situación, mientras que no sabemos lo que está haciendo al respecto del director del Parque Natural, Jesús Varas. Entre unos y otros el caso es que, otra vez, nadie hace nada para solucionarlo.

El tercer ejemplo ya lo hemos denunciado en otras ocasiones. Se trata de los vertidos que se producen todos los veranos en las playas de Canallave y Valdearenas –que son parte del Parque Natural, provenientes de los chiringuitos allí situados y que no tienen un sistema de depuración. Dichos chiringuitos están en una zona administrada por la Dirección General de Costas, que cedió el usufructo a la Junta Vecinal, que a su vez llegó a un acuerdo con dos particulares para que los gestionasen, al menos uno de los cuales tenemos constancia de que intentó que se estableciese un sistema de depuración, intento que quedó asumido por la Junta Vecinal.

Por lo tanto, es la Junta Vecinal de Liencres, presidida por la popular Carolina Calva, quien debe actuar de manera inmediata, pues el problema no puede llegar al próximo verano, cuando se agravará por la llegada de visitantes a nuestras playas. Si la Junta Vecinal no trabaja de manera inmediata en ese sentido, el Ayuntamiento, gobernado por la socialista Verónica Samperio, el Gobierno de Cantabria o Costas deben hacerlo, ya sea de manera directa o desde el espacio que supone el Patronato del Parque Natural, y cobrar la factura a la Junta Vecinal. Pero, hasta donde sabemos, no hay solución para los vertidos y nadie hace nada para solucionarlo.

Esa es la triste conclusión. Los ataques al medio natural se acumulan en Liencres, nadie hace nada para solucionarlos y el pato le pagarán, como siempre, vecinos y visitantes. Obnubiladas por la belleza de la joya de la corona, a las administraciones se les olvida cuidarla, y eso no puede continuar. Por ello, desde IU nos comprometemos a trabajar para romper esa nociva dinámica y cuidar a Liencres como se merece, compromiso que asumo personalmente.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha