eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pujol Ferrusola enumera su flota de vehículos y alega que los compra baratos

- PUBLICIDAD -
Pujol Ferrusola niega el cobro de comisiones y las operaciones en paraísos fiscales

Pujol Ferrusola niega el cobro de comisiones y las operaciones en paraísos fiscales

Jordi Pujol Ferrusola ha reconocido hoy en el Parlament su pasión por los coches antiguos y ha enumerado ante los perplejos diputados su flota de doce turismos de lujo de época que, según ha alegado, adquirió sin hacer un gran desembolso aprovechando las necesidades económicas de sus dueños.

En una comparecencia en la comisión del Parlament que investiga la fortuna oculta de su familia, el primogénito de los Pujol ha detallado uno por uno las marcas y modelos de los coches de época que ha ido comprando desde 1997, que figuran en una lista que ya llevaba preparada, aunque ha negado que circule en Barcelona "con un Ferrari", ya que para el día a día va con una pick-up de Nissan.

"A mi me gustan los coches antiguos. Sé comprar coches antiguos", ha alardeado el primogénito de los Pujol, que ha comparado su pasión por estas reliquias con la que pueden tener otras personas por aviones, cuadros, incunables o incluso por los vinos.

Jordi Pujol Ferrusola ha detallado uno por uno los coches antiguos que guarda en un almacén en las afueras de Barcelona, pocos minutos después de que su madre, Marta Ferrusola, negara en la comisión que su hijo tuviera tantos coches como se comenta y que los compra cuando están "desguazados".

Los primeros cuatro coches clásicos de su flota los compró Jordi Pujol Ferrusola en 1997: un Lotus L de 1965, un Mercedes Pagoda 230, un Porsche 356 y un Lamborghini Miura de Francia.

El primogénito de los Pujol ha explicado que el Porsche 365 se encontraba en una casa medio abandonada al lado del circuito del Jarama y que los perros campaban por el interior del vehículo a sus anchas.

"Los coches antiguos, clásicos, tienen algunos de ellos un precio de salida muy alto. Después el precio cae en picado y finalmente se estabiliza y van subiendo, como el vino tinto", ha ilustrado.

Por ejemplo, Pujol Ferrusola ha detallado que el Lamborghini Miura que compró en 1997 en Francia valía poco dinero cuando lo adquirió y "ahora vale mucho".

En 1999 Jordi Pujol Ferrusola compró dos coches: un Seat 600 con el que no ha podido circular ni un kilómetro y un Ferrari F-40, que había caído de precio: "estaba bien. El vendedor necesitaba dinero", ha recordado.

Al año siguiente incorporó a su flota un Jaguar E, aprovechando que un amigo suyo lo había destrozado participando en carreras.

En años posteriores, que no ha especificado, Pujol adquirió un Porsche Targa, un Ferrari 3-28 y un Diablo, aprovechando en este caso que su propietario "iba muy apretado" económicamente.

"La vida sigue", ha remarcado Jordi Pujol hijo, para justificar que en 2012, cuando ya habían salido informaciones sobre su patrimonio, comprara un Mercedes Benz SLR McLaren, a un precio muy inferior a los 600.000 euros que cuesta de primera mano. "Yo lo compré muy barato", ha confesado.

Finalmente, para hacer un favor a un amigo que tenía una situación económica "muy complicada", acabó comprando un Ferrari Testarrosa.

Todos estos vehículos los guarda Jordi Pujol Ferrusola en un almacén que tiene en las afueras de Barcelona, donde también dispone de tres motos antiguas.

Para ir a buscar estos vehículos en el almacén, utiliza una moto Suzuki Scooter de 150 centímetros cúbicos, "haga frío o nieve", ha confesado.

Como utilitario para sus desplazamientos diarios en coche, el primogénito de los Pujol conduce una pick-up de Nissan.

"No voy por Barcelona con un Ferrari", ha espetado Jordi Pujol Ferrusola, replicando a su tío Francesc Cabana, que la semana pasada se distanció de la vida de lujos del primogénito y le afeó que dispusiera de una flota de vehículos de gama alta en plena crisis económica.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha