La portada de mañana
Acceder
El sueldo de los profesores de Religión que paga el Estado bate su récord
Dos años de la causa que empezó con “rumorología” y terminó buscando niñeras
OPINIÓN | 'Echar leña al fuego', por Marco Schwarzt

“Flamenca y atípica”, la diseñadora del mantón que lució María del Monte en el Orgullo de Sevilla

Sara Rojas

0

Una cara permanentemente risueña acompaña la voz de Patricia Palmero cuando responde a la pregunta sobre quién hay detrás de Tri Tri Mantones (un Tri por su barrio y otro por su nombre): “Una artesana que lleva muchos años luchando para que se vea su trabajo”.

Lina, la diseñadora que introdujo la moda flamenca en la alta costura cuando vistió a Grace Kelly

Saber más

Desde el estudio que ha habilitado en su casa, esta diseñadora de Triana cuenta que aprendió el oficio de pequeña, viendo coser a su madre. A los 4 años ya sabía hacer los flecos de los mantones (su sello desde entonces). Y, aunque siempre deseó hacer de su pasión su trabajo, orientó su formación en una dirección diferente. “Mi madre siempre me decía que el mundo de la costura es muy sacrificado, se echan muchas horas y, como no tengas una tienda, tu trabajo no se ve y no puedes vivir de ello”, explica.

Su escaparate fueron las redes sociales. Hace siete años, mientras estudiaba peluquería y confeccionaba mantones y complementos “para sacarme un dinerito” (y porque “no podía evitarlo”), publicó uno de sus diseños en su perfil de Instagram. “Fue un éxito y eso me animó a seguir subiendo cosas”, recuerda Patricia. Ante la acogida que estaban teniendo sus creaciones, decidió apostar por “darle un empujón” a lo que siempre le ha gustado. El tiempo le ha demostrado que la decisión fue acertada. Pero nunca imaginó hasta qué punto.

De Triana al mundo entero

Gracias a ese “escaparate al mundo entero”, Tri Tri Mantones ha llegado hasta Estados Unidos. También hay piezas con su firma por todo el continente europeo. “Pero lo de María ha sido lo más”, declara entusiasmada. La estilista de la Reina de las sevillanas descubrió el trabajo de Patricia a través de un vídeo de TikTok. A partir de ese momento, le confío diseños para citas tan señaladas como el desfile en Sevilla de Dior o el pregón del Orgullo.

“A día de hoy, todavía no me lo creo”, reconoce. Podía imaginar que gustaría el echarpe que creó especialmente para la tonadillera, pero no se esperaba que la repercusión fuese a alcanzar tal dimensión. “Ha sido un regalo”, añade emocionada con la ilusión de que su éxito ponga en valor el trabajo artesano y anime a apostar por los nuevos diseñadores. 

Asegura que ha perdido la cuenta: “Todos los días recibo encargos del echarpe de María”. Un diseño que versiona la bandera arcoíris con toques flamencos y que ha conquistado a usuarios dentro y fuera de la capital andaluza. “Se van a lucir hasta en el Orgullo de Madrid”, dice. Y también en otros rincones de la península como Galicia y Barcelona. “Hay gente flamenca por todos lados”, celebra esta artesana trianera que adorna con lunares y flecos “lo menos pensado”.

Marcando la diferencia

Para esta autónoma entregada a su trabajo, sus diseños están triunfando por ser “atípicos y versátiles”. Complementos clásicos con un sello diferente. El lema de Tri Tri Mantones es “lúcelo cuando quieras y como quieras”. “Son mantones informales que pueden usarse como pañuelo y a la vez sirven para eventos importantes”, comenta la artífice del echarpe arcoíris.

Desde el pregón, sus seguidores se han multiplicado hasta superar los 5.000 y el volumen de producción ha crecido de manera significativa. Patricia se sincera cuando dice “me levanto y me acuesto con el teléfono en la mano contestando mensajes”. Pero no le importa: “Me gusta y quiero que mi trabajo cada vez se conozca más”.

Eso “es lo único que ha cambiado”. Por lo demás, continúa ofreciéndole a sus clientas un trato personalizado y cercano, como es ella, sevillana de barrio. Sigue creando en el estudio que tiene en casa y poniendo pasión en cada pieza que elabora con la ayuda de su madre. Porque si no, “sería imposible hacerlo todo”: llevar las redes sociales, atender a las clientas, diseñar, comprar, confeccionar. Tiene claro que no quiere tienda física, pero sí le gustaría ampliar la plantilla en un futuro que se antoja cercano: “Estamos al límite de que se desborde todo. Eso significaría que vamos para arriba”. Mientras, seguirá creando a fuego lento diseños únicos y diferentes con los mismos ingredientes que le han valido recetas de éxito convertidas en icono del Orgullo: “Dedicarle mucho amor al trabajo”.

Una cara permanentemente risueña acompaña la voz de Patricia Palmero cuando responde a la pregunta sobre quién hay detrás de Tri Tri Mantones (un Tri por su barrio y otro por su nombre): “Una artesana que lleva muchos años luchando para que se vea su trabajo”.

Lina, la diseñadora que introdujo la moda flamenca en la alta costura cuando vistió a Grace Kelly

Saber más

Desde el estudio que ha habilitado en su casa, esta diseñadora de Triana cuenta que aprendió el oficio de pequeña, viendo coser a su madre. A los 4 años ya sabía hacer los flecos de los mantones (su sello desde entonces). Y, aunque siempre deseó hacer de su pasión su trabajo, orientó su formación en una dirección diferente. “Mi madre siempre me decía que el mundo de la costura es muy sacrificado, se echan muchas horas y, como no tengas una tienda, tu trabajo no se ve y no puedes vivir de ello”, explica.

Su escaparate fueron las redes sociales. Hace siete años, mientras estudiaba peluquería y confeccionaba mantones y complementos “para sacarme un dinerito” (y porque “no podía evitarlo”), publicó uno de sus diseños en su perfil de Instagram. “Fue un éxito y eso me animó a seguir subiendo cosas”, recuerda Patricia. Ante la acogida que estaban teniendo sus creaciones, decidió apostar por “darle un empujón” a lo que siempre le ha gustado. El tiempo le ha demostrado que la decisión fue acertada. Pero nunca imaginó hasta qué punto.

De Triana al mundo entero

Gracias a ese “escaparate al mundo entero”, Tri Tri Mantones ha llegado hasta Estados Unidos. También hay piezas con su firma por todo el continente europeo. “Pero lo de María ha sido lo más”, declara entusiasmada. La estilista de la Reina de las sevillanas descubrió el trabajo de Patricia a través de un vídeo de TikTok. A partir de ese momento, le confío diseños para citas tan señaladas como el desfile en Sevilla de Dior o el pregón del Orgullo.

“A día de hoy, todavía no me lo creo”, reconoce. Podía imaginar que gustaría el echarpe que creó especialmente para la tonadillera, pero no se esperaba que la repercusión fuese a alcanzar tal dimensión. “Ha sido un regalo”, añade emocionada con la ilusión de que su éxito ponga en valor el trabajo artesano y anime a apostar por los nuevos diseñadores. 

Asegura que ha perdido la cuenta: “Todos los días recibo encargos del echarpe de María”. Un diseño que versiona la bandera arcoíris con toques flamencos y que ha conquistado a usuarios dentro y fuera de la capital andaluza. “Se van a lucir hasta en el Orgullo de Madrid”, dice. Y también en otros rincones de la península como Galicia y Barcelona. “Hay gente flamenca por todos lados”, celebra esta artesana trianera que adorna con lunares y flecos “lo menos pensado”.

Marcando la diferencia

Para esta autónoma entregada a su trabajo, sus diseños están triunfando por ser “atípicos y versátiles”. Complementos clásicos con un sello diferente. El lema de Tri Tri Mantones es “lúcelo cuando quieras y como quieras”. “Son mantones informales que pueden usarse como pañuelo y a la vez sirven para eventos importantes”, comenta la artífice del echarpe arcoíris.

Desde el pregón, sus seguidores se han multiplicado hasta superar los 5.000 y el volumen de producción ha crecido de manera significativa. Patricia se sincera cuando dice “me levanto y me acuesto con el teléfono en la mano contestando mensajes”. Pero no le importa: “Me gusta y quiero que mi trabajo cada vez se conozca más”.

Eso “es lo único que ha cambiado”. Por lo demás, continúa ofreciéndole a sus clientas un trato personalizado y cercano, como es ella, sevillana de barrio. Sigue creando en el estudio que tiene en casa y poniendo pasión en cada pieza que elabora con la ayuda de su madre. Porque si no, “sería imposible hacerlo todo”: llevar las redes sociales, atender a las clientas, diseñar, comprar, confeccionar. Tiene claro que no quiere tienda física, pero sí le gustaría ampliar la plantilla en un futuro que se antoja cercano: “Estamos al límite de que se desborde todo. Eso significaría que vamos para arriba”. Mientras, seguirá creando a fuego lento diseños únicos y diferentes con los mismos ingredientes que le han valido recetas de éxito convertidas en icono del Orgullo: “Dedicarle mucho amor al trabajo”.

Una cara permanentemente risueña acompaña la voz de Patricia Palmero cuando responde a la pregunta sobre quién hay detrás de Tri Tri Mantones (un Tri por su barrio y otro por su nombre): “Una artesana que lleva muchos años luchando para que se vea su trabajo”.

Lina, la diseñadora que introdujo la moda flamenca en la alta costura cuando vistió a Grace Kelly

Saber más

Desde el estudio que ha habilitado en su casa, esta diseñadora de Triana cuenta que aprendió el oficio de pequeña, viendo coser a su madre. A los 4 años ya sabía hacer los flecos de los mantones (su sello desde entonces). Y, aunque siempre deseó hacer de su pasión su trabajo, orientó su formación en una dirección diferente. “Mi madre siempre me decía que el mundo de la costura es muy sacrificado, se echan muchas horas y, como no tengas una tienda, tu trabajo no se ve y no puedes vivir de ello”, explica.

Por un periodismo comprometido con la información cercana

Ayúdanos a seguir haciendo periodismo desde el territorio. En el periodismo local es especialmente crucial depender de los lectores.

Por eso, ahora los lectores y lectoras de elDiario.es, si hacen su suscripción desde este enlace, aportan un 25% de su apoyo a la edición andaluza.

Además, si ya eres socio/a también puedes añadir a tu cuota una cantidad extra destinada íntegramente a nuestra redacción de Andalucía. Si quieres apoyar nuestra labor, hazte socio/socia y haz una aportación extra para nuestra cabecera.