eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Sintonizar

- PUBLICIDAD -
Foto dial

Que dos personas hablen el mismo idioma no garantiza que lleguen a entenderse. Se entienden porque comprenden los significados de las palabras que vocalizan pero no se entienden porque son incapaces de descifrar aquello que el otro quiere decir cuando dice las cosas que dice. Salen las vocales y las consonantes en su debido orden de la boca del que habla y llegan a la velocidad del sonido al oído del que escucha, pero parece que la radio no está bien sintonizada y los mensajes vienen contaminados con ruidos, con interferencias, con oscuras nieblas.

Cuántos esfuerzos, tantas veces, hay que hacer y cuánta fatiga se acumula para intentar entender y para que nos comprendan. Qué páramo dialogar con quienes compartimos una misma lengua pero distinta onda, qué soledad si eso ocurre con los padres, con los hijos, con la pareja, con los amigos, qué vértigo y qué desconcierto si no nos entendemos a nosotros mismos.

Otras veces, misteriosamente, uno empieza a hablar con otra persona y siente que lo que el otro dice llega limpio, nítido, a los oídos propios, como si lo dicho se decodificase en alta definición dentro de nuestra cabeza. Qué pequeño milagro si, además, las palabras que uno lanza al vacío le llegan claras al que nos escucha. La conversación fluye entonces igual que el agua en los altos manantiales: fresca, alegre, transparente. Y uno se asoma a través de la conversación al fondo de todas las cosas con confianza y alegría, lo mismo que el ciclista que se entrega con naturalidad y dicha al pedaleo sin pensar en guardar el equilibrio.

Qué raro es eso de comunicarnos. Qué enigmática la fórmula que permite trasladar algo al otro y que el otro lo comprenda. Es como si dentro de un idioma hubiera muchos idiomas posibles y tuviésemos que ir probando a lo largo del dial hasta poder hablar, hablar de verdad, con quien sintonizamos. Pero qué alegría cuando eso sucede, qué alivio y qué placer, algo así como andar descalzo por la casa después de haber caminado todo el día con unos zapatos incómodos.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha