eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Elena Anaya: "Me entran muchos nervios en cada nuevo rodaje"

- PUBLICIDAD -
Elena Anaya: "Me entran muchos nervios en cada nuevo rodaje"

Elena Anaya: "Me entran muchos nervios en cada nuevo rodaje"

"Sigo siendo la misma persona, con la misma ilusión y ganas de hacerlo bien". Así describe su momento actual Elena Anaya, la actriz que ganó un Goya por "La piel que habito" en 2011, quien, después de un descanso, vuelve a las pantallas con la coproducción hispano-argentina "Pensé que iba a haber fiesta".

"Cada nuevo rodaje es un reto enorme y me entran muchos nervios", añade. ¿Y en qué ha cambiado? "Sobre todo, en que cada vez me doy más cuenta de que lo que hago es un privilegio, porque puedo vivir de ello y me aporta mucho".

En su nueva película, la actriz española se lía con el ex de su mejor amiga, que interpreta Valeria Bertuceli. "Creo que es algo completamente comprensible", dijo Anaya hoy en una entrevista a Efe. Aunque también lo son, en su opinión, sus consecuencias.

"Rodando juntas, decíamos: 'Dios mío, vamos a perder esta amistad, que es lo más importante. Por qué no hablamos. No podré explicarte y convencerte de que voy a ser tu amiga por encima de todo'. Pero hay un momento en que rozas una línea en la que no hay camino de vuelta, y eso es lo que les ocurre a las dos", explica.

Dirigida por la argentina Victoria Galardi, "Pensé que iba a haber fiesta" se rodó en cuatro semanas en un barrio burgués de Buenos Aires y casi toda la acción transcurre en una casa y en torno a una piscina.

"La casa es un personaje más", señala Anaya, "una casa estupenda en un barrio perfecto, donde de repente parece que todo empieza a ir mal, y esa misma casa se convierte en un agujero por el que vamos a caer todos, y lo último que va a haber es una fiesta".

Rodada con un presupuesto pequeño, la cinta se presentó en septiembre pasado en el Festival de San Sebastián y este fin de semana llega a las salas de cine.

El descanso que la protagonista de "La piel que habito" se tomó después de recoger el Goya por su trabajo con Almodóvar fue en parte obligado. Pese al éxito y los premios, ningún proyecto acababa de materializarse, y así pasó un año y medio.

"Sucede en la vida de muchos actores, independientemente de lo que acaben de hacer y el éxito que hayan podido tener, y más en un momento en el que parece que hacer cine es casi misión imposible y pagar una entrada para verlo también", asegura.

Ahora su agenda está a pleno rendimiento, eso sí, con un marcado acento internacional. Para este año tiene previsto estrenar "Todos están muertos", dirigida por su expareja, Beatriz Sanchís, y rodada en España en coproducción con México y Alemania.

También ha rodado en Glasgow junto a Colin Kennedy ("Swung") y está a punto de irse a Nueva Zelanda a filmar "Rosa", con Ray Lawrence.

No obstante, cree que en España hay talento de sobra y pone el ejemplo de "La herida", de Fernando Franco, una película "pequeña" que salió con muy pocas copias y ahora está entre las favoritas para la próxima edición de los Goya.

"Hay muy buenos cineastas, con muy buenos proyectos y muchas ganas; es cierto que hay muchas dificultades, pero también las hay fuera, así que hay que hacerse fuerte y seguir", opina.

Mucho tiempo, casi dos décadas, han pasado desde que la actriz palentina se diera a conocer como la joven Luna de la "Familia" de Fernando León, pero hay cosas que no han cambiado.

"Tengo la suerte de haber tenido una familia maravillosa, que me ha educado en el cariño y la libertad, y eso sigue estando presente después de 20 años en este oficio", afirma.

La Elena Anaya de las entrevistas se muestra pausada, dulce y centrada, nada que ver con la imagen rebelde y de mala estudiante que se desprende de la lectura de su biografía en Wikipedia.

"Yo no sé quién hace Wikipedia. Les escribiría una carta de vez en cuando. ¿Me han echado de escuelas? Sí, ¡pero no hace falta que lo cuenten!", exclama.

Y a continuación aclara: "De la Resad (Escuela pública de Arte Dramático) me echaron porque estaba trabajando primero en "África", y luego me llamó Fernando León".

"No podía decir que no a un guión como el de 'Familia' y un personaje como Luna. Pensé que quería hacer la película y, si perdía mi plaza en la escuela pública, podría estudiar en otro lado, que es lo que hice", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha