eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy se topa con un "Dios bendiga tu campaña" en la capital grancanaria, donde tarda 15 minutos en recorrer 50 metros

El presidente del Gobierno y candidato a la reelección por el PP, Mariano Rajoy, se ha topado este jueves durante un paseo por la comercial calle Triana de la capital grancanaria con una pancarta de "Rajoy o ninguno, que Dios bendiga tu campaña".

- PUBLICIDAD -
Rajoy se topa con un "Dios bendiga tu campaña" en la capital grancanaria, donde tarda 15 minutos en recorrer 50 metros

Rajoy ha sido recibido con el abucheo inicial de dos personas, que le han recordado las prospecciones en aguas cercanas a las islas, pero acto seguido han comenzado a rodearle cientos de simpatizantes y paseantes buscando saludarle y hacerse fotos con él.

Cientos de 'selfies' han marcado un camino en donde hasta el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha ejercido de fotógrafo improvisado y han provocado que el presidente del Gobierno tardara más de 15 minutos en cubrir los primeros 50 metros de un recorrido de 300.

"1, 2, 3, Rajoy, PP otra vez. 3, 2, 1, Rajoy o ninguno, Dios bendiga tu campaña", recogía la pancarta que esperaba a Rajoy en su paseo, a cuyos autores ha saludado y se ha hecho varias fotos.

La visita ha despertado comentarios de todo tipo entre a quienes les pillaba por sorpresa. La mayoría de los que se le acercaban lo hacían para felicitarle, darle las gracias o trasladarle ánimos. El recorrido comenzó en la entrada de Triana, junto al Parque San Telmo, recorriendo la principal vía comercial de la ciudad hasta la calle Constantino, desde donde subió hasta Viera y Clavijo, lugar en que esperaba la comitiva.

El presidente del Gobierno se dirigía en ese momento, a las 18.37 horas, hacia el mitin de cierre de su visita en Canarias, que comenzó en la mañana de este jueves y que le ha llevado a pasar por Tenerife y Gran Canaria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha