eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rajoy venderá recuperación económica en Sitges antes de volar a la final de la Champions

El candidato del PP cierra en San Siro una semana de precampaña en la que ha mezclado la actividad privada y pública con su asistencia a la procesión del Corpus en calidad de "ciudadano católico"

La inclusión de la situación de Venezuela en la reunión del Consejo de Seguridad Nacional mueve al Gobierno a defenderse de la acusación de electoralismo: "No la hemos descubierto en campaña"

23 Comentarios

- PUBLICIDAD -
24/05/2014. Spain's Prime Minister and Florentino Perez attending UEFA Champions League final 13/14. Lisboa. / G3-JOMA / G3online

Mariano Rajoy y Florentino Pérez, en 2014, durante la final de la Champions en Lisboa.

La agenda de Mariano Rajoy que Moncloa envió el pasado viernes a los periodistas sólo incluía tres citas. El viernes debía presidir el Consejo de Ministros y al día siguiente clausurar las jornadas anuales del Círculo de Economía en Sitges. Desde allí volaba a Milán para ver la final de la Champions en el estadio de San Siro. El presidente del Gobierno en funciones ya se lo había anunciado a la prensa el 5 de mayo, durante un acto del PP en Guadalajara, nada más los equipos madrileños superaron la semifinal. Antes de entusiasmarse con el deporte, el candidato del PP volverá a insistir ante los empresarios catalanes que sólo otro Gobierno presidido por él garantiza la recuperación económica.

Mucho más locuaz cuando habla de deporte que cuando lo hace de política, el presidente fue capaz de rememorar que estuvo en el mismo estadio en 1981 y que en la semifinal perdió el Real Madrid. "Entonces tenía 26 años y entré en política ese mismo año. Era cuando vivía bien".

Su pronóstico, durante una entrevista en la Cadena Ser de que la final de la Champions sería "como la final. El 24 de mayo de 2014 hizo lo mismo un día antes de las elecciones europeas. En esa ocasión dijo que asistía "por obligación" y "por devoción" para ver ganar a su equipo, el Real Madrid. El caso es que Rajoy pronosticó que la final del sábado sería como la de 2014 en Lisboa

Dada la poca actividad que le exige presidir un Ejecutivo en funciones, es Jorge Moragas quien le completa la agenda como responsable de su campaña para el 26J. Comité de dirección el lunes, presentación de cabezas de lista el martes y reunión en Valencia con los representantes de la escuela concertada.

El jueves decidió escaparse a Toledo a la procesión del Corpus. Su intención no se anunció a la prensa porque, según Moncloa, se fue a ver la procesión en calidad de "ciudadano" y no de presidente ni candidato del PP. Antes de volver a Madrid, Rajoy elogió la tradición del acto religioso y aclaró que lo hacía "como católico" y como "un ciudadano más".

Sin especificar si las hacía como presidente o como católico de a pie, Rajoy hizo declaraciones sobre el crecimiento del PIB después de alabar la procesión de Toledo y su respeto "por las viejas tradiciones del país": "Hoy hemos conocido un dato esperanzador. Se ha confirmado un crecimiento del PIB del 0,8% en el primer trimestre. Me preocupa un poco el sector de la construcción, que sufre la incertidumbre política y algunas decisiones de algunos ayuntamientos que están paralizando obra pública".

El presidente se felicitó por la confirmación de que en el último año se habían creado 533.000 empleos y aseguró que "con un poco de sensatez y manteniendo las mismas políticas, España consolidará la recuperación económica y va a hacer que llegue a todos".

Ese es el mensaje en el que insistirá en el cierre de las jornadas del influyente Círculo de Economía de Cataluña, que se reúne en Sitges. El candidato del PP y su equipo de campaña mantiene que su plan es infundir optimismo en los españoles y convencer de las bondades de un segundo mandato para garantizar el crecimiento económico.

Aunque el PP asegura que la campaña de Rajoy para el 26J será "en positivo" y destacará sus logros más que atacar a los adversarios, lo cierto es que en materia de economía pasa por el miedo a Podemos e IU. El PP insiste en que un Ejecutivo "extremista y radical", como considera a ambas formaciones, empeorará la situación e impedirá la recuperación económica. 

La situación en Venezuela ha permitido al PP mezclar el interés electoral con la gestión gubernamental. Así, este viernes se reunía el Consejo de Seguridad Nacional y, por primera vez, Venezuela formaba parte del orden del día. La vicepresidenta se esforzaba por justificarlo en la preocupación por el estado de la colonia española y de los intereses de las empresas "ante el deterioro de su seguridad" y negó de forma tajante que el Gobierno utilice el asunto por interés electoralista: "No hemos descubierto Venezuela en campaña".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha