eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El hijo del exdictador Marcos, a las puertas de la Vicepresidencia filipina

- PUBLICIDAD -
El hijo del exdictador Marcos, a las puertas de la Vicepresidencia filipina

El hijo del exdictador Marcos, a las puertas de la Vicepresidencia filipina

Ferdinand "Bongbong" Marcos, hijo del difunto dictador Ferdinand Marcos, está muy cerca de hacerse con la Vicepresidencia de Filipinas 30 años después del fin del régimen militar de su padre, en el que unas 100.000 personas fueron asesinadas, torturadas o encarceladas ilegalmente.

Desde que se iniciara la campaña electoral de Filipinas hace unos tres meses, Bongbong Marcos ha contado con el apoyo de una parte importante del electorado, que recuerda con nostalgia los años de la dictadura, cuando aseguran que Filipinas era un país mucho más seguro y menos corrupto.

"Bongbong es un buen hombre, como su padre. Estoy segura de que lo hará muy bien", explica a Efe Elsa Catinsa, una esteticista de 47 años.

"Antes, cuando Marcos era nuestro presidente, todo era mucho más tranquilo, no había tanto delincuente", afirma Catinsa, que se unió el jueves pasado a las decenas de miles de manileños que inundaron las calles de Mandaluyong, en Manila, para presenciar el mitin de cierre de la campaña electoral de Bongbong.

Con el 30 por ciento de la intención de voto a su favor, Marcos es el favorito de entre seis políticos que se han postulado a la Vicepresidencia en las elecciones generales del próximo lunes, en el que también se votará al presidente.

Su rival más próximo, Leni Robredo, viuda del popular político filipino Jesse Robredo, está prácticamente empatada con él en la mayoría de las encuestas, y las últimas muestras la sitúan tan sólo un punto por debajo del hijo del dictador.

"Es verdad que las encuestas indican que está muy ajustado, pero seguimos teniendo muchas esperanzas", admitió a Efe el congresista Martin Romuáldez, primo de Bongbong.

Sin embargo, a días de las elecciones, Marcos se ha hecho con el apoyo de varias formaciones religiosas que tienen gran poder de influencia en las votaciones filipinas, puesto que votan en bloque.

Una de ellas es Iglesia Ni Cristo, conocida por su carácter sectario y con unos dos millones de votantes entre sus filas, que ha "instado" a sus fieles a votar a Rodrigo Duterte para la Presidencia y a Bongbong Marcos para la Vicepresidencia.

Marcos tiene por lo tanto más posibilidades que sus rivales de hacerse con la vicepresidencia pese a las insistentes campañas de organizaciones de defensa de los derechos humanos, que han recordado constantemente los "horrores" que se vivieron durante su dictadura.

Iniciativas como la "Campaña contra el regreso de los Marcos a Malacañang" (como se llama el palacio presidencial de Filipinas) o CARMMA, según sus siglas en inglés, han advertido de que el país podría volver a sufrir los abusos de los que fue víctima durante el mandato de Ferdinand Marcos.

"Quizá Bongbong nunca llegue a declarar la Ley Marcial, como hizo Ferdinand, pero seguirá violando los derechos humanos del pueblo, eso seguro", dijo a Efe Boni Ilagan, representante de la organización.

Una de las razones que exponen estos grupos para pensar que Bongbong podría actuar igual que su padre es que el candidato a la vicepresidencia nunca ha admitido categóricamente los abusos que sufrieron cientos de miles de filipinos durante la dictadura, y tampoco ha pedido disculpas por ello.

"Ni ha admitido ni ha pedido perdón por lo que pasó, por lo que hay muchas razones para creer que él continuará con lo que su padre hizo", añadió Ilagan.

La familia de los Marcos, sin embargo, tiene una opinión muy distinta. Bongbong ha afirmado en numerosas ocasiones que no tiene que pedir perdón por algo que él no ha hecho.

"Mi padre ha dicho que él está dispuesto a pedir perdón por sus propias acciones, lo cual es muy razonable", respondió el pasado jueves el hijo de Bongbong, Sandro Marcos, a preguntas de Efe.

Ferdinand Marcos gobernó Filipinas con puño de hierro durante más de dos décadas en las que se estima que, además de violar los derechos humanos de cientos de miles de personas, se apropió de bienes por valor de entre 5.000 y 10.000 millones de dólares.

Por ello, el padre de Bongbong Marcos está considerado el segundo líder más corrupto de la historia, solo por detrás del indonesio Suharto, según Transparencia Internacional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha