eldiario.es

9

César-Javier Palacios

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 9

Las especies invasoras amenazan los ecosistemas naturales de Fuerteventura

Fuerteventura sabe mucho de especies invasoras. Ratas y ratones llegaron en barcos y todavía en época aborigen acabaron con un ratón autóctono, el Malpaisomysinsularis. Los gatos y nosotros mismos, los humanos, extinguimos dos especies de pequeñas pardelas del jable y del malpaís. Las cabras, los conejos y el hacha aniquilaron numerosas especies de plantas autóctonas. Tampoco había de forma natural en la Isla perdices ni erizos. Se introdujeron. Las ardillas, ya se sabe, vinieron como mascotas del Sáhara, se escaparon de las jaulas y ahora las hay a millones.

Mucho más desastroso resulta este problema en Gran Canaria, donde la suelta deliberada de la culebra real de California consume cada año cientos de miles de euros del erario en un intento desesperado (y de momento estéril) de evitar su expansión desde la aparición de los primeros ejemplares, hace ahora 15 años. Y eso que desde 2007 han sido capturadas más de 6.000 de estas tremendas culebras, con hasta dos metros de longitud, especializadas en comerse todo bicho viviente, lagartos gigantes incluidos.

Seguir leyendo »

El Geoparque de Fuerteventura, cada vez más cerca

Seguir leyendo »

Las aves raras disparan las alarmas del cambio climático en Canarias

Todo empezó con la aparición de una insólita especie de pájaro que, con suerte, se deja ver una o dos veces al año en las islas orientales de Canarias, el calamoncillo africano. Es una rara gallineta de color azul iridiscente propia del África subsahariana y Madagascar. Cuando algunos ornitólogos se acercaron hace dos años a un barranco de Fuerteventura, próximo a Puerto del Rosario, para disfrutar de su extraña apariencia, descubrieron prácticamente al lado a un pájaro todavía más raro, un avetorillo plomizo, una diminuta garcilla africana propia de los ríos tropicales distribuida al sur del desierto del Sáhara, desde Senegal hasta Sudáfrica. Se trataba de la cuarta observación en Canarias y la quinta del Paleártico Occidental.

Ambas observaciones coincidieron con la aparición de otra especie habitual en los mares tropicales, el rabijunco etéreo, un charrán de larguísima cola, muy amenazado en su área natural de distribución pero que, contra toda lógica, es un colonizador reciente de Canarias. Tan reciente que aún no aparece en ninguno de los listados españoles de especies protegidas. En poco tiempo ha pasado de ser una rareza a criar en los acantilados de El Hierro, de Famara en Lanzarote y de La Oliva en Fuerteventura, isla esta última que desde 2016 cuenta con una colonia estable cercana a las 10 parejas.

Seguir leyendo »

Las escaladas incontroladas deterioran un emblemático barranco de Fuerteventura mientras Cabildo y Gobierno promocionan su práctica

El barranco de Las Peñitas es uno de los espacios naturales más singulares de Fuerteventura, uno de sus paisajes más espectaculares, uno de sus espacios más protegidos… sobre el papel. Icono turístico visitado por decenas de miles de personas al año, al aumento de su fama no le ha acompañado un reforzamiento de las labores de vigilancia para garantizar su preservación. Todo lo contrario. Una gestión deficiente, cuando no inexistente, por parte del Cabildo de Fuerteventura, ha dado barra libre a los visitantes.

Para algunos de ellos esos peñascos imposibles son, ante todo, un excelente lugar de trepa. Lo han bautizado como el Yosemite majorero. Y han abierto numerosas vías ilegales de escalada en esos riscos. Taladran agujeros en la roca y fijan en ellas toda clase de clavijas, anclajes, plaquetas metálicas y tornillería variada, dañando irreversiblemente lugares únicos. Molestan a las aves en plena época de nidificación provocando el abandono de las puestas. Acampan en el entorno sin autorización. Programan ascensiones nocturnas iluminándose con focos y linternas. Acaban con la tranquilidad del lugar. Llevan años haciéndolo sin que nadie les haya sancionado por ello. Es más, el Cabildo y el Gobierno de Canarias lo promueven directamente desde sus páginas de turismo; en varios idiomas, para que nadie se lo pierda.

Seguir leyendo »