eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ingrid Betancourt y otras víctimas acompañarán a Santos a recibir el Nobel

- PUBLICIDAD -
Ingrid Betancourt y otras víctimas acompañarán a Santos a recibir el Nobel

Ingrid Betancourt y otras víctimas acompañarán a Santos a recibir el Nobel

La excandidata presidencial Ingrid Betancourt, que estuvo secuestrada por las FARC más de seis años, acompañará, junto con otras seis víctimas del conflicto armado, al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, cuando reciba el Premio Nobel de la Paz el próximo sábado en Oslo.

Betancourt irá como invitada del mandatario a la ceremonia en la capital noruega, en la que también estarán su compañera de cautiverio, la congresista Clara Rojas; el escritor Héctor Abad Faciolince, Fabiola Perdomo, Pastora Mira, Leyner Palacios y Liliana Pechené, todos víctimas del conflicto, informó hoy la presidencia.

El pasado 7 de octubre, cuando fue anunciado como ganador del Nobel, Santos dijo que lo recibiría "en nombre de los colombianos, pero sobre todo de las víctimas del conflicto", y por eso incluyó en su comitiva de cerca de 30 personas a un grupo de ellas.

Todos ellos tienen en común, además del sufrimiento, la decisión de perdonar a quienes les causaron daño con la idea de que para que haya paz de verdad en el país es necesaria la reconciliación.

Quizás la más emblemática es Ingrid Betancourt, secuestrada en febrero de 2002 por las FARC en la carretera entre Florencia y la localidad de San Vicente del Caguán, en el sureño departamento del Caquetá, y rescatada en la "Operación Jaque" el 2 de julio de 2008, época en la que Santos era ministro de Defensa y fue quien anunció al mundo la liberación.

Esta osada operación militar permitió además recuperar la libertad a otros 14 secuestrados por la guerrilla: tres contratistas estadounidenses, siete militares y cuatro policías.

Clara Rojas, secuestrada con Betancourt, fue liberada por las FARC en enero de 2008 y durante su cautiverio tuvo un hijo, de quien fue separada por los guerrilleros y al que solo volvió a ver a su regreso a Bogotá, donde el menor estaba bajo custodia de las autoridades, que lo recuperaron meses antes gracias a la acción de un campesino.

El laureado escritor Héctor Abad Faciolince es hijo de Héctor Abad Gómez, defensor de los derechos humanos cuyo asesinato en agosto de 1987 en Medellín "ha llevado su hijo, excelso escritor y periodista, a reflexionar sobre las más profundas causas y efectos de la violencia en Colombia", señala la presidencia.

Ese drama familiar está relatado en "El olvido que seremos", una de las principales novelas del autor.

Fabiola Perdomo es la viuda de Juan Carlos Narváez, uno de los once diputados del departamento del Valle del Cauca (suroeste) secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en abril de 2002 en Cali y asesinados en cautiverio a mediados de 2007.

Perdomo formó parte de la delegación de víctimas que se reunió con los negociadores de las FARC en La Habana durante los diálogos de paz con el Gobierno.

Pastora Mira, oriunda de San Carlos, en el departamento de Antioquia (noroeste), es tal vez una de las mayores víctimas del conflicto, pues su padre fue asesinado durante el periodo de la violencia partidista, y la misma suerte corrieron después sus hermanos, su primer esposo y otros familiares.

También fueron asesinados por paramilitares dos de sus cuatro hijos, y ella fue víctima del desplazamiento, pese a lo cual no ha cejado en su activismo por la paz y por ayudar a otras víctimas.

Leyner Palacios es un superviviente de la matanza de Bojayá, localidad del departamento del Chocó (oeste), en cuya iglesia una bomba lanzada por las FARC durante un combate con paramilitares mató a entre 74 y 119 personas el 2 de mayo de 2003.

Palacios es portavoz de las víctimas de esa masacre y también estuvo en las audiencias con las FARC en La Habana.

Liliana Pechené es una líder de pueblo indígena Misak de Wampia, que se ha resistido al conflicto armado en Silvia, localidad del departamento del Cauca (suroeste) azotada por las FARC, y representa a las víctimas de esa comunidad en los procesos de reparación colectiva.

"Nuestro mensaje desde el pueblo Misak es que le apostamos al proceso de construcción de paz, que creemos en la paz con cambios en los territorios", afirma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha