eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Charo Solís

Especializada en información política. Curtida en el periodismo de provincias en papel y agencias.Trabajé en Cádiz Información y La Voz de Cádiz, donde formé parte de su redacción fundacional. Fui corresponsal de Europa Press, EFE y El Correo de Andalucía. Los cinco últimos años he estado informando desde las páginas de Diario de Sevilla de lo que se cuece entre los muros del Hospital de las Cinco Llagas, sede del Parlamento andaluz.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 231

Rodríguez Villalobos: “No veo que seamos tan torpes en el PSOE como para liarnos en una guerra de familias después de las municipales”

A Fernando Rodríguez Villalobos (La Roda de Andalucía, 1952) no le ronda la idea de abandonar la política, y menos aún la Diputación de Sevilla que preside desde hace quince años. Reivindica la experiencia como un valor y asegura estar "animado" a seguir en la política. Afirma que podría haber llegado donde quisiera, pero desde que en los 80 hablara con un carpintero de Alhama de Granada, solventara su duda de si afiliarse al PSA o al PSOE, y se enrolara en la política de la mano de Manolo Martín (luego alcalde de Loja), tiene muy claro que su lugar está en la política local, en la gestión en la proximidad. Se estrenó como alcalde en 1983, logrando diez de los once concejales de su localidad natal, y a siete votos se quedó de hacer pleno. En época de redes sociales, defiende la importancia del contacto con el ciudadano, y frente a la estrategia 2.0 prefiere el puerta a puerta. Para él, no es lo mismo ver los resultados desde un escaño en un hemiciclo que palpar la ilusión y la satisfacción de los vecinos por la calle.

Las elecciones municipales están a la vuelta de la esquina. ¿Ve posible que el PSOE reedite la presidencia en la Diputación en los 72 municipios sevillanos?

Seguir leyendo »

Que la Hermandad de los Estudiantes salga de la Universidad: una plataforma reclama en Sevilla lo que no logró la II República

En 1932, la Hermandad de los Estudiantes estuvo a punto de desaparecer. En esta fecha, tal y como recoge esta cofradía en su página web, "para respetar el carácter laico de la Universidad, el rector comunicó a la hermandad la clausura al culto de la Iglesia" y eso llevó incluso a plantear su disolución. Lo que no consiguió el rector Estanislao del Campo (1931-1934), lo persigue ahora, 87 años después, la Asociación por la Defensa de una Universidad Pública y Laica, Uni Laica. Quieren que de acuerdo con el principio de aconfesionalidad del Estado, recogido en la Constitución, y con el artículo 21 del Estatuto de Andalucía, que defiende el carácter laico de la educación pública, la universidad hispalense deje de convocar y participar en actos religiosos como si se tratara de actos oficiales y que no siga cediendo espacios, financiación y promoción tanto de procesiones, como misas u otras actividades que organizan.

Uni Laica no está por quedarse sólo en una denuncia. Ya están elaborando un informe sobre todo lo que hace la Iglesia, de la mano o no de la Hermandad, para ver el alcance de su presencia y plantear iniciativas. La primera de ellas, y que ya está en marcha, es la creación de una plataforma que aglutine a profesorado, estudiantes, sindicatos, partidos políticos, organizaciones feministas y LGTBI en defensa de la laicidad de la institución, que incluso se abre a la participación de asociaciones cristianas u otras confesiones.

Seguir leyendo »

Debate por una Sevilla verde y habitable: coincidencia en movilidad y polémica en vegetación

"Si estamos de acuerdo en tanto, ¡¿por qué no se ha hecho nada hasta ahora?!". La frase, pronunciada por el número dos de la candidatura de Ciudadanos de Sevilla, Miguel Ángel Aumesquet, resume el alto grado de coincidencia que entre los cuatro partidos con representación en el Ayuntamiento hispalense mostraron en el debate Respuestas para una Sevilla habitable, acto organizado este martes por el movimiento de entidades Por el clima de Sevilla. En una tarde de mediados de mayo, con 35 grados a la sombra, el cambio climático y la necesidad de dar soluciones no es discutible en términos políticos y, por tanto, no hubo tanto debate en materia de movilidad, aunque sí espacio para el desacuerdo sobre vegetación y gestión de la masa forestal en la ciudad.

El impulso del metro, la necesidad de autobuses de tránsito rápido con plataforma exclusiva, una tarjeta única de transporte intermodal, aparcamientos disuasorios, favorecer puntos de recarga para los coches eléctricos, la ampliación del carril bici o el refuerzo de horarios de los trenes de Cercanías fueron algunas de las propuestas que se desgranaron para las elecciones del próximo domingo 26 de mayo. EN muchas de ellas hubo consenso, aunque también lugar para los matices.

Seguir leyendo »

María Iglesias: “Cuando de madrugada llega una lancha con refugiados a la playa, te sientes ridícula con tu bolígrafo y tu libreta”

María Iglesias (Sevilla, 1976) se autodefine como "periodista a la que le gusta escribir" y, en un ejercicio transfronterizo entre el periodismo y la literatura, ha concebido El granado de Lesbos (editorial Galaxia Gutenberg) una crónica en primera persona de su experiencia en la isla griega escenario de la llegada masiva de refugiados en 2016. El libro tiene su origen en el documental Contramarea, que fue el proyecto con el que se tropezó, le atrapó y lanzó a una aventura profesional inesperada pero que le ha servido para "reencontrarse" con el periodismo.

¿Cómo llega a Lesbos?

Seguir leyendo »

La otra Feria de Abril: más abierta, con menos plástico, vegana y solidaria

“Sevilla tiene dos partes, dos partes bien diferentes: una de la de los turistas y otra donde vive la gente”. Pata Negra retrataba en su Rock de Cayetano (de su disco Pata Negra, 1981) la realidad de una ciudad que a partir de ahora se traslada a la Feria de Abril en una suerte de gentrificación absoluta en las calles del Real. Un cambio de domicilio por una semana, o por lo que el cuerpo aguante, y que puede ser en caseta propia o en las que son para todos. Porque si la ciudad tiene dos partes bien diferentes, la Feria también: la privada y la pública. 

La Feria de Abril, que por tercera vez en su historia es en mayo, es para los sevillanos con caseta la fiesta en la que abre la puerta de lona a sus familiares y amistades. Son las casetas pequeñas y recogidas, decoradas con esmero y al gusto o nivel adquisitivo de los socios que pagan religiosamente sus cuotas a lo largo de todo el año para disfrutarla. Son aquellas en las que un guardia jurado, apostado junto a la verja verde que da acceso, filtra la entrada. Es la fiesta más privada, y también la más criticada. De las 1.052 casetas existentes, 521 son familiares y 511 de entidades (empresas, asociaciones y casas regionales, entre otras). 

Seguir leyendo »

Un Punto Morado y patrulleras feministas para los buenos tratos en la Feria de Abril

Por tercer año consecutivo, habrá brazaletes morados para distinguir a las voluntarias que quieran socorrer, acompañar y atender a las mujeres que hayan sido víctimas de agresiones machistas en la Feria de Abril. Porque la fiesta también puede tener su lado oscuro y, como reza el lema de esta iniciativa, “la calle, la noche y la Feria también son nuestras”. El feminismo y el 8M llegan así hasta el Real. Tras dos jornadas formativas intensivas, el Colectivo Amazonas ya está listo para patrullar por el recinto ferial y apoyar a las mujeres que se sientan acosadas o intimidadas.

Como explica Ángela N. (no quiere dar su apellido), portavoz de este colectivo, los brazaletes no se dan sin ton ni son. Tras un par de años de "aciertos y errores", en esta edición se van perfeccionando algunos aspectos y los brazaletes estarán "homologados", es decir, que no es un trapo morado sin más puesto en el brazo, sino que tiene un logo que lo identifica. “Para obtenerlos, las voluntarias previamente han tenido que asistir a dos jornadas formativas (la última de ellas se celebró el pasado viernes) sobre aspectos psicológicos y legales para atender y acompañar a las víctimas, así como conocimientos prácticos para asesorarlas para interponer una denuncia, teléfonos de emergencias, contactos de la Policía Nacional o Local o de los hospitales de la ciudad”, detalla.

Seguir leyendo »

La otra Feria de Abril: más abierta, con menos plástico, vegana y solidaria

“Sevilla tiene dos partes, dos partes bien diferentes: una de la de los turistas y otra donde vive la gente”. Pata Negra retrataba en su Rock de Cayetano (de su disco Pata Negra, 1981) la realidad de una ciudad que a partir de ahora se traslada a la Feria de Abril en una suerte de gentrificación absoluta en las calles del Real. Un cambio de domicilio por una semana, o por lo que el cuerpo aguante, y que puede ser en caseta propia o en las que son para todos. Porque si la ciudad tiene dos partes bien diferentes, la Feria también: la privada y la pública. 

La Feria de Abril, que por tercera vez en su historia es en mayo, es para los sevillanos con caseta la fiesta en la que abre la puerta de lona a sus familiares y amistades. Son las casetas pequeñas y recogidas, decoradas con esmero y al gusto o nivel adquisitivo de los socios que pagan religiosamente sus cuotas a lo largo de todo el año para disfrutarla. Son aquellas en las que un guardia jurado, apostado junto a la verja verde que da acceso, filtra la entrada. Es la fiesta más privada, y también la más criticada. De las 1.052 casetas existentes, 521 son familiares y 511 de entidades (empresas, asociaciones y casas regionales, entre otras). 

Seguir leyendo »

"Tenemos la obligación de ser competitivos, pero sin el apoyo de la administración pública es imposible"

El rector de la Universidad de Sevilla, Miguel Ángel Castro, hace así un balance positivo de estos tres años y asegura ha cumplido el 85% de sus compromisos al frente de una institución académica con cinco siglos de historia y que ahora tiene el reto de la revolución tecnológica. Castro afirma que no se comprometió a nada que no pudiera hacer: "Planteamos propuestas que son realizables", dice convencido de que llegarán al 100%.

Ante la sugerencia de que impartiera a la clase política un curso avanzado, tal vez un curso universitario masivo online, ironiza: "Deben reflexionar, hacer un examen y, como hacemos muy bien en las universidades, mirar a las cosas que de verdad importan, crear clima de consenso y de proyectos comunes, que es mejor que las propuestas que generan discordia porque estas no están en la agenda de las personas".

Seguir leyendo »

El fin de la exclusión financiera en la Granada rural: 36 pueblos tendrán cajero automático

Un gesto tan cotidiano como ir a una ventanilla o a un cajero para retirar efectivo nunca ha sido posible en Bácor-Olivar. Hasta ahora. Por primera vez en su historia, esta pequeña entidad local autónoma dependiente de Guadix (Granada) cuenta con servicios bancarios. Un convenio suscrito en enero entre la Diputación de Granada y la Caja Rural de Granada va a poner fin a la exclusión financiera de ésta y otras 35 localidades granadinas. Sus 380 vecinos van a poder desde solicitar un crédito a conocer su extracto bancario o cobrar su pensión sin tener que desplazarse más de seis kilómetros hasta Freila, el pueblo más cercano que tiene banco.

El presidente de la Diputación, José Entrena, reconoce que "ha sido una lucha quijotesca". Se propuso al inicio de su mandato en 2015 acabar con el aislamiento financiero y lo ha logrado a punto de que este expire el próximo 26 de mayo. Llamó a las puertas de todas las entidades que operan en la provincia e insistió como "un martillo pilón". Pero el criterio de rentabilidad pesa mucho en la cuenta de resultados y más aún cuando los bancos está en pleno proceso de cierre de oficinas y reducción de plantilla. Un cajero no es una buena inversión ni a corto, ni medio ni a largo plazo en un pueblo, pero Entrena apeló "a la sensibilidad y a la responsabilidad social" de las cajas. La Caja Rural de Granada accedió y firmaron el protocolo de colaboración para una ventanilla al mundo rural.

Seguir leyendo »

Los 40 años en los que los pueblos de Andalucía pasaron del blanco y negro al color

Las últimas elecciones municipales habían sido en 1931. Hubo que esperar 48 años, hasta el 3 de abril de 1979, para que de nuevo se pudiera, democráticamente, elegir a los alcaldes. Esta vez no votaban solo los vecinos de las por entonces 759 ciudades y pueblos de Andalucía, también lo hacían sus vecinas, que por primera vez participaban en unas municipales (el sufragio femenino se logró en 1933). Fue un ciclo electoral intenso. Venían precedidas tan solo un mes antes por unas generales y tres meses atrás por el referéndum de la Constitución de 1978. En aquella caravana electoral de carretera y manta había menos marketing y asesores que hoy, cuarenta años después, pero como recuerdan los presidentes de las diputaciones andaluzas más veteranos, había más “ilusión y esperanza” y también capacidad de diálogo para pactar y poner fin a los últimos coletazos del franquismo.

Ni los pueblos ni las ciudades eran como ahora, sobre todo, los municipios más pequeños, esos que no superan los 20.000  habitantes (704 de los 786 municipios andaluces existentes en la actualidad), y en los que las diputaciones tienen su razón de ser como ayuntamiento de ayuntamientos.

Seguir leyendo »