eldiario.es

9

Charo Solís

Especializada en información política. Curtida en el periodismo de provincias en papel y agencias.Trabajé en Cádiz Información y La Voz de Cádiz, donde formé parte de su redacción fundacional. Fui corresponsal de Europa Press, EFE y El Correo de Andalucía. Los cinco últimos años he estado informando desde las páginas de Diario de Sevilla de lo que se cuece entre los muros del Hospital de las Cinco Llagas, sede del Parlamento andaluz.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 248

La Roda de Andalucía: el tren del emprendimiento de la Sierra Sur

La Roda de Andalucía celebra el 40 aniversario de los primeros Ayuntamientos democráticos alejado de fenómenos como la despoblación y de las cifras del paro que asolan otros municipios la comunidad. El despegue económico del municipio a partir de los 50, y potenciado en la década de los 80 y 90, hace que, hoy día, goce de una situación privilegiada gracias a su espíritu emprendedor. El olivar, la agroindustria y el desarrollo ferroviario lo han convertido a lo largo de su historia en una locomotora de la comarca de la Sierra Sur de la provincia de Sevilla. 

Ser el centro geográfico de una comunidad brindó en 1865 a esta localidad su gran oportunidad. Se convertiría en un importante nudo ferroviario porque conectaba Córdoba con Málaga y tenía un ramal a Sevilla. Entonces era simplemente La Roda. Y hay muchas Rodas. Roda de Eresma (Segovia), Roda de Bará (Tarragona), Roda de Isábena (Aragón), Roda de Ter (Barcelona), Roda (Murcia) y La Roda (Albacete). Por eso, la sevillana debía distinguirse para no generar más confusión. En 1916, se renombró como La Roda de Andalucía. 

Seguir leyendo »

El Garrobo: de la lucha contra los franceses a la guerra contra la despoblación

El Garrobo sabe lo que es renacer de sus cenizas. Como reza el pórtico de la iglesia de la Purísima Concepción, el templo fue construido en 1614 y casi dos siglos después, en 1820, quedó completamente destruido, arrasado e incendiado, al igual que todo el pueblo por las tropas francesas. Lo que era una aldea de apenas un centenar de habitantes se reconstruyó y ahora, sobre casi los mismos cimientos, intenta mantenerse en pie en su guerra esta vez contra la despoblación, un enemigo al que no son ajenos otros municipios del país.

Seis vecinos y un mismo diagnóstico. Francisco Orillán, Juan José Pavón, Mercedes Almendral, José Herrero y Paco Trujillo señalan a la falta de oportunidades laborales como la causa de que cada vez haya menos garrobeños. "Aquí no hay nada" es la consigna que replican más o menos con las mismas palabras. Los jóvenes se marchan y sólo se quedan los mayores. Pese a ser una localidad que goza de buenos servicios públicos y una comunicación excelente con Sevilla, de la que dista tan sólo 40 kilómetros por la autovía de la Ruta de la Plata, y con Mérida y Portugal, no es ya atractiva para los que son el presente y el futuro. Prefieren la comarca del Aljarafe, Camas o la capital hispalense para trabajar y vivir, o bien la vecina localidad onubense de Aracena, de cuyo parque natural El Garrobo es la puerta de entrada.

Seguir leyendo »

Albaida del Aljarafe: del Imperio romano a la administración electrónica

Las fuentes romanas de Archena y Salobre llevan el agua del pasado a Albaida del Aljarafe, Laelia durante el Imperio romano, y hoy un pueblo en crecimiento constante que cierra esta comarca sevillana que linda con la Vía de la Plata. Una pequeña localidad que en 1979 apenas superaba los 1.500 habitantes y que, al calor de la burbuja inmobiliaria, llegó a duplicar su población. Con sus 3.193 habitantes actuales, sigue al alza gracias a que en los años 2011 y 2012 tuvo la tasa de natalidad más alta de la provincia, y a que sigue siendo un reclamo de tranquilidad, calidad de vida y 4 grados menos de temperatura a poco más de 20 kilómetros de Sevilla.

Su alcalde, José Antonio Gelo (PSOE), tiene claro que la clave del auge del municipio, desde aquellas primeras elecciones democráticas, radica en la capacidad de haber logrado unos servicios públicos con unos estándares que se corresponden con los de una gran urbe. “El principal logro ha sido acortar las diferencias entre los pequeños y grandes municipios. Ahora la gente vive donde quiere porque tiene lo mismo con independencia de si está en Sevilla o en Albaida”, asegura el primer edil, que defiende el papel decisivo que ha jugado la Diputación, ya que los pequeños ayuntamientos por sí mismos no tienen capacidad para afrontar esos cambios por su escaso músculo presupuestario y administrativo. A este respecto, aboga por que haya otro tipo de servicios mancomunados más allá de la gestión de residuos, el agua o el transporte; también lo haya de los servicios policiales o de las infraestructuras deportivas.

Seguir leyendo »

El Madroño: el río Tinto también es sevillano

El puente de las Majadillas apoya un estribo en la provincia de Sevilla y el otro en la de Huelva. Su tablero no sólo une las dos orillas del río Tinto y los municipios El Campillo y El Madroño, también conecta el pasado con el presente y el futuro. Lo que fuera construido por los ingleses para que a diario lo cruzaran a pie los mineros hasta la década de los setenta, ahora es el gran proyecto para que El Madroño pueda despegar económicamente gracias al turismo. Es el futuro que se asienta sobre unos pilares de hierro corroídos por la acidez de las aguas rojas.

Su alcalde, Antonio López, tiene desde el pasado mes de marzo en sus manos el proyecto para su rehabilitación, redactado por la Diputación de Sevilla. Sólo se precisan 300.502 euros para hacerlo realidad. “El paisaje es espectacular, atrae muchas visitas pero es un riesgo porque está deteriorado y tenemos prohibido el acceso”, justifica el regidor, que sueña con su recuperación, “porque el río Tinto también es sevillano”, y también con la adecuación del albergue municipal para atraer un turismo rural que hoy por hoy se les escapa. Sería un “balón de oxígeno” para un pueblo cuya población vive de trabajar para el Infoca, la construcción o el campo.

Seguir leyendo »

Aguadulce: un cruce de caminos donde la democracia llegó donde "hacía falta lo más básico"

A una hora de Sevilla, a una hora de Córdoba y a una hora de Málaga. Es la suerte de la equidistancia que tiene Aguadulce, una localidad de la Sierra Sur sevillana a la que se accede desde la A-92, tras cruzar el río Blanco y seguir un paseo salpicado de palmeras, naranjos y sauces llorones. Hasta el siglo XVIII no era más que una cortijada en la que vivían 46 familias. Hoy tiene 2.026 habitantes. Quizás por ese origen cortijero, y tras una dictadura, siempre han votado a la izquierda desde las primeras elecciones municipales de 1979. Entre el PSOE e IU ha estado la alternancia política y quedando, cuando no había mayoría absoluta, a merced de la decisión de un PP que, con un escaso concejal, dos a lo sumo, ha tenido la llave del Gobierno local por la mala relación de las otras dos formaciones, entre las que el entendimiento siempre ha sido difícil.

De aquel primer mandato en el que estrenaron las urnas ya no vive ningún representante municipal, pero desde el segundo continúan al pie del cañón dos veteranos socialistas: Juan Manuel Rangel, que sigue como concejal, y José Cuervo, independiente que esta vez no ha salido por no ir en puestos de salida en la candidatura. Sin embargo, recuerdan aquellos primeros comicios. "En la dictadura, el alcalde era elegido a dedo y nadie sabía ni quiénes eran los concejales; quien mandaba era el secretario", explica Rangel, que de inmediato señala al cura del pueblo como uno de los motores políticos de aquella época. "Eran unos curas obreros que movilizaron a la juventud y el cura de aquí promovió un club social, Acua, con el que logró unir a todos los jóvenes tanto de izquierdas como derechas, de clase alta, media o baja, estudiantes u obreros. Eso fue una revolución", detalla Cuervo. Aquello sería el germen de los partidos políticos en Aguadulce.

Seguir leyendo »

Marinaleda: sin huellas del franquismo en su callejero desde 1979

La damnatio memoriae o condena de la memoria era la costumbre romana de castigar con el olvido a las personas a quienes se consideraba enemigo del pueblo. Ni los emperadores se libraban de correr tal suerte. Inscripciones, monumentos, textos, murales y estatuas eran eliminados para borrar por completo su paso por la historia. En 1979, recién estrenada la democracia local, como aquellos senadores romanos, los habitantes de Marinaleda (Sevilla) fueron pioneros al suprimir de su callejero todo lo que recordara la recién terminada dictadura franquista.

Mientras en otras ciudades y pueblos se limitaron a dar un barniz democrático poniendo una plaza, calle o avenida de la Constitución o de Andalucía, y decenios después aún siguen enfrascados en dar cumplimiento de la Ley andaluza de Memoria Democrática, los marinaleños se anticiparon en asamblea y, apenas cuatro meses después de aquellas primeras elecciones municipales, una veintena de calles del pueblo cambiaron sus nombres.

Seguir leyendo »

Brenes: un pueblo de bandoleros, obreros del campo, alcaldes comunistas y socialistas

Brenes es un pueblo de izquierdas. Muy de izquierdas. En 40 años de democracia local, la alternancia política ha estado siempre entre socialistas y comunistas, bien bajo las siglas de PCEIU o Unidad Popular Andaluza (UPAN). El mayor éxito de la derecha se registró en aquellas primeras elecciones municipales democráticas del 79, cuando UCD obtuvo cuatro de los 13 ediles del Consistorio. Desde entonces, la representación de la derecha se ha quedado casi siempre en un exiguo concejal. 

La tradición de izquierdas en Brenes no hay que buscarla en la Transición sino mucho antes. Aunque se podría remontar hasta el fenómeno del bandolerismo de finales del siglo XIX con la figura del Niño de Brenes, lo cierto es que en los años 30 esta población fue conocida por su marcada ideología de izquierdas reflejada en el movimiento de obreros del campo y su conflictividad huelguista, tal y como se recoge en el libro Brenes. La tierra, los hombres, la historia, editado por el Ayuntamiento de Brenes en 1989. Tras el mayor despegue en los años 50 y 60 del sector agrícola, gracias a la expansión del regadío en el Valle del Guadalquivir (propició que Brenes duplicara durante la dictadura franquista su población), esta localidad peleó a finales de la década de los setenta por las mejoras salariales en el campo como la que más y fue considerada como uno de los puntos negros en la comarca. Eran 700 pesetas de jornal por lo que se luchaba. Promovidas por el PCE y por CCOO, aquellas movilizaciones fueron duramente reprimidas, como recoge la prensa de la época. 

Seguir leyendo »

Palomares del Río: cinco alcaldesas, tres mociones de censura y una buena dosis de sororidad

Palomares del Río es un caso raro. Tal vez único. En cuarenta años de democracia local, sólo dos hombres lograron apartar a las mujeres del poder. Cinco alcaldesas, cada una con sus siglas, pero con un rasgo común: mujeres que tuvieron que pelear duro, unas porque les tocó gobernar en la Transición; otras, porque llegaron en la etapa más convulsa política y económicamente al heredar el primer Ayuntamiento del país declarado en quiebra. A pesar de la distancia ideológica, sus historias están llenas de lucha por la igualdad, por la búsqueda del acuerdo e incluso de solidaridad entre ellas mismas aunque se cruzaran mociones de censura. 

 Carmen Pichardo fue una de las 104 pioneras en coger el bastón de mando en el 79 y la única regidora de la provincia de Sevilla. Pichardo no era una recién llegada a la política. Tenía un largo historial en la clandestinidad. Su sobrina, Esperanza Capita Pichardo, recuerda que su salto a la política con el PSOE vino desde su actividad sindical previa. Si algo le movía era la defensa de los derechos de los trabajadores, pero sobre todo, de las trabajadoras. "Se rebelaba ante las injusticias", afirma.

Seguir leyendo »

Rosario Andújar: "En la tienda de mi madre corté mucho chóped y vi la realidad de las mujeres. Llegué a la política por el feminismo"

En las primeras elecciones municipales en democracia, Rosario Andújar (Osuna, 1965) era una adolescente. En Andalucía solo hubo entonces una alcaldesa, Carmen Pichardo, de Palomares del Río (Sevilla), una de aquellas 104 pioneras que quisieron gobernar en todo el país. Cuarenta años después, según la Federación Española de Municipios y Provincias, en este último mandato había 1.565 alcaldesas, el 20% de los regidores. En Andalucía, fueron 186 mujeres las que estuvieron al frente 780 ayuntamientos (24%). Tras estas últimas elecciones, en la provincia de Sevilla ese porcentaje es algo más bajo, un 18,8%, porque tan solo 20 de los 106 ayuntamientos están dirigidos por mujeres.

A pesar de que la paridad aún no ha llegado a las cabezas de lista, además de ser una de esa veintena de alcaldesas, Andújar tiene en su haber otra marca. En tiempos en que se apuesta por la limitación de mandatos, acaba de recoger por cuarta vez el bastón de mando de Osuna, y el mismo día de su cumpleaños. Después de doce años, ha revalidado la mayoría absoluta para el PSOE logrando un concejal más ( diez ediles frente a los tres de Adelante Andalucía y los dos de Ciudadanos y PP). Aún le quedan dos mandatos para igualar a quien batiera el récord con seis victorias electorales consecutivas en Espartinas, la popular María Regla Jiménez.

Seguir leyendo »

Aulas contra la desmemoria del franquismo: formar y concienciar "para que no se repita"

Sobre el suelo de terrazo gris de un aula está la tumba de Queipo de Llano y un camino de albero y piedras simula la carretera la N-340 entre Málaga y Almería. Sobre los pupitres hay dos muñecas, son Clara Campoamor y Victoria Kent, también una maqueta de un campo de concentración, cartillas de racionamiento o unas pancartas sobre la Ley de Amnistía. Sobre la pizarra digital, un mapa con las fosas comunes repartidas por toda la geografía española. Es el decorado que sirve de hilo conductor al alumnado de un grupo de Cuarto de la ESO del Instituto de Enseñanza Secundaria Tartessos de Camas (Sevilla) para explicar a sus compañeros de curso lo que ha supuesto la entrada de la Memoria Histórica en sus currículums. 

A sus 15 años, acaban de adentrarse en una etapa de la historia reciente de este país a la que otras generaciones no llegaron a estudiar ni ver nunca en clase ni en los libros de texto. La Ley de Memoria Democrática de Andalucía, aprobada en el Parlamento andaluz hace dos años y sin ningún voto en contra (a favor PSOE, Podemos e IU, y abstención de PP y Ciudadanos), ha abierto la puerta a ese cambio educativo señalando el 14 de junio como el Día de la Memoria. Una fecha elegida por ser la primera vez que se abría una fosa para recuperar los restos de fusilados en Lecrín (Granada) en el año 2003.

Seguir leyendo »