eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La organización que traficaba con material militar llegó a vender objetos a Venezuela, Perú y Suiza

Si acaban en manos de un grupo terrorista o un país en guerra, España se podría enfrentar a un conflicto diplomático

- PUBLICIDAD -

La organización dedicada al contrabando de material militar desarticulada por la Guardia Civil llegó a vender fraudulentamente objetos a Venezuela, Perú y Suiza, según ha informado a Europa Press uno de los responsables de la operación en la que han sido detenidas tres personas.

Según las mismas fuentes, esta organización estaba compuesta por miembros de una misma familia, todos ellos españoles, que se dedicaban a falsificar licencias para poder traficar con este tipo de material de Defensa, sometido a férreos controles nacionales e internacionales.

De hecho fue el seguimiento que realiza la Guardia Civil en torno a las importaciones y exportaciones de material de doble uso y defensa lo que llamó la atención de los investigadores y puso en marcha la denominada 'Operación Piraña'.

Según la información con la que cuenta el Instituto Armado, el material con el que comerciaba fraudulentamente esta organización eran visores nocturnos para implantar en carros de combate, unas piezas que no se fabrican en España por lo que se procedió a investigar su origen. El montante de los beneficios obtenidos por esta actividad ascendía a un millón de euros.

APARATO DE FALSIFICACIÓN SOFISTICADO

La organización compraba el material en Estados Unidos y Canadá presentando falsas autorizaciones emitidas por el Gobierno de España y posteriormente procedía a venderlas usando también falsas licencias. Los investigadores han informado de que la trama contaba para ello con un sofisticado 'aparato de falsificación'.

Las mismas fuentes indican que los países que venden o reciben este tipo de material están obligados a corroborar que quien se los vende tiene toda la documentación en regla, pero en este caso desconocía que esos permisos eran falsos.

Este tipo de actividades entrañan el riesgo de que estos objetos militares terminen en algún país en conflicto o en manos de algún grupo terrorista y que conste su paso por España. En ese caso se puede generar algún conflicto diplomático entre países o con la Unión Europea, que tiene su propio protocolo de venta de material militar.

La investigación sigue abierta y se investiga entre otras cosas el uso que se podría haber dado los visores nocturnos en los países a los que fueron vendidos por esta trama de contrabando que ya había estado relacionada con hechos similares durante el año 2009, motivo por el que las autoridades españolas y estadounidenses les habían prohibido comercializar con este tipo de material.

Por tal motivo se procedió en Madrid al registro de la empresa que tenía la red, desde la cual se dirigían y coordinaban las actividades ilegales. La operación ha sido desarrollada por la Jefatura de Información de la Guardia Civil y dirigida por el Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid.

Estos equipos para la visión nocturna son utilizados por unidades militares para la observación en situaciones de baja luminosidad, bien de forma manual o como accesorio de armas de guerra (fusiles de asalto o francotiradores), en muchas ocasiones están integrados en las ópticas de los vehículos blindados y carros de combate.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha