eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Se agravan las críticas en Portugal al tratamiento del encarcelado Sócrates

- PUBLICIDAD -
Se agravan las críticas en Portugal al tratamiento del encarcelado Sócrates

Se agravan las críticas en Portugal al tratamiento del encarcelado Sócrates

Voces del Partido Socialista (PS), el principal de la oposición, y varios abogados y penalistas han criticado el tratamiento judicial aplicado en Portugal al ex primer ministro José Sócrates, en prisión provisional por sospechas de corrupción.

Cumplida la segunda noche en el presidio de Évora, a 120 kilómetros de Lisboa, el socialista Sócrates, de 57 años, recibió hoy el respaldo de uno de los fundadores del PS y presidente de la República portuguesa entre 1986 y 1996, Mário Soares, que mostró su indignación por la forma en la que se ha tratado al ex jefe de Gobierno.

"Han hecho una campaña contra él que es un infamia", dijo montado en cólera el barón socialista, en alusión al papel de la policía, de la Justicia y de la prensa.

A punto de cumplir 90 años, Soares, uno de los símbolos de la transición democrática portuguesa, denunció que Sócrates esté en prisión sin ni siquiera haber sido juzgado.

Detenido el viernes pasado por la noche en el aeropuerto de Lisboa al aterrizar de un vuelo procedente de París, fue interrogado durante tres días hasta que el juez Carlos Alexandre, del Tribunal de Instrucción Criminal de Lisboa, decidió aplicarle la medida cautelar más dura antes de que le juzguen, la prisión provisional.

La situación de Sócrates "está relacionada con los sinvergüenzas que están combatiendo a un hombre que fue un primer ministro ejemplar", añadió, sin citar nombres, Soares, quien retrató el estado de espíritu del jefe de Gobierno de Portugal entre el 2005 y el 2011.

"Me encantó estar con él (Sócrates). Está con una moral fantástica (...) Es una gran figura. Hablamos de todo", añadió.

En el terremoto del "caso Sócrates", bajo secreto de sumario, apenas se sabe oficialmente, a través de la Fiscalía y el Tribunal de Instrucción Criminal, que sobre Sócrates pesan sospechas de fraude fiscal continuado, blanqueo de capitales y corrupción.

Sin embargo, no se ha detallado si se trata de corrupción con su fortuna o la de su familia, o está asociado a problemas de corrupción política, un punto clave para diversos analistas.

Varios abogados han criticado la medida de la prisión provisional por no saberse los motivos que la sustentan.

El presidente del Colegio de Abogados de Lisboa, Vasco Marques Correia, calificó de "lacónico" el comunicado divulgado por el Tribunal sobre la prisión preventiva a Sócrates y lamentó que no se precisen más las causas, en línea con otros juristas.

"Es lamentable que, en esta situación tan adelantada, estemos sin saber nada. No sabemos el porqué de la prisión provisional. Si hay peligro de fuga, por ejemplo", expresó el penalista portugués Artur Marques.

El riesgo de destrucción de pruebas y de perturbación de la investigación son dos factores que la prensa lusa señala como determinantes para esta estricta medida cautelar.

Éstas y otras informaciones publicadas en la prensa sobre la investigación han levantado sospechas en la propia Fiscalía portuguesa, que anoche confirmó a Efe la apertura de averiguaciones para conocer si hubo una violación del secreto de Justicia.

El abogado de José Sócrates, João Araújo, ya calificó la prisión provisional como "injusta e injustificada" y, en declaraciones a "Diário Económico", afirmó estar estudiando cómo anular esta medida cautelar.

Aparte de Soares, han visitado a Sócrates su exmujer, Sofía Fava, con la que tiene dos hijos, y Luis Manuel Capoulas Santos, exministro de Agricultura de Portugal y eurodiputado socialista hasta junio.

Fava, que estuvo en el presidio el martes, junto a Capoulas Santos, comentó que su exmarido le había pedido libros, en lengua francesa, sobre Filosofía, área de la que obtuvo una maestría en París después de dejar de ser primer ministro.

Sócrates, preso número 44 de la prisión de Évora -reservada para policías y construida en el 2007 por su Gobierno-, comparte establecimiento con condenados como el antiguo cabo de la Guardia Nacional Republicana (GNR), António Luís Costa, según publica el diario "Expresso".

Costa está condenado a 25 años de cárcel por el asesinato en serie de tres jóvenes entre el 2005 y el 2006.

El ex primer ministro portugués es uno de los sospechosos de la llamada "Operación Marqués", donde también se ha arrestado a otras tres personas cercanas a Sócrates: el empresario Carlos Santos Silva, el chófer Joao Perna y el abogado Gustavo Mendes.

A excepción de este último, que está en libertad provisional, los otros dos imputados también ingresaron en prisión, si bien en un centro penitenciario diferente al del ex jefe de Gobierno.

El papel de Santos Silva, amigo íntimo de Sócrates, es uno de los puntos que los medios lusos consideran esencial para conocer la trama.

Según "Diário de Notícias", el ex primer ministro socialista pudo beneficiarse durante su mandato de la influencia de empresas de Santos Silva.

Por Antonio Torres del Cerro

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha