eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Vivir a tres kilómetros de la guerra

- PUBLICIDAD -

Las familias de la localidad azerbaiyana de Alxanlí viven desde hace un cuarto de siglo bajo el fuego de artillería ocasional que les llega desde las posiciones armenias, desplegadas a menos de tres kilómetros de sus casas.

"Llevamos 23 años bajo fuego de artillería. Los proyectiles siempre han impactado en el pueblo y aquí al lado, en las tierras de cultivo", relató a Efe Huséin Abduláev, vecino de esta localidad de unos 2.000 habitantes, situada a 320 kilómetros al suroeste de Bakú.

La semana pasada, la enésima escaramuza entre azerbaiyanos y armenios acabó en tragedia: un proyectil que cayó en una calle de Alxanlí mató a una mujer y a su nieta de dos años enfrente de su casa e hirió a otra familiar.

"Ellos (los armenios) dispararon primero. Ha muerto la única hija del único hijo varón de una familia. Él ha perdido a su hija y a su madre. Tenemos miedo por nuestros hijos. Los niños tienen miedo de jugar en la calle", dijo Rujiyá Feizíeva, otra vecina del pueblo.

La autoproclamada república de Nagorno Karabaj, territorio ocupado por Armenia, reconoció que sus fuerzas habían disparado contra Alxanlí, pero acusó a Bakú de desplegar artillería pesada en esa localidad y usar a su población como escudo humano.

El portavoz del Ministerio de Defensa azerbaiyano, Vaguif Dargiajli, desplazado a Alxanlí junto a la prensa internacional, respondió que Azerbaiyán no tiene ni militares ni artillería en la zona residencial.

Alxanlí fue ocupada por tropas armenias en agosto de 1993 y liberada poco después, en enero de 1994, quedando a menos de tres kilómetros del frente que separa Azerbaiyán de la llamada "franja de seguridad" de Nagorno Karabaj, amplio territorio arrebatado por Armenia a los azerbaiyanos para proteger el histórico enclave de mayoría armenia.

Aunque la guerra pasó a una fase de baja intensidad en 1994 y las posiciones de los oponentes casi no se han movido desde hace un cuarto de siglo, los habitantes de esta localidad nunca han dejado de sufrir las consecuencias del conflicto.

"La fuente del agua que empleábamos para regar nuestros cultivos está en territorio enemigo. Además, las tierras agrícolas sufren continuos incendios por fuego de artillería. Cuando hay disparos, muchos temen salir al campo, como sucede ahora mismo que toca recoger la cosecha de trigo", explicó Abdulaév.

La ciudad más próxima, Fizulí -antes de la guerra capital de la provincia homónima en la que se ubica Alxanlí- quedó dentro de la "franja de seguridad" del Karabaj, y las familias azerbaiyanas que vivían allí y en otras localidades cercanas también ocupadas por Armenia tuvieron que dejar sus casas y buscar refugio.

Más de 2.000 familias lo encontraron a cuatro kilómetros de Alxanlí, donde hace diez años las autoridades azerbaiyanas construyeron desde cero una gran población llamada Zabundzhuk para dar cobijo a los refugiados.

"Aquí tenemos electricidad, agua y gas. Pero en nuestro pueblo hay mejores condiciones para cultivar. Sólo estamos a 10 kilómetros, pero esa distancia se ha vuelto insalvable. Allí están nuestras casas y las tumbas de nuestras antepasados. Nunca renunciaremos a nuestras tierras", afirmó Osmán Taguíev, uno de los refugiados.

Alxanlí, Zabundzhuk y otros pueblos de la región fronteriza vuelven a temer otra escalada del enquistado conflicto entre los dos países vecinos del Cáucaso del Sur, después de que Azerbaiyán pusiera hoy en alerta a sus Fuerzas Armadas.

El Ministerio de Defensa azerbaiyano justificó la medida con la necesidad de hacer frente a "las provocaciones" de las fuerzas armenias e informó de que había lanzado "ataques de precisión que causaron a la parte armenia pérdidas en hombres y armamento".

El conflicto entre los dos países vecinos se remonta a los tiempos de la antigua Unión Soviética, cuando el territorio azerbaiyano de Nagorno Karabaj pidió su incorporación a la vecina Armenia, tras lo que estalló una violenta guerra que causó unos 25.000 muertos.

Las tropas karabajíes y armenias ocupan un tercio del territorio azerbaiyano: el Karabaj y siete distritos en los que crearon una "franja de seguridad" y de enlace con el territorio de Armenia.

Por Farid Grajamánov

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha