eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El 30 por ciento de los inmigrantes que cruza el Mediterráneo necesita protección

- PUBLICIDAD -

El 30 % de las personas que arriesgan sus vidas y cruzan el Mediterráneo de forma precaria para buscar un futuro mejor en Europa necesitan protección internacional, según la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Desde que empezó el año, 84.830 personas han cruzado este mar por su ruta central, que une Libia con las costas italianas, lo que representa un incremento del 18 % con respecto al año anterior.

"Según todas nuestras indicaciones, y los datos recabados por nuestros colegas sobre el terreno, esta tendencia al alza no va a reducirse en los próximos meses, más bien a la inversa", afirmó en rueda de prensa el enviado especial del ACNUR para el Mediterráneo central, Vincent Cochetel, que hoy presentó un informe del organismo sobre la situación de los inmigrantes en Libia.

Según los cálculos del organismo, de todos los que atraviesan el Mediterráneo, un 30 % son "personas que necesitan protección internacional".

Necesitados de protección internacional significa que cumplen los requisitos para ser considerados refugiados o solicitantes de asilo, mientras que el 70 % restante son inmigrantes económicos que buscan una vida mejor lejos de la miseria.

Estas personas provienen de varios países subsaharianos y de hecho, la mayoría de los que llegan a Libia lo hacen con la intención de permanecer en Libia porque siempre ha tenido y, sigue teniendo, necesidad de mano de obra extranjera.

Según los estudios de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) el 70 % de los que llegan a Libia lo hacían con intención de quedarse.

"El problema es que una vez llegan, muchos caen en las redes de traficantes, otros son retenidos en centros de detención, son maltratados y entonces muchos cambian de opinión y eligen intentar la peligrosa travesía", explicó, a su vez, Marie-Cecile Darme, representante de Altai Consulting y co-autora del informe.

Es por ello que ACNUR expandirá sus actividades en Libia en las próximas semanas para poder alcanzar a cuantas más personas sea posible "antes" de que queden atrapados.

Para ello, incrementarán su presencia en los países de tránsito, como Sudán, Chad o Níger, así como en ciudades del sur del país.

"Vamos a expandir nuestro alcance con unidades móviles para poder identificar a aquellos que necesitan protección. Queremos informarles y orientarles sobre otras opciones alternativas al cruce del mar. Cuáles son sus derechos, más allá de darles asistencia puntual", afirmó a su vez Nisreem Rubaian, representante adjunta de ACNUR en Libia.

El problema para ACNUR es que sólo tiene derecho de acercarse a los ciudadanos de siete nacionalidades que las autoridades libias entienden que son más vulnerables -Siria, Eritrea, Somalia, Sudán, Sudán del Sur, Palestina, e Irak- por lo que otros quedan sin protección.

Paralelamente, la agencia de la ONU presionará en el otro extremo a los países europeos para que intenten parar el tráfico de personas prohibiendo la exportación de embarcaciones pequeñas, y pidiendo la congelación de bienes a los traficantes.

"Hay muchos traficantes de personas conocidos. Tal vez no pueden ser detenidos, pero sí que pueden ser nombrados, se les puede prohibir que viajen, congelar sus bienes para, al menos, afectarlos de alguna manera", subrayó Cochetel.

Esta petición será expresada por ACNUR en la reunión que el jueves celebrarán en Roma altos representantes de la Unión Europea para lidiar sobre el asunto migratorio.

"Vamos a proponer que otros países también se responsabilicen de desembarcar inmigrantes, así como ver como se puede acelerar la relocalización de los que ya están en Italia", explicó Cochetel sin querer nombrar a las naciones que deberían implicarse más en el proceso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha