eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Daría Terrádez

Portaveu de Compromís per Bétera

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

El PP y la guerra del agua en Bétera

La concejala y flamante cabeza de lista del PP al Ayuntamiento de Bétera, Elia Verdevío, y sus compañeros del PP parecen dispuestos a resucitar la ya casi olvidada Guerra del Agua en Bétera. Nos espera una macrocampaña electoral de 2 meses de duración que, con toda seguridad, estará “pasada por agua”. Volverá la crispación, el enfrentamiento y la guerra de pancartas y verdades a medias. Es su manera de entender la política local desde la derrota electoral sufrida hace 4 años.

La Sra. Verdevío se ha convertido, de repente, en la garante de la salud de los vecinos y las vecinas de Bétera, en nuestra salvadora, en la única que, parece ser, conoce la solución y es capaz de ponerla en marcha, ante el grave problema de los niveles de nitratos en el agua potable del núcleo urbano de Bétera.

Seguir leyendo »

A los buscadores de huesos

España tiene en su haber más de 2500 fosas comunes y es, en estos momentos, el país de la Unión Europea con más cadáveres enterrados y no identificados. Podríamos decir, sin faltar a la verdad, que bajo nuestros pies caminamos sobre huesos, sobre cráneos, que en su día sostuvieron los cuerpos de personas, con nombres y apellidos, con familia, con hijos e hijas, padres, amigos y que, un buen día, fueron torturados, asesinados y enterrados con nocturnidad sin recibir una sepultura digna. Estos muertos, estos cadáveres que, aún hoy en día, pueblan nuestras carreteras, zonas alejadas de nuestros pueblos y ciudades y partes de muchos cementerios, siguen sin identificar en muchos casos, pero siguen siendo buscados por sus familiares. Esos cráneos, esos fémures sobre los que seguimos caminando, sobre los que seguimos construyendo carreteras o echando tierra, reclaman su lugar en nuestra memoria, son ese grito sordo que algunos escuchamos nítidamente y otros quieren anular arguyendo como excusa que “hay que mirar al futuro y no reabrir heridas”. 

El pasado 21 de marzo un representante de un partido cuyo nombre no merece ser expresado en estas líneas, llamó “buscadores de huesos” a esos familiares que, ochenta años después de la victoria del golpe de Estado, siguen arañando la tierra en busca de la verdad. Aún quedan vivas unas pocas personas que recuerdan cómo se llevaron a sus padres o a sus hermanos para no verlos jamás, que aún recuerdan donde los enterraban tras fusilarlos, que aún recuerdan ir a la prisión donde supuestamente estaban detenidos a llevarles comida y que las fuerzas paramilitares que los custodiaban les dijeran que no hacía falta que volvieran más.  En muchos documentales sobre la apertura de fosas aún podemos ver a esos familiares supervivientes que, a pie de fosa, miran buscando un pendiente, una medalla que identifique a su pariente. La mirada de estas personas es profunda, como profunda es su historia vital; porque la muerte, el asesinato de su ser querido era lo de menos si lo comparamos con la estigmatización posterior por ser hija o hijo de rojos, por haberse visto desprovisto de todas sus pertenencias, por haber sido arrojado al limbo de los vencidos.

Seguir leyendo »

A los buscadores de huesos

Espanya té en el seu haver-hi més de 2500 fosses comunes i és, en aquests moments, el país de la Unió Europea amb més cadàvers enterrats i no identificats. Podríem dir, sense faltar a la veritat, que sota els nostres peus caminem sobre ossos, sobre cranis, que en el seu moment van sostenir els cossos de persones, amb noms i cognoms, amb família, amb fills i filles, pares, amics i que, un bon dia, van ser torturats, assassinats i enterrats amb nocturnitat sense rebre una sepultura digna. Aquests morts, aquests cadàvers que, encara hui dia, poblen les nostres carreteres, zones allunyades dels nostres pobles i ciutats i parts de molts cementeris, segueixen sense identificar en molts casos, però segueixen sent cercats pels seus familiars. Eixos cranis, eixos fèmurs sobre els quals seguim caminant, sobre els quals seguim construint carreteres o tirant terra, reclamen el seu lloc en la nostra memòria, són eixe crit sord que alguns escoltem nítidament i uns altres volen anul·lar diguent com a excusa que “hay que mirar al futuro y no reabrir heridas”.

El passat 21 de març un representant d'un partit el nom del qual no mereix ser expressat en aquestes línies, va cridar “buscadores de huesos” als familiars que, vuitanta anys després de la victòria del colp d'estat, segueixen arrapant la terra a la recerca de la veritat. Encara queden vives unes poques persones que recorden com es van portar als seus pares o als seus germans per a no veure'ls mai, que encara recorden on els enterraven després d'afusellar-los, que encara recorden anar a la presó on suposadament estaven detinguts a portar-los menjar i que les forces paramilitars que els custodiaven els digueren que no feia falta que tornaren més. En molts documentals sobre l'obertura de fosses encara podem veure a aqueixos familiars supervivents que, a peu de fossa, miren cercant una arracada, una medalla que identifique al seu parent. La mirada d'aquestes persones és profunda, com a profunda és la seua història vital; perquè la mort, l'assassinat del seu ser estimat era el de menys si ho comparem amb l'estigmatització posterior per ser filla o fill de rojos, per haver-se vist desproveït de totes les seues pertinences, per haver sigut llançat al limb dels vençuts.

Seguir leyendo »