eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Interior apela al "ojo clínico" ciudadano para avisar de casos de radicalización

- PUBLICIDAD -
Interior apela al ojo clínico ciudadano para avisar de casos de radicalización

Interior apela al ojo clínico ciudadano para avisar de casos de radicalización

El ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, ha apelado hoy al "ojo clínico" de los ciudadanos para alertar a las fuerzas de seguridad de posibles casos de radicalización, un "olfato" que desde diciembre ha avisado de 1.900 personas que podrían haber iniciado ese proceso.

Denuncias que ha puesto de relieve Fernández Díaz en la inauguración del curso de verano "Terrorismo internacional: análisis de la radicalización y estrategias para la prevención", organizado por la Fundación de Víctimas del Terrorismo, y en el que durante tres días expertos antiterroristas, del mundo árabe y víctimas analizarán las tendencias de la radicalización.

Un proceso que cada vez es más rápido desde que una persona es captada hasta que finalmente se radicaliza y es reclutada, ha dicho el ministro, y en el que la colaboración ciudadana es fundamental para atajar que alguien se sume a las filas del Dáesh.

Así, desde diciembre del pasado año Interior tiene en marcha el proyecto "Stop radicalismos" con el que a través de un correo electrónico, un número de teléfono y una aplicación en el móvil, cualquier ciudadano puede de forma anónima advertir de los síntomas de radicalismo que observa en alguien de su entorno.

De las 1.900 informaciones recibidas en casi siete meses, el 41 por ciento han servido a los agentes para iniciar investigaciones y "no pocas de ellas" coincidían con pesquisas abiertas por la Policía y la Guardia Civil, lo que demuestra "el buen ojo clínico" de los ciudadanos, ha destacado.

Por eso, conocer "los porqués, los métodos y los canales que se emplean para el proceso de radicalización" es necesario para poder hacer frente a "este irracional terrorismo del siglo XXI", ha subrayado el titular de Interior, que ha destacado que el uso "intensivo" de estos terroristas de las nuevas tecnologías ha cambiado los canales de captación y radicalización.

En su discurso, el ministro ha repasado algunos de esos medios para atraer adeptos. Dáesh cuenta con emisoras de radio y televisión, productoras audiovisuales, revistas, cuentas en redes sociales, e incluso, desde finales de noviembre de 2015, con una aplicación propia de propaganda terrorista o con videojuegos con lo que intenta "cosificar" a las víctimas.

Ha desvelado además que el autodenominado Estado Islámico tiene planeado crear un "ciber-califato" desde el cual pretenden lanzar ataques cibernéticos masivos con el objetivo de "causar interrupciones devastadoras para las instituciones occidentales".

Fernández Díaz ha explicado este cambio frente a la radicalización que hasta 2012 se producía fundamentalmente en mezquitas, lugares de culto y prisiones.

Durante su intervención, ha situado a los servicios de información españoles a la vanguardia mundial, donde también ha colocado el ordenamiento jurídico español en materia antiterrorista, como quedó patente en el pacto antiyihdista firmado en febrero del año pasado y que se trasladó a la legislación penal.

Pero para la derrota de este terrorismo sigue siendo necesaria la unidad política y social de todos y, por eso, ha hecho un llamamiento a los partidos que no se sumaron a este pacto antiyihadista para que expliquen a los ciudadanos por qué no apoyaron un acuerdo que es referencia internacional.

Y en esa contribución a la lucha antiterrorista no se ha olvidado de las víctimas, cuyo testimonio es una de las "herramientas" más poderosas para combatir la sinrazón terrorista.

Mientras, y convencida de que el terrorismo del Estado Islámico es la principal amenaza para la convivencia diaria, la presidenta de la Fundación de Víctimas del terrorismo, Mari Mar Blanco, también ha apelado a la unidad porque "no es el actual un momento para regalar a los terroristas divisiones internas ni partidistas".

Ha considerado necesario la participación de las universidades e instituciones como la que preside para lograr un diagnóstico que permita avanzar en la prevención de la radicalización y profundizar en los motivos por los que el mensaje yihadista logra "calar" en individuos y convertirlos en asesinos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha