eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La mano que mece la turba

El fiscal Sánchez Melgar

Hace escasos días, se anunció el nombramiento del magistrado de la Sala 2ª del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar, como sustituto del difunto Jose Manuel Maza al frente de la Fiscalía General del Estado. Inmediatamente, los medios de comunicación vinieron a glosarnos lo que consideraban su obra cumbre como jurista: el “padre” de la doctrina Parot. La paternidad se le atribuye por haber sido el ponente de la primera resolución que la acogió, que luego fue votada por el resto de la sala. Hablamos aquí de ella, en su día, y no precisamente en términos elogiosos, por cuanto suponía un remedio jurisprudencial a la pachorra de unos diputados que desperdiciaron cuatro legislaturas en tener a punto un Código Penal en condiciones.

Ahora bien, la verdad es que la resolución era una alambicada creación de ingeniería jurídica, digna de elogio en términos técnicos. No incumplía un solo precepto de la legislación española, ni siquiera el concepto de jurisprudencia, ya que no había dos sentencias previas en sentido contrario. Pero en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos no captaron esas sutilezas, y tras leernos la cartilla, comenzaron a desfilar de camino a la salida de las prisiones un montón de etarras sanguinarios, violadores, otros asesinos sin filiación política… Vamos, que se abrieron las puertas de Arkham, ante el pasmo de Batman (un fascista plutócrata) y el comisario Gordon (un represor del Estado), y salieron bailando la conga el Joker, el Pingüino, el Acertijo, Dos Caras (recordemos, un antiguo fiscal) y hasta el ratero que mató a Martha y Thomas Wayne.

Ante el escándalo de ciertos sectores de la población, un montón de doctos todólogos de tertulia televisiva nos recordaron que el Estado de Derecho consiste exactamente en eso, en acatar las resoluciones de los tribunales internacionales, aunque implique que a un asesino con veinte muertos a sus espaldas le haya salido la cosa a unos cuantos meses por víctima. Y tenían toda la razón, esta vez sin sarcasmo. Es exactamente así.

Seguir leyendo »

Replicantes y sofpapers

Poca risa con lo que ha estado pasando esta semana anterior, por favor. Que los rusos tienen un auténtico ejército de especialistas en seguridad informática, en desinformación y manipulación y demás técnicas de guerra en la Red, es un secreto a voces. Y el que diga lo contrario, es no sabe de lo que habla o lleva años viviendo en una cueva. Obviamente, no son los únicos que le dan la debida importancia a lo que se cuece en el 5º escenario de guerra, como se denomina desde la Cumbre de Varsovia de 2016 (ya saben, los otros cuatro son tierra, mar, aire y espacio). Desde gigantes como Estados Unidos y China, a países pequeñitos como Israel o Estonia (referente mundial en ciberseguridad desde que sufrió un ciberataque masivo ¿ruso? en 2007), todos se están armando hasta los dientes, de tecnología punta y talento humano para manejarla. ¿Todos? No, un país resiste, ahora y siempre, el avance de la cordura y el sentido común. 

Porque lo que preocupa en esta España mía, esta España nuestra, como decía la canción, no es dotar de medios y personal formado a las unidades especializadas de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, o al Mando Conjunto de Ciberdefensa. Tampoco ofrecer incentivos económicos suficientes para retener al increíble potencial humano que atesoramos en este país, donde un equipo de entusiastas, sin medios propios, sin patrocinio y usando sus propios equipos, ha revalidado su título europeo en una competición de ciberseguridad. El resto de sus oponentes iban pertrechados con lo último en equipos informáticos proporcionados por sus países, y por supuesto, iban bien financiados. Aquí no. Aquí tenemos una  idea potencialmente buena, como la llamada “ciberreserva”, que sería el equivalente a los voluntarios de protección civil para casos de emergencia, pero que se ha explicado con el orto, y ha puesto de uñas a la comunidad de ciberseguridad.

Pero no, lo que aquí preocupa a nuestros Padres de la Patria, son las cuentas falsas en Twitter. Manda  huevos (guiño-guiño, codazo-codazo). ¿El origen del embolado? Un acoso virtual contra Alicia Sánchez-Camacho. Una situación muy habitual en Internet, por cierto, pero que sólo preocupa al legislador cuando lo sufren en sus propias carnes.

Seguir leyendo »

Oveja negra

Creo que a estas alturas, ya han podido leer todos los mensajes que intercambiaban un grupo de agentes de la Policía Local de Madrid, a cual peor. Reproducirlos en este texto no daría más que para proporcionar más resultados de búsqueda en Google, así que no tiene mucho sentido. Desde lemas legionarios de dudosa sinceridad, a propuestas de razzias contra la población de origen extranjero, encontramos un rosario de los peores fogonazos que pueden pasar por el encéfalo de un homínido con uniforme y arma reglamentaria.

Y sin embargo, me tengo que ir a lo que podría ser el extremo opuesto del espectro musical español, a “Castillos en el aire”, una canción de Jaime Urrutia, antiguo frontman de Gabinete Caligari, para encontrar esta estrofa: “El pensamiento no delinque jamás”.

No es una simple licencia poética, sino que plasma una máxima del derecho romano: Cogitationes nemo patitur, es decir, nadie puede ser penado por sus pensamientos.

Seguir leyendo »

Fallecimientos

Muere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza, por una infección

Esta semana iba a dejarles un sentido homenaje al fallecimiento de don Gregorio Esteban Sánchez, aka “Chiquito de la Calzada”. Como ya saben, el humor es una parte fundamental de mi modo de entender la vida, y por ende, el Derecho, que es una parte esencial de la misma.

Pensaba ilustrar semejante obituario con la resolución que puso fin al pleito que enfrentó al gran renovador de la lengua castellana (y si no, a ver si me encuentran a alguien que haya aportado a la misma, en los últimos veinte años, tanto como el fistro diodenal que nació después de los dolores) con Florentino Fernández.

Ya saben, el caricato que empezó su carrera en “Esta noche cruzamos el Mississippi” realizando una especie de imitación-homenaje al maestro, creando personajes que surgían del surrealista universo de Chiquitistán. Efectivamente, mal aconsejado, don Gregorio interpuso una acción judicial que terminó perdiendo, derrota que aceptó con la grandeza que le caracterizaba.

Seguir leyendo »

Competencia cuántica

Hace ya algunos años, cuando comenzaba en lo de darle a la tecla en este medio, escribí un par de artículos sobre los problemas que produce la mala redacción de ciertas leyes. Pero creo haber pasado por alto los problemas de interpretación a que lleva la obsolescencia de ciertos textos legales, producida por la promulgación y entrada en vigor de nuevas normas. El ordenamiento jurídico es una especie de hipertexto, el concepto sobre el que se sostiene la World Wide Web, esa parte que muchos toman por el todo de Internet: algunos preceptos contienen “enlaces”, hipervínculos que conducen a otras partes del mismo texto, o bien a leyes distintas, bien sean de la misma rama, bien de otra distinta. Por eso, una ley obsoleta puede contener enlaces rotos, como aquellos que conducen a páginas web que ya no existen, o las que llevan a otras que han mudado de ubicación. Ejemplo de lo primero, serían las constantes referencias a los jueces municipales y fiscales de distrito que contiene la Ley de Enjuiciamiento Criminal, figuras desaparecidas en la década de los ochenta del siglo pasado.

¿Y lo segundo? Pues como ejemplo canónico podrían valer las competencias de la Audiencia Nacional, reguladas en el artículo 65 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. La redacción del precepto data de 1985, y no se ha modificado desde entonces, mas que en lo relativo a falsificación de moneda y tarjetas bancarias, para limitarlo a grupos organizados.

El problema es que, mientras este precepto permanece inmutable, el Código Penal evoluciona, muta y se adapta a las nuevas realidades sociales. Por eso, poco queda de las “defraudaciones y maquinaciones para alterar el precio de las cosas” en los delitos que se investigan y juzgan en la Audiencia Nacional. El caso Afinsa, probablemente, fue de los últimos que encajaran canónicamente en la definición del artículo. Sin embargo, tenemos bien reciente la conclusión del juicio por la llamada “primera época” de la trama Gürtel, un procedimiento en el que las acusaciones que se acumulan son malversación de caudales públicos, prevaricación, cohecho, blanqueo de capitales y contra la Hacienda Pública. Sí, es cierto, también aparece un tipo llamado “fraudes y exacciones ilegales”, pero se trata de un delito contra la Administración Pública, que no comparte la misma naturaleza jurídica con las defraudaciones de las que habla la L.O.P.J., delitos que afectan al tráfico mercantil y la economía nacional. O sea, delitos patrimoniales, societarios, contra los consumidores, ese tipo de cosas.

Seguir leyendo »

La pierna rota de la democracia

Mariano Rajoy.

Recuerdo, hace algunos años, una clase de medicina forense en la que nos mostraron los efectos de una fractura abierta. El cuerpo humano, al percibir la pérdida de sangre por la herida, inmediatamente contrae las fibras musculares para cortar la hemorragia, pero eso no hace más que agravar los efectos de la lesión, ya que oprime la parte del hueso que no está exactamente donde debería estar. Una reacción automática, involuntaria y no controlable por el cerebro, que tratando de proteger acaba perjudicando.

En estas semanas, a raíz de esa declaración de independencia en diferido, en forma de simulación, con la que Puigdemont nos regaló un hito histórico de la comedia involuntaria, hemos visto algo parecido.

Me refiero, por supuesto, a la reacción del Estado: tanto el Ejecutivo y el Legislativo, con la puesta en marcha de los mecanismos previstos, de aquella manera, en el artículo 155 de la Constitución, como el Judicial, con el sainete de los Jordis y su entrada en prisión provisional.

Seguir leyendo »

El artículo de las rimas fáciles

Como sabe casi todo el mundo que me conoce, políticamente me considero marxista. Concretamente, de la corriente fundada por Julius Henry “Groucho” Marx. Por eso, respecto de las asociaciones de jueces y fiscales, aunque las aprecio y apoyo, jamás pertenecería a un colectivo que aceptase a alguien como yo en calidad de socio. Siempre que me han preguntado por la oposición de acceso a la carrera judicial y fiscal, utilizo para definirla un sketch de Faemino y Cansado, el de estudiarse la guía de teléfonos, ya saben: “¿De memoria? No, no, comprendiéndola…”. Guardé luto cuando fallecieron Leslie Nielsen y Daniel Rabinovich, de “Les Luthiers”, y creo firmemente que Chiquito de la Calzada es la persona que más ha hecho evolucionar el castellano en las últimas dos décadas.

Es decir, el humor es uno de los pilares de mi existencia, y cuanto más absurdo, mejor.

Sin embargo, creo que el affaire catalán está superando todas las cotas establecidas por mis ídolos cómicos. El último hito, después de esa declaración de independencia diferida, en forma de simulación, y suspendida sin haber sido aprobada, ha sido el requerimiento gubernamental. Una parrafada infumable, que se resume así: “¿En qué quedamos?”

Seguir leyendo »

Armas y leyes

El 1 de octubre, mientras en España estábamos ocupados con nuestras cuitas territoriales, un estadounidense de 64 años, con un historial penal limpio como la patena, se subió a la planta 32 de un hotel de lujo en Las Vegas (Nevada). Se trataba del Mandalay Bay, cuyas espectaculares fuentes decorativas son ya una seña de identidad de la llamada “ciudad del pecado”. Hasta el momento en que ese tipo, llamado Stephen Paddock, rompió la ventana de su habitación, no había hecho aún nada ilegal en toda su vida. A partir de ahí, desató un pandemónium de muerte y destrucción sobre los asistentes a un concierto country, que finalizó con su suicidio, tras dejar cerca de sesenta víctimas mortales y cientos de heridos.

Quisiera recalcar la cuestión de la legalidad de sus actos previos, porque tiene bastante tela.

Como casi todo el mundo sabe, en Estados Unidos es prácticamente sagrado el derecho a la tenencia y porte de armas, en virtud de la 2ª Enmienda de su Constitución… Bueno, quizás todo sea un poco más complejo. Porque lo cierto es que la citada 2ª Enmienda no es más que un breve párrafo, una única frase que no dice lo que casi todo el mundo cree. Concretamente, la mayoría de los que lo citan, suelen obviar que se trata de una frase compleja, y mutilan la primera parte a su conveniencia. La oración completa es esta:

Seguir leyendo »

Cosas que empiezan por "ref"

21 Comentarios

Hace muchos años, más de los que me gustaría, tuve un excelente profesor de Teoría del Estado y Derecho Constitucional en la universidad. En cierta ocasión, en plena clase, a la hora de analizar las diferencias entre los modelos de forma de Estado, distinguiendo entre los centralizados y los descentralizados, nos soltó una parrafada que nos dejó patidifusos:

-Ahora resulta que Manuel Fraga-Iribarne, ya saben, el antaño líder de Alianza Popular, promueve el federalismo. La mayoría lo interpretan en clave electoral, porque está en la presidencia de Galicia, y quiere fingir una cierta apertura de ideas. En realidad, Fraga sigue siendo un conservador a ultranza, y va mucho más lejos de lo que creen los que le critican.

En ese momento, nuestro profesor, gran dominador de los tiempos escénicos, hizo una pausa dramática, dejándonos con ganas de más información. Y nos la dio:

Seguir leyendo »

¿Es insuficiente la actual Ley de Violencia de Género?

76 Comentarios

La semana pasada le hemos echado un vistazo a la Ley de Violencia de Género, repasando las críticas que recibe por aquellos que la consideran excesiva y discriminatoria para con el género masculino. No obstante, curiosamente, también se le acusa de lo contrario. Siempre he dicho que la Justicia sería un negocio ruinoso en caso de privatizarse, pues por definición deja insatisfecho al 50% de la clientela, aunque en este caso llegamos a extremos propios de una operadora de telecomunicaciones.

Sin embargo, entiendo que gran parte de la desaprobación que recibe esta legislación, por tibia, ineficaz o insuficiente, es equivocada. Bien sea porque no se han visto todas sus posibilidades; bien porque lo que se critica no es su letra, sino la siempre mejorable aplicación de la misma; bien porque las propuestas para “mejorarla” nos situarían en algo cercano a un Estado totalitario. Y eso no se me ha ocurrido a mí, sino que lo plasmó elocuentemente la abogada Isabel Elbal.

El vendaval ha arreciado, sobre todo, a raíz de la polémica por el llamado “caso Juana Rivas”, del que creo que ya se ha escrito casi todo lo que podía ponerse negro sobre blanco. Curiosamente, a este medio se le ha acusado en numerosas ocasiones de tener una monolítica línea editorial en favor del feminismo más “furibundo”, léase con todas sus comillas, y hasta con Mike Myers interpretando al Doctor Maligno.

Seguir leyendo »