eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

"Bandera Roja" L5, lujo maoísta para los líderes del APEC

- PUBLICIDAD -
Los ministros del APEC acuerdan impulsar el libre comercio y la lucha anticorrupción

Los ministros del APEC acuerdan impulsar el libre comercio y la lucha anticorrupción

Con un diseño exterior que recuerda a sus predecesores de los años cincuenta (los primeros de la República Popular China y de la propia marca), y una combinación de lujo y sobriedad oficial, el "Bandera Roja" L5 será el coche oficial para los líderes en la cumbre del foro APEC de Pekín.

A la cumbre de jefes de Estado del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) que se celebrará el lunes y el martes en Pekín y en el lago Yanqi, en las afuera, asistirán líderes como los presidentes de Rusia (Vladímir Putin) y Chile (Michelle Bachelet), o el mexicano Enrique Peña Nieto y el peruano Ollanta Humala, además del estadounidense Barack Obama.

Con la excepción de este último, que cuando viaja dentro y fuera de su país se desplaza siempre en su propia limusina Cadillac blindada, transportada a todas partes en un avión militar C-17, todos ellos serán conducidos en el modelo más caro de la única marca china de lujo, la estatal Hongqi ("Bandera Roja"): el L5.

Los Hongqi fueron, desde su aparición en 1958, los únicos coches de protocolo del país comunista en sus primeras décadas, desde la fundación de la República Popular, en 1949, y ahora el L5, presentado este mismo año, ha sido seleccionado como coche oficial para los líderes de la cumbre de la APEC.

Su séquito, entretanto, se desplazará en modelos Hongqi de corte más moderno (el H7), pero el L5 se ha consolidado como el vehículo oficial de los anfitriones chinos para recibir a mandatarios internacionales, desde que el presidente francés, François Hollande, fuera el primero en subirse a uno el año pasado.

También el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, fue trasladado en uno de ellos durante su reciente visita oficial a China a finales de septiembre pasado.

A estos coches se sumará ahora, en la cumbre, un despliegue de escoltas militares en motocicleta, una costumbre que China practicaba desde 1949 pero que cesó en 2004.

En octubre pasado, Pekín recuperó esta escolta protocolaria con la visita a la capital china del presidente tanzano, Jakaya Mrisho Kikwete, por lo que previsiblemente los líderes de la APEC llegarán al complejo del lago Yaqi rodeados de motociclistas y en un "Bandera Roja" L5.

Como es tradicional en la marca, cuyos primeros modelos transportaron en viajes y desfiles a los destacados líderes de la China comunista, especialmente a Mao Zedong o Deng Xiaoping, en el L5 el capó está coronado con una aleta de cristal rojo, símbolo de la bandera del partido que gobierna el país desde hace 65 años.

El coche oficial chino, con cristales antibalas, mide cinco metros y medio de largo, tiene un motor V12 de seis litros y 402 caballos de potencia y un depósito de combustible de 105 litros.

Su versión comercial, aunque no muy popular, se puede comprar por unos seis millones de yuanes (785.000 euros, 980.000 dólares).

Sus faros delanteros y su rejilla frontal recuerdan todavía a los automóviles de los años cincuenta y sesenta, cuando los primeros Hongqi fueron diseñados para trasladar a los padres de la "nueva China".

Ahora, el cuerpo y la parte trasera del vehículo recuerdan claramente a algunos modelos de Rolls Royce.

La última vez que el país había acogido una cumbre de la APEC fue en 2001, en Shanghái, en plena decadencia de la marca (desde los noventa hasta su resurrección con el HQ3 en 2006), por lo que los coches oficiales fueron modelos Buick de Shanghai GM, la empresa mixta de General Motors con la fabricante estatal shanghainesa SAIC.

El renacimiento de Hongqi en los últimos años devuelve este símbolo protocolario de los huéspedes, de nuevo, a manos chinas, con las limusinas L5 para los líderes y los turismos híbridos H7 para los demás delegados que, a partir de mañana, empezarán a desplazarse por las calles de Pekín para la nueva cita de la APEC.

El H7, por cierto, también utilizado por Hollande en 2013 a su paso por Shanghái, basado en el Toyota Crown que fabrica en China la firma mixta FAW-Toyota, igualmente ligada a la matriz de Hongqi, la estatal FAW (en chino Diyi Qiche, algo así como "Coches La Primera").

Con todo, los "Bandera Roja" siguen siendo más un símbolo para entidades oficiales que una marca popular: Hongqi fue la 67ª marca más vendida en el país en 2013, con un total de 2.534 unidades.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha