eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Diario Turing Diario Turing

España permite a las aerolíneas que podamos tener encendido el móvil en vuelo

Desde el 10 de enero, las aerolíneas españolas pueden permitirnos tener encendidos nuestros dispositivos móviles en todas las fases de cualquier vuelo

Activar el "Modo Avión" sí que seguirá siendo necesario, a fin de evitar interferir en los sistemas de comunicación del avión

España es uno de los primeros países europeos en aplicar esta directiva europea

- PUBLICIDAD -
Autorizado el uso de teléfonos inteligentes y tabletas durante todo el vuelo en "modo avión"

Autorizado el uso de teléfonos y tabletas durante todo el vuelo en "modo avión"

Este 9 de enero de 2014 el BOE publica la aplicación en España de la directiva europea que regula el uso de dispositivos móviles en vuelos comerciales. Este cambio, aprobado en noviembre del año pasado en Europa y que a partir del día 10 de enero se aplica de manera oficial en España, permite que ya no tengamos que apagar nuestros dispositivos móviles en el despegue y aterrizaje, si bien sí tenemos que activar el “Modo Avión” para estar desconectado de cualquier red y así no interferir en los sistemas del propio avión.

A pesar de esta actualización de la norma, no se trata de una imposición y por tanto es la aerolínea que opere un vuelo quien nos debe autorizar su uso durante todo el trayecto o solo como hasta ahora, en la fase "tranquila" del mismo. Las aerolíneas que sí permitan el uso de dispositivos móviles durante todas las fases del vuelo tienen que comunicarlo previamente a la AESA y justificar que este uso no interfiere en ninguno de los sistemas del avión.

Activación del "Modo Avión" en un móvil con Android

Activación del "Modo Avión" en un móvil con Android

España se convierte en uno de los primeros países que aplica esta directiva europea, la cual no aporta ningún cambio más al respecto. Según se explica en el BOE, “la Directora de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, resuelve, la aplicación obligatoria de lo dispuesto en el punto AMC1 CAT.GEN.MPA.140 de las Decisiones 2012/018/R de 24 de octubre de 2012 modificada por la Decisión 2013/028/R de 26 de noviembre de 2013 y sus anexos adoptadas por el Director de la Agencia Europea de Seguridad Aérea, así como lo dispuesto EASA Safety Information Bulletin (SIB: 2013-21) de 9 de diciembre de 2013”. Esa decisión de noviembre modifica dos párrafos:

  1. El uso de Dispositivos Electrónicos Portátiles, pero no los que dispongan de capacidad de transmisión, se permitirá durante [aquí se elimina “las fases no críticas”] todas las fases del vuelo, incluyendo el rodaje por pista (“taxiing” en inglés)

  2. Los Dispositivos Electrónicos Portátiles se desconectarán de cualquier enchufe acoplado al asiento [desaparece “apagados completamente y guardados”] durante el rodaje por pista, despegue, aproximación, aterrizaje y en condiciones anormales de vuelo.

En resumen, podemos seguir escuchando música en el iPod, leyendo un libro en el Kindle o escribiendo algo en el portátil desde que nos sentemos en el avión hasta que lleguemos a nuestro destino. Al no estar conectado a una red, tampoco se puede, como es lógico, hacer o recibir llamadas telefónicas.

El caso de los portátiles es más particular y la normativa europea que ahora se aplica en nuestro país no es específica al cien por cien, ya que se da la opción a cada aerolínea que decida si los permite o no en todo el vuelo. Al ser dispositivos más grandes y pesados que un móvil o una tableta digital, podrían saltar por los aires y lastimar a algún pasajero en fases del vuelo con turbulencias o incluso en un aterrizaje poco agradable y con muchos vaivenes.

¿Puede un móvil realmente interferir en los sistemas de un avión?

Siempre nos han dicho que sí y no hay motivos para no creerlo, aunque podamos pensar que un cacharro tan pequeño pueda alterar algo tan grande como es un avión comercial. Francisco Javier Domínguez es estudiante de Ingeniería Aeronáutica y nos aclara este punto: “Los aviones diseñados hace tiempo como por ejemplo 30 años (cuando apenas existían dispositivos electrónicos que pudieran provocar problemas) poseen las antenas de los dispositivos electrónicos repartidos por el fuselaje de la aeronave. Esto hace que las posibles interferencias que pueda provocar el uso de un móvil dentro del avión hagan que pueda existir problemas con los diferentes sistemas electrónicos con los que cuenta el avión. Como por ejemplo, una interacción con un sistema de posición por satélite haría que perdiera precisión en el rumbo que debe seguir y se desvíe de su ruta, con la implicación de riesgo de accidentes”.

Estas interferencias estarían provocadas por las señales de baja frecuencia de nuestros móviles, como nos explica Javier Escudero, Ingeniero de Telecomunicaciones: “Un teléfono móvil, al enviar o recibir señales por la antena, emite tanto señales de alta frecuencia (la que se usa para hablar) como otras de baja frecuencia, que es lo que suele interferir con por ejemplo los altavoces, cosa que ya hace tiempo que no sucede porque para eso se "blindan electromagnéticamente" los aparatos que se fabrican”.

“Sin embargo -continúa Francisco Javier-, las nuevas aeronaves han sido rediseñadas para mejorar estos problemas y minimizar estos efectos (recolocando las antenas o protegiéndolas con “blindajes electromagnéticos” ante estas amenazas). En las fases de despegue y aterrizaje, que son las más críticas y en las que tanto el piloto como la aeronave necesitan la mayor precisión posible, es extremadamente necesario que todos los sistemas electrónicos del avión (sistemas de aproximación, control de motor...) funcionen correctamente. En todo caso, no afecta igual el uso de una cámara digital o de un reproductor MP3 que el de un móvil o portátil (estos con señales de mayor intensidad), aunque siempre se ha solicitado el apagado de todos los aparatos electrónicos por comodidad (para no andar con excepciones). Muchas veces se desconoce la interacción de una señal de cierta frecuencia con un sistema electrónico del avión concreto, por lo que “pagan justos por pecadores” y se solicita el apagado de todos los dispositivos”.

¿Qué pasa si encendemos el móvil en pleno vuelo?

La respuesta sencilla es “nada”. La respuesta más amplia es “nada y quizá interfiramos en los sistemas de comunicación del avión”. A más de 10.000 metros de altura, que es la altura habitual de los aviones comerciales, no hay cobertura móvil ya que “las antenas de telefonía están instaladas de tal manera que "apuntan" hacia la tierra”, explica Javier Escudero, de tal manera que para que hubiera cobertura en un vuelo comercial “esas antenas deberían estar orientadas hacia el espacio, algo bastante complejo”.

El futuro de Internet en los vuelos

Son muchas las noticias que se van publicando periódicamente sobre el acceso a Internet en pleno vuelo. De momento solo algunas aerolíneas internacionales y solo en algunos de sus vuelos permiten la conexión a Internet en las fases “tranquilas” del vuelo, pero siempre con sistemas propios y no a través de tu tarifa de datos habitual. Los actuales smartphones están orientados en este sentido ya que aun teniendo el “Modo Avión” activo, se puede navegar por Internet a través de Wi-Fi.

[ACTUALIZACIÓN] En la primera versión de esta noticia omitimos que es cada aerolínea quien tiene la última palabra acerca de este uso continuo de dispositivos móviles en sus vuelos comerciales, tal y como se indica en la página 2 del Boletín de Seguridad de la AESA del 9 de diciembre de 2013.

BOE-A-2014-225

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha