eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Activistas burundeses piden la intervención en su país para evitar una guerra

- PUBLICIDAD -

Activistas y defensores de los derechos humanos burundeses pidieron hoy la intervención de la comunidad internacional en su país, que se encuentra al borde de la guerra civil tras la escalada de violencia en los últimos meses.

Pierre Claver Mbonimpa, fundador de la Asociación para la Protección de los Derechos Humanos y las Personas Encarceladas (APRODH), urgió a la comunidad internacional a usar su "fuerza y autoridad para retirar del poder" al actual presidente, Pierre Nkurunziza.

"El problema del país no reside en un partido político, sino en un solo individuo, si lo sacamos de esta forma, el problema será resuelto", sentenció Mbonimpa en una rueda de prensa que tuvo lugar antes de una sesión especial sobre Burundi que hoy celebra el Consejo de Derechos Humanos.

El pasado mes de abril se iniciaron una serie de violentas protestas en Burundi, después de que el presidente Pierre Nkurunziza anunciase su intención de presentarse a las elecciones por tercera vez, algo prohibido por la Constitución.

Las elecciones se celebraron y Nkurunziza ganó los comicios el pasado julio con un 69 % de los votos, un resultado que la comunidad internacional no ha reconocido por la falta de garantías durante su celebración.

Mbonimpa ha visto en los últimos meses como su hijo y su yerno fueron asesinados en ataques que los tenían como objetivo, según la propia ONU, y él mismo se recupera de una tentativa de asesinato.

El activista denunció que el problema actual del país no tiene relación con un conflicto étnico, puesto que él y su familia han sufrido atentados contra su vida pese a ser de la misma etnia que el presidente.

"Conozco a Nkurunziza y a su familia desde que éramos niños. He comenzado a ser un problema desde que me opuse a su tercer mandato", añadió.

Una versión que corroboraron tanto la trabajadora humanitaria Margaret Barankirtse, como la activista de Humans Rights Watch Carina Tertsakian.

"Aludir a un conflicto étnico es una táctica desesperada de Nkurunziza para mantenerse en el poder. Tanto hutus como tutsis -las dos etnias del país- están siendo asesinados", dijo Barankirtse.

Barankirtse denunció que en muchos barrios de la periferia de la capital Bujumbura, la policía "saca a los jóvenes de sus casas y los asesina" sin importar su procedencia.

La activista también rogó la intervención de la comunidad internacional, para evitar que el conflicto de Burundi termine en "otra guerra como la de Ruanda".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha