eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ETA amenazó a todos los ertzainas, que reaccionaron haciéndose "invisibles"

- PUBLICIDAD -
ETA amenazó a todos los ertzainas, que reaccionaron haciéndose "invisibles"

ETA amenazó a todos los ertzainas, que reaccionaron haciéndose "invisibles"

La Ertzaintza fue un colectivo amenazado por ETA en su totalidad, ya que el número de ertzainas sobre los que la banda terrorista recabó información fue de 7.897, una amenaza ante la que la primera reacción de los agentes fue "hacerse invisibles" para pasar desapercibidos.

Así lo recoge el "Informe sobre la injusticia padecida por el colectivo de ertzainas y sus familias a consecuencia de la amenaza de ETA (1990-2011)", encargado por el Gobierno Vasco y presentado hoy en Bilbao.

ETA asesinó a 15 agentes de la policía vasca y se registraron más de 1.300 acciones de violencia callejera contra este cuerpo policial, destacando por su intensidad los años 1995-97, 2001 y 2008.

Según el documento, la Ertzaintza fue un colectivo amenazado en su totalidad: el número de ertzainas sobre los que ETA recabó información asciende a 7.897, cuando la plantilla de la policía vasca es de unos ocho mil agentes, aunque el número de ertzainas lógicamente ha sido mayor en el tiempo con las altas y bajas.

De ellos, sobre la inmensa mayoría, 7.745, ETA recabó información básica, -nombres y apellidos-, mientras que sobre 107 la tenía semielaborada -con datos adicionales- y de 43 tuvo información elaborada, con datos cotejados, por ejemplo croquis de sus domicilio o seguimientos.

"La primera medida era invisibilizarse para pasar desapercibido", ha explicado hoy uno de los redactores del informe, el profesor de la Universidad de Deusto José Ramón Intxaurbe -coautor junto a los también docentes Eduardo J. Ruiz y Gorka Urrutia-.

"Mi estrategia fue convertirme en un hombre gris, un hombre que no existía... no decir nada a nadie, ni adónde vas, ni de dónde vienes, ni dónde estás, cambiar de coche, de placas, de número de teléfono constantemente", recuerda en el informe uno de los ertzainas amenazados por ETA.

El hostigamiento y la amenaza se extendió a las familias, lo que aumentó la ansiedad de los agentes y el aislamiento, ha explicado Intxaurbe.

Otro testimonio lo describe: "Al principio aparecieron pintadas. lo típico, cipayo, hijo de puta... en las paredes de alrededor. No le di demasiada importancia. Luego me quemaron el coche. Me acuerdo porque mi padre murió en abril, yo heredé su coche y el 1 de mayo lo quemaron. Vinieron los bomberos, lo apagaron y ahí se quedó. Nadie vino a solidarizarse conmigo, ni una palabra".

Pero, ha destacado el autor del informe, aunque hubo bajas temporales, ninguno entregó la placa.

Así lo recuerda otro ertzaina: "El comando Bizkaia estaba recopilando información sobre mí para pegarme un tiro. Yo me sentía mas muerto que vivo. Curiosamente, sólo había una salida, píllalos antes de que te pillen a ti. Trabajábamos 24 horas al día y la única solución era desarticular a los comandos antes de que te pudieran dar".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha