eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Toxo deja CCOO tras haber liderado el sindicato en los años de crisis

- PUBLICIDAD -

Ignacio Fernández Toxo dejará en junio CCOO después de haber liderado el sindicato durante los años más duros de la crisis que han pasado factura a la organización en términos de afiliación y también de imagen.

Cuando Toxo se puso al frente de CCOO en 2008 el sindicato sumaba 1,2 millones de afiliados y era la central sindical con mayor representación entre los trabajadores, mientras que a cierre de 2015 la afiliación había bajado a 909.052 personas, una cifra que le ha relegado a la segunda posición por detrás de UGT.

No obstante, sigue a la cabeza en representación directa con 94.303 delegados electos en 2015, frente a los 85.771 de UGT.

La pérdida de afiliación ha sido consecuencia fundamentalmente de la caída del empleo y el aumento del paro, que ha escalado desde los dos millones de desempleados previos a la crisis a los casi 6,3 millones que se alcanzaron a principios de 2013.

En paralelo se ha producido un proceso de descrédito sindical que también ha sido consecuencia en mayor o menor medida del desencanto de la sociedad, de los casos de corrupción que han salpicado a las dos grandes organizaciones sindicales y de la campaña de desprestigio lanzada desde algunos medios de comunicación, según han denunciado los propios sindicatos.

Una vez pasado lo peor de la crisis, aunque todavía con las secuelas del elevado desempleo, CCOO afronta su 11º Congreso Confederal con el reto de recuperar a las bases, adaptar el sindicalismo a un entorno laboral cambiante y llevar a cabo un relevo generacional en la cúpula de la organización.

El Congreso tendrá que servir para culminar el proceso de regeneración que CCOO inició en la anterior cita de 2013, así como para encontrar la estrategia adecuada que atraiga de nuevo a los jóvenes en una época en la que el activismo se ha desvinculado en buena medida del mundo sindical.

Mucho ha llovido desde que en diciembre de 2008 Toxo desbancó a José María Fidalgo de la Secretaría General por una mínima diferencia de votos, lo que dejó un sindicato dividido que el nuevo líder empezó a recomponer con una Ejecutiva en la que todos se sintieron representados, al incluir a 22 miembros de su lista y 21 de la de Fidalgo.

En aquel Congreso, al que asistió el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, Toxo quiso dejar claro que el trabajo debía estar en el centro del debate y anunció especial beligerancia en temas como el salario mínimo, el control de los ERE y las pensiones.

Cuando cuatro años después, cuanto Toxo optó, sin otros candidatos alternativos, a la reelección en febrero de 2013, la foto del sindicato y la del país eran completamente distintas.

Para entonces había 3 millones más de parados y la tasa de desempleo estaba a punto de llegar a su máximo del 26,9 % tras los años más duros de la crisis en los que en España, al borde del rescate, se reformó el marco laboral y el de las pensiones y los salarios fueron devaluados como mecanismo para aumentar la productividad de la economía.

Tanto CCOO como UGT habían intentado movilizar a la población -se convocaron dos huelgas generales en 2010 y 2012-, pero su papel y su imagen habían sufrido en esos años con la pérdida de afiliados y de relevancia pública.

Junto a las reformas y los datos duros de empleo, la corrupción también ha salpicado a CCOO con escándalos como el supuesto uso irregular de los fondos para la formación o la utilización de las tarjetas opacas que Caja Madrid daba a los consejeros de la entidad.

Toxo ya reconocía en 2013 la necesidad de hacer autocrítica, elaborar propuestas "bien visibles en relación con los problemas que tiene la gente" y luchar contra la desafección ciudadana fruto de una tormenta perfecta de crisis económica, social e institucional.

En términos organizativos, la Ejecutiva pasó en ese Congreso de 2013 de 43 a 11 miembros y su celebración estuvo marcada por la austeridad: fue en la sede de CCOO-Madrid y el número de delegados se redujo de los simbólicos 1.001 (en homenaje al proceso al se sometió a la dirección del sindicato durante la dictadura) a 750.

En ese momento, el sindicato apuntó que esos 750 delegados representaban a una media de 1.142.000 cotizantes de los últimos cuatro años y a los más de 117.000 delegados sindicales de la organización.

Matilde Martínez y Nuria Cano

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha