eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Universidad pide al presidente húngaro no firmar una ley que amenaza su existencia

- PUBLICIDAD -
El Parlamento húngaro aprueba la polémica ley contra la universidad fundada por Soros

El Parlamento húngaro aprueba la polémica ley contra la universidad fundada por Soros

La Universidad Centroeuropea (CEU), fundada en Budapest por el magnate George Soros, pedirá al presidente de Hungría, János Áder, que no firme la polémica ley que amenaza su independencia e incluso su existencia, sino que ordene un control constitucional de la misma.

Así lo adelantó hoy el rector de la CEU, Michael Ignatieff, al intervenir desde Washington y por internet en una rueda de prensa organizada en el centro docente tras la adopción en el Parlamento húngaro de la nueva normativa sobre el funcionamiento de las universidades.

El rector insta a Áder a que "no firme la ley, que practique sus responsabilidades constitucionales y pida una revisión de la ley" al Tribunal Constitucional.

También la ONG Human Right Watch consideró, en un comunicado, que el presidente húngaro debe rechazarla porque "hace peligrar la independencia académica y el futuro de la CEU" y "parece motivada por el deseo de acallar las voces críticas en Hungría".

Llamada "lex CEU" porque esa universidad es la única de Hungría que no cumple con los nuevos requisitos, la controvertida normativa -redactada por el Gobierno del conservador Viktor Orbán- exige que las instituciones académicas financiadas desde el extranjero tengan una sede y programas en el país de origen.

Además, establece la condición de un acuerdo entre los gobiernos de Hungría y Estados Unidos para que la CEU pueda funcionar, algo que las leyes de EE.UU. en principio no prevén, pues allí la enseñanza compete a los estados.

"La legislación es peor de lo que habíamos conocido (previamente)", dijo Ignatieff en alusión a que se ha reducido a medio año el tiempo dado a la universidad para cumplir con lo requerido, cuando en el primer proyecto se preveía de plazo hasta el 1 de enero de 2018.

El vicerrector de la CEU, Zsolt Enyedi, calificó la nueva legislación de discriminatoria y recordó que Ignatieff se encuentra en Estados Unidos en busca de apoyo a su causa, aunque "lo más importante es que el caso se solucione en Hungría".

La CEU "ha educado a una generación de líderes en Europa Central y del Este", recordó Lydia Gall, investigadora de HWR, en el comunicado de esta organización.

Fundada en 1991 por el multimillonario filántropo, la CEU "es una de las pocas universidades que ofrece graduaciones académicas estadounidenses y húngaras a estudiantes de más de 129 países", añade la nota.

Por su parte, el Gobierno húngaro ha asegurado que la ley no fue redactada contra la CEU, sino para crear el marco de este tipo de enseñanza, y que es posible cumplir con sus requisitos.

Ya antes de ser aprobada, centenares de académicos e intelectuales de todo el mundo, así como la propia Academia de las Ciencias de Hungría, habían pedido al Gobierno magiar que retirara la normativa.

Orbán, un declarado enemigo ideológico del octogenario Soros, ha asegurado que el futuro de la prestigiosa universidad dependerá de las negociaciones y los acuerdos entre Budapest y Washington.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha