eldiario.es

Menú

eldiarionorte Cantabria eldiarionorte Cantabria

Un Vistalegre para Cantabria

Las nuevas alternativas de articulación territorial  de Podemos deben surgir y construirse desde los territorios, no desde las familias, que todas ellas tienen sus núcleos de funcionamiento en Madrid.

- PUBLICIDAD -
Carolina Bescansa, Juan Carlos Monedero, Tania González, Pablo Iglesias, e Íñigo Errejón, en la Asamblea de Podemos en Vistalegre. / Marta Jara

Bescansa, Monedero, González, Iglesias y Errejón, en la Asamblea de Podemos en Vistalegre. | Marta Jara

El proceso de reflexión, debate y reorganización de Podemos está en marcha. Nunca un proceso interno de un partido había despertado tanto interés, y no es para menos, ya que frente al hermetismo y dirigismo existente en otros partidos, en Podemos los debates son públicos y las votaciones están abiertas a toda la ciudadanía, ya que cualquiera puede inscribirse. El proceso bautizado como Vistalegre 2 será mucho más importante para España que el anterior, ya que está vez el agente político institucional inmerso en dicho proceso es el que está llamado a ser la oposición a un Gobierno del régimen del 78 sustentado por PP, PSOE y C's.

Sin embargo, actualmente tiene varios déficits que desde nuestra responsabilidad como Podemos Cantabria debemos tratar de paliar. En primer lugar, los tiempos, -hay quien dice que los tiempos en política lo son todo-, y esos tiempos han sido marcados por quienes tienen capacidad de influencia a nivel estatal, dejando fuera de la toma de decisiones a los territorios. Desde Podemos Cantabria haremos lo posible para que los debates se produzcan y puedan ser recogidos, pero desde luego los tiempos no ayudarán.

En segundo lugar, las dinámicas de corrientes, algo que suscita el rechazo de la mayoría de las bases, y que nos acerca al funcionamiento de otros partidos, porque a fin de cuentas las corrientes piensan desde su posición y obran desde su posición, mientras que Podemos Cantabria se formó con la pretensión de ser un proyecto integrador.

En tercer lugar, el sinsentido que tiene por parte de estas corrientes el enarbolar la bandera de la descentralización, cuando el único acto de descentralización que ha ocurrido hasta ahora ha sido la realizada por Pablo Echenique al ubicar la Secretaría de Organización en Zaragoza.

Las estructuras territoriales deben construirse a sí mismas, desde abajo y de manera independiente, como hizo Podemos Cantabria, y esto tiene más que ver con el intervencionismo que hubo en el pasado, cosa que no vamos a dejar que vuelva a ocurrir. Las nuevas alternativas de articulación territorial deben surgir y construirse desde los territorios, no desde las familias, que todas ellas tienen sus núcleos de funcionamiento en Madrid.

Estas dinámicas chocan con la primera consideración de lo que es Podemos, una herramienta al servicio de la sociedad. Esperemos que pasado Vistalegre este sea el resultado, un refuerzo de esta pretensión. El Podemos como herramienta es el que piensa como puede ayudar a la sociedad a articular políticamente la conquista de los derechos sociales frente a un sistema que lleva años mermándolos. Esta ayuda sólo será posible desde un Podemos que asuma que es un agente político más y cuya importancia dentro de un proceso aún mayor será relativa y cambiante.

Vistalegre 2 será el paso de una "máquina de guerra electoral" a un "movimiento político popular". En Cantabria, ya dimos ese paso con el cambio de Consejo Ciudadano a mediados año, y ya llevamos varios meses trabajando en esa lógica. Aquí ya hemos empezado a tender puentes con asociaciones y con las diferentes agrupaciones municipales que concurrieron a las anteriores elecciones, no habrá un proyecto político mayoritario en Cantabria si no participa de él la sociedad civil organizada que trabaja desde posiciones políticas antagónicas al PP y, todos juntos, en común, pensemos y construyamos un proyecto político desde Cantabria y para Cantabria, pensando en todas las cántabras y cántabros. Lamentablemente, las dinámicas impuestas por las corrientes en Vistalegre hará más difícil aportar nuestra experiencia a los documentos finales.

En el plano político, y aunque los debates aún no han comenzado, mucho me temo que serán totalmente insuficientes para el desarrollo de Podemos Cantabria. Cantabria es una comunidad pequeña, y muy especial. Al envejecimiento de la población se le une la expulsión sistemática de los jóvenes que no encuentran trabajo en su tierra. Cantabria no va a ser la primera comunidad autónoma en la que el PSOE imponga un veto sobre Podemos para pactar con la derecha, pero puede que sí sea la primera en la que un partido de ámbito autonómico como el PRC pacte con un partido centralista como Ciudadanos.

Si la situación política en el estado es convulsa debido al pacto anti-natura entre PP y PSOE, antagonistas ayer, aliados hoy, en Cantabria tendremos que añadir un ingrediente más a la coctelera, un ingrediente particular y determinante en forma de un nuevo 'pacto' anti-natura entre cantabristas y anti-cantabristas, y este y otros debates deberán producirse en un Vistalegre que no tendrá lugar en Madrid, sino en Cantabria.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha