eldiario.es

Menú

eldiarionorte Navarra eldiarionorte Navarra

Los nuevos fármacos de la hepatitis C, por fin accesibles para pacientes con cirrosis

La asociación de trasplantados y enfermos hepáticos calcula que más de 129 pacientes (los F4) acceden a estos medicamentos, frente a la treintena que los usaban hace un mes, cuando cuatro asociaciones se encerraron en los hospitales.

El presidente del colectivo Athena, Antonio García, espera que los nuevos medicamentos y el descenso de los precios ayude a prescindir progresivamente del Interferón, que tiene efectos secundarios.

- PUBLICIDAD -
Envases de sovaldi, la píldora contra la hepatitis C.JPG

Sovaldi, uno de los nuevos antivirales de acción directa.

La combinación de nuevos antivirales de acción directa está llegando a los casos más graves de hepatitis C en Navarra, que son los pacientes con cirrosis (F4) y, más adelante, se espera que acceda también a los F3 y F2. En cifras, esto se traduce en que en Navarra, según los cálculos de la asociación de trasplantados y enfermos hepáticos Athena, unas 129 personas tienen que estar en estos momentos recibiendo el tratamiento adecuado. Y, según el balance de esta entidad, hasta la fecha el Gobierno Foral está cumpliendo con lo establecido. La cifra de pacientes tratados, de hecho, es más de cuatro veces superior a los que accedían a estos nuevos fármacos cuando las asociaciones decidieron encerrarse en el Complejo Hospitalario de Navarra para pedir soluciones. Preguntados por esta situación, desde el Departamento navarro de Salud no ha habido valoraciones.

El presidente de este colectivo, Antonio García, ya advirtió al Ejecutivo de que se mantendrían vigilantes sobre esta situación y así está ocurriendo. Athena fue una de las asociaciones, junto a la Comisión Ciudadana Antisida, Sare y la plataforma NATC, que se encerraron el pasado mes de enero para criticar la estrategia de priorización anunciada por el Gobierno central, criticada por la Asociación Española para el Estudio del Hígado, pero que en Navarra se estaba aplicando. Entonces, desde el Gobierno Foral insistieron en que  una treintena de pacientes ya accedían a los nuevos medicamentos y que la cifra aumentaría "paulatinamente", pero las entidades consideraron que se ponían restricciones de acceso a los fármacos. Tras doce días de protestas, kalejira y recogida de miles de firmas, estos colectivos pusieron fin al encierro tras conocer al detalle la propuesta de la consejera navarra de Salud, Marta Vera: que en la comunidad se aplicaría un protocolo propio, guiado por criterios clínicos y no económicos.

Un mes después y cuando el Gobierno central acaba de anunciar el nuevo plan estratégico nacional (que ha generado dudas entre colectivos de afectados en todo el país), llega el momento de hacer balance y García se muestra, por el momento, positivo. Para acceder a estos medicamentos en Navarra, hay que acudir al hepatólogo o hepatóloga, que debe ser quien prescriba el tratamiento. En algunos casos, según apunta la asociación, se ha llegado incluso a enfermos o enfermas F3 (desde Athena calculan que hay 64 en la Comunidad Foral), pero el objetivo era, de entrada, acceder a las situaciones más graves, porque “hay enfermos F4 que no pueden esperar”.

El objetivo, decir adiós al Interferón

Navarra cuenta con 500 personas diagnosticadas con hepatitis C. Sin embargo, por una cuestión de estadística, se calcula que un 1% de la población puede estar infectada con el virus; de ellos, hay quien se cura y un porcentaje (alrededor del 20%) que puede desarrollar una cirrosis. Son estos casos los que exigen medidas precisamente para lograr una detección precoz del mal.

En la actualidad, los casos más graves en Navarra acceden a una combinación entre Simeprevir y Sofosbuvir o este con Daclatasvir. En ocasiones, se mantiene eso sí, la Ribavirina. De esta forma, el Interferón, un tratamiento hasta ahora más extendido pero que acarreaba efectos secundarios en muchos pacientes (con síntomas parecidos a una gripe), parece por fin tener los días contados. Eso sí, en la Comunidad Foral aún se mantiene en casos F2 o F3, salvo que sean intolerantes a él.

Para lograr un cambio en los tratamientos, resultará clave la llegada de nuevos fármacos (como, por ejemplo, Abbvie 3D o la combinación de Sofosbuvir y Ledipasvir) y, por fin, el esperado descenso de los precios de los ya existentes. Ambos factores pueden contribuir a que, de una vez por todas, se extiendan los nuevos medicamentos y “el Interferón desaparezca de nuestras vidas”.

(Edición actualizada).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha