eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fiscal e Iglesia mantienen sus peticiones de pena para el ladrón del Códice

- PUBLICIDAD -
Fiscal e Iglesia mantienen sus peticiones de pena para el ladrón del Códice

Fiscal e Iglesia mantienen sus peticiones de pena para el ladrón del Códice

El Ministerio Fiscal y la acusación particular, que ejerce la Iglesia, han mantenido hoy, en la última sesión de la vista oral en la que se juzgó el robo del Códice Calixtino, las peticiones de pena para el electricista al que se acusa de la sustracción de este valioso manuscrito del siglo XII.

El fiscal Antonio Roma reclama para Manuel Fernández Castiñeiras 15 años de cárcel, que la Iglesia mantiene en 31. Para la mujer del electricista, Remedios Nieto, y para el hijo de ambos, Jesús Fernández Nieto, el Ministerio Fiscal limita su petición de pena a un año y medio de prisión para cada uno por blanqueo de capitales y prevé una alternativa de seis meses por sendos delitos de receptación.

Antonio Roma ha señalado hoy que da credibilidad a Remedios y a Jesús, incluso a que tenían miedo de Manolo, como se le conoce en su círculo íntimo, pero también ha expuesto su participación en una compra inmobiliaria sin que hubiese "ingreso aparente" para tal aventura.

De Fernández Castiñeiras ha apuntado que es alguien "que disfruta contando dinero" y al que poco le importa que su esposa trabaje como modista durante horas o que su vástago tenga temor a pedirle dinero.

El abogado del cabildo catedralicio, José Antonio Montero, ha entendido, en esta sesión, que hubo un "abuso de confianza" por parte del electricista, que se hizo de manera ilegítima con varias llaves, y ha diferenciado entre el perdón moral y el jurídico, aparte de incidir en que la Catedral no debe ser enjuiciada por la falta de seguridad puesto que en esta causa es la gran "víctima".

La abogada que se ocupa de la defensa de la familia compuesta por Manuel, Remedios y Jesús, la letrada Carmen Ventoso, ha vuelto a incidir en la nulidad de las actuaciones practicadas, cuestionando de nuevo la instrucción.

La joya literaria que figura en el epicentro de este caso desapareció en julio de 2011 y se encontró un año después en un garaje propiedad del operario que se ha sentado en el banquillo, envuelta entre papeles de periódicos que evitaron que se dañase.

Cuando se produjo este hallazgo, el propio Manuel Fernández Castiñeiras se identificó como el responsable del rocambolesco saqueo ante el juez instructor, José Antonio Vázquez Taín, pero en la segunda sesión de este largo juicio, el pasado 20 de enero, de lo confesado se desdijo, y contó que no sabe lo que entonces explicó porque estaba "coaccionado" por el magistrado.

Fernández Castiñeiras estuvo interno en el centro penitenciario de Teixeiro (A Coruña) desde julio de 2012 hasta enero de 2013 y fue acusado de dos delitos de robo con fuerza, uno de ellos continuado; otro contra la intimidad, y, el último, de blanqueo de capitales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha